Adiós a la ansiedad con estas sencillas técnicas

Adiós a la ansiedad. Los trastornos mentales como la ansiedad encierran, entre muchos, un obstáculo difícil de superar, que necesita de mucha calma, análisis y comprensión de parte del paciente para poder sobreponerse a ello, nos referimos a la aparente imposibilidad de acabar con el problema. El trastorno ataca de tal modo que los nervios, el miedo, luego la fobia social, todo termina dando la impresión de que será imposible superar la ansiedad, por eso lo mejor es conocer las técnicas más sencillas, con  menos esfuerzo pero buen rendimiento.

Existen consejos, tips o técnicas fáciles que le permiten al paciente ir superando el problema. Estas se usan tanto para aquellos cuyo trastorno no ha llegado a ser grave y no necesitan complicadas terapias, tratamientos y mucho menos medicamentos, como para aquellos que están en un caso muy avanzado de ansiedad y por ello se dificulta aplicar en ellos un tratamiento directo para reducir el problema de manera rápida.

Como en muchas cosas, aquí se trata de aplicar lo gradual para superar el problema de manera segura, sin forzar al paciente, pero con técnicas de comprobada eficacia, es importante resaltar que sigue siendo indispensable el apoyo de la familia, el hecho de que hablemos de técnicas sencillas no borra la realidad de que, sin la familia, ningún paciente de ansiedad la tendrá fácil para salir adelante ni con estas o con otras técnicas.

Para decir adiós a la ansiedad Es clave identificar el tipo de ansiedad

Adiós a la ansiedad con estas sencillas técnicas
Para decir adiós a la ansiedad Es clave identificar el tipo de ansiedad

Aunque como paciente cueste hacerlo, es indispensable que se conozca el tipo de ansiedad que tiene la persona antes de desarrollar alguna técnica contra el trastorno. Además, aplicar estas técnicas no reniega de la ayuda profesional, por el contrario, será un gran complemento a esta ayuda, aplicar al mismo tiempo que se mantienen visitas a algún especialista es lo mejor, identificar bien el problema entre paciente y especialista es lo que dará luces sobre como se trata la ansiedad de la persona.

El asunto recae en que no pueden aplicarse los mismos consejos a alguien que, por ejemplo, presente fobia social a otro paciente que no tiene ese problema. Si hay un ejercicio o técnica que implica ir a un lugar con mucha afluencia de gente, es obvio que no podremos aplicarlo y mucho menos de manera directa, en alguien con fobia social, ese tipo de pacientes requerirán consejos y técnicas específicas para poder superar su estado.

Sobra decir que también en los casos muy avanzados, como ataques de pánico frecuentes con paranoia, será más difícil un tratamiento efectivo con técnicas sencillas, en todo caso, lo recomendable para estos casos es que cualquier técnica o tips que se apliquen, vayan de la mano de ayuda profesional, un especialista sabrá conjugar lo mejor de cualquier técnica con lo que corresponde al tratamiento profesional del problema, garantizando la mejor eficacia en el tratamiento.

Observar la enfermedad desde afuera para decir adiós a la ansiedad

Es en realidad algo muy sencillo, aunque al comienzo el paciente dude de su capacidad para ello. Se trata de ubicarse en un plano en que el enfermo no se considera tal y, con cuaderno en mano, va tomando nota de los incidentes que recuerde, como se sintió y en qué momento le ocurrieron, es decir, que hacía en ese momento. Es un gran punto de partida esta técnica para combatir la ansiedad porque permite que la persona se ubique en una posición mucho más neutral que como siempre se ha sentido, como víctima.

Existe la probabilidad de que, al comienzo, esta técnica se le haga difícil al paciente, pero aquí entra el apoyo de la familia, su pareja, hermano(a), padre/madre, puede llevar el cuaderno junto con el paciente, pero siempre dejando que la persona que sufre el trastorno también escriba alguna parte, se trata de avanzar, no de sustituir el papel del paciente en esta técnica.

No vivir la vida corriendo

Más que consecuencia de la ansiedad u otra enfermedad, vivir la vida con prisa es un síntoma de los tiempos modernos pero, para un paciente con el trastorno de ansiedad, puede ser algo terrible. No importa qué debas hacer, si vas tarde a la universidad, llegar tarde 20 minutos no será muy distinto a llegar 30, la cuestión es que correr para todo, estresarse por los pagos, es lo peor que puede hacer un paciente de ansiedad, le mete en el círculo vicioso de la enfermedad.

En casa debe funcionar igual, a la hora de comer, debe el paciente comer con total calma, dedicando todo el momento a su comida y no hablar por teléfono, recibir o enviar mensajes en WhatsApp mientras mastica, esa multiplicidad de acciones a toda hora, el estrés, es una característica común de la enfermedad y empeora mucho el problema, llevándonos al extremo de tener la mente en una acción mientras realizamos otra.

Del autoanálisis a la acción. Consejos de oro

Si el paciente ya cumplió la fase inicial (o empezó con ello ya que al avanzar también es importante autoanalizarse), debe pasar a la etapa de cambios o técnicas aplicadas a su vida diaria, en este caso tratamos con un trastorno mental, de modo que cuando hablamos de técnicas sencillas no vendemos una loción mágica para la caída del pelo, sigue siendo una enfermedad compleja que requerirá su tiempo y tratamiento adecuado.

Para el caso de las técnicas recomendadas en este artículo, no trabajan sobre la rapidez, sino sobre la sencillez, el paciente avanzará gradualmente y podrá decir Adiós a la ansiedad, para eso son las técnicas, ir desarrollando la resistencia a nivel interior para mantenerse en un plan de trabajo que implique pasos y nuevas rutinas, siempre en el camino de superar el problema. Ello se complementa con la parte física, ejercicios, el paciente descubre como se vive sin ansiedad practicando deporte.

Conviene recordar que, incluso con las técnicas recomendadas, siempre la terapia psicológica con un profesional es clave para decir adiós a la ansiedad, a veces hay un rastro de un hecho traumático, que por negación la persona ha terminado por borrarla del consciente pero en el subconsciente sigue afectándole, todo ello sale a flote con terapia profesional, pero para las técnicas sencillas, recomendamos también las siguientes:

30-45 minutos al día solo para el paciente

Adiós a la ansiedad
30-45 minutos al día solo para el paciente

No son los 30 minutos de una terapia, ni el tiempo que un familiar pueda dedicar a apoyar al paciente, no, se trata de 30-45 minutos que el paciente debe tomar por su cuenta solo para sí, para reflexionar, para caminar, para pensar, esta va incluso más allá del autoanálisis ya que el paciente no debe tomar este fragmento del día para pensar en la enfermedad, es solo para relajarse.

¿Qué hacer en esos 30-45 minutos? Se vale todo lo que al paciente le guste, a menos que sea algo estresante como apostar a los caballos. Si a la persona le gusta la playa, una caminata a orillas de la playa será de lo mejor en ese periodo de tiempo, escribir una carta a una persona que aprecia, dedicarse una carta a sí mismo, escuchar música relajante acostado, lo importante es tomar ese tiempo todos los días para sí mismo.

Vive en el “ahora” y di adiós a la ansiedad

Es un punto más importante de lo que muchos entienden, la ansiedad muchas veces se fortalece justamente en la vida del mañana, debe el paciente alejar de su mente los pensamientos sobre el día siguiente o la próxima semana, ello no implica planificar o preparar alguna presentación de la universidad, pero ese momento debe ser definido, sentarse, estudiar, preparar diapositivas es una cosa, pasar las 24 horas del día pensando en ello es otra, muy dañina.

En casa, debe ocurrir igual, cosas pequeñas, en apariencia inofensivas como pensar durante una semana en el pago de la electricidad que no has realizado, en realidad son elementos que alimentan la ansiedad, es necesario que los pacientes pongan atención a esta técnica y dediquen en adelante su vida a vivir solo en el “ahora”, dejarle al mañana sus momentos y su planificación en un rango específico y limitado de tiempo.

5 trucos para decir adiós a la ansiedad  en minutos

Tomando las cosas con calma, también hay trucos sencillos y rápidos que te ayudarán a adiós a la ansiedad , algunos de ellos, como los que te recomendamos a continuación, solo te costarán pocos minutos:

  • Salta, Baila: Es muy positivo colocar música en casa o en la habitación y cantar y bailar, son acciones que le dicen al organismo que el paciente está bien, toma el control.
  • Un trozo de chocolate: Come y disfruta de unos cuantos gramos de chocolate, es delicioso y produce endorfinas, mejora la sensación de bienestar.
  • Pasea: No importa donde vivas, siempre hay la opción de caminar hasta la esquina, pararte un rato a mirar y volver, ya si puedes ir al parque y caminar durante media hora mejor, te permite pensar, relajarte.
  • Mira algunos videos graciosos: Lo mismo sirve leer algunos chistes, solo diviértete, tu cerebro entiende la orden y alejará la ansiedad.
  • Échate uso piropos: No temas hacerlo, colócate frente a un espejo y comenta lo interesante que eres, resalta tus mejores dones.

Para decir adiós a la ansiedad, dormir bien y comer bien

Ojo, comer bien no es comer mucho y dormir igual. Se trata tanto de lo técnico, dormir las horas completas, descansar como debe ser, nunca pasar noches en vela por trabajo u otras causas y comer frutas, lácteos, estos contienen triptófano es de lo mejor para la ansiedad, evitar el cigarrillo, el alcohol, pero también es atender el como se duerme y se come.

No se puede comer aprisa, masticar lento, disfrutando el sabor pero también respetando la hora de la comida, es muy importante, ingerir agua lentamente y al dormir, no quedarse horas mirando la tele para luego dormir 4 horas, más recomendable es leer un libro o escuchar algo de música suave que sí te ayuda a dormir pronto y de manera correcta.