Eliminar el ansia de comer a todas horas

¿Tienes ansia de comer a todas horas?  La ansiedad por la comida es uno de los temas más complejos que se pueden tratar a nivel médico, confluyen dos trastornos, cada uno con su propio mundo de tratamientos, implicaciones, factores, obstáculos… como lo son el trastorno alimenticio y el trastorno mental. Es normal que las personas, durante mucho tiempo en la primera fase, confundan la ansiedad por la comida con hambre, no son la misma cosa pero, entre la negación y el desconocimiento, así se suele asumir.

Dentro de la complejidad de este tema está el hecho de la manera en que se cruza el ejercicio físico, a veces como supuesta cura, como si se tratara solo de un problema de sobrepeso, la obesidad puede ser una consecuencia, no necesariamente obligatoria, del ansia de comer , pero el problema abarca mucho más que eso. Entender los factores que contribuyen al problema, los daños colaterales, la manera de atacar estos daños, de manera separada, es parte de la solución.

Cuando una persona sufre de ansia de comer  pasará tiempo diciendo: “No se que me pasa, que pruebo un poco de todo aunque haya comido horas antes” o “No soy glotona, solo que no puedo pasar mucho rato sin comer”, lo dicho al principio, el ansia de comer es un tema harto complejo, incluidos casos en que la persona, por metabolismo o actividades diarias, en realidad no llega a mostrar una obesidad al nivel que se esperaría por sus costumbres en la alimentación.

Conoce los errores más comunes al tratar el ansia de comer

Eliminar el ansia de comer a todas horas

Entendemos que los principales errores nacen del auto tratamiento, de ahí, como en muchas enfermedades, sobrevienen confusiones que suelen empeorar el problema, pero también hay errores de la sociedad, errores en la familia y por supuesto, algunos que ocasionalmente cometen algunas instituciones médicas, casi siempre por no contar con especialistas en la materia.

Lo primero que podemos señalar como el error fundamental es sobrentender que la ansiedad por la comida es sinónimo de obesidad, esto conlleva a veces en que, al mirar a alguien obeso por la ansiedad por la comida, se le trate como persona con problemas de peso y se le receten dietas y /o ejercicios sin más. Tenemos que entender que siempre que esté involucrada la ansiedad, estamos hablando de la presencia de un trastorno mental y por ende, lo mejor para la ansiedad es el tratamiento psicológico profesional.

Pero ocurre también el caso contrario, no todos los médicos especialistas en el tratamiento de la ansiedad saben tratar específicamente con el tema alimenticio, por esta razón, ocurre en ocasiones que se necesita la participación de un especialista o conocedor del tema nutricional, así de complicado es el asunto que, para casos extremos, cuando la ansiedad por la comida ha llevado a sobrepeso, cuando el paciente tiene diabetes u otra enfermedad similar, entonces los tratamientos deben ir por ambos lados.

El ejercicio cuida tu figura pero no ataca la ansiedad

Hablando de errores, este es uno muy común que se presenta cuando el paciente, habiendo sobrepasado por mucho su peso, piensa que la ansiedad por la comida es solo un problema de sobrepeso y busca ayuda de un nutricionista para tratar el problema, a veces la persona está tan despistada que, teniendo ansiedad por la comida, coloca todo en manos del entrenador del gimnasio más cercano.

La cruda realidad es que sí, la persona puede obtener mejoras sustanciales en su figura, reafirmar sus músculos y quemar grasa diariamente tiene que notarse, además que, según su metabolismo y lo que consuma, puede que baje de peso de manera notable, pero si mantiene el desorden alimenticio, será claro que el problema de fondo, psicológico, se mantiene. Hay casos en los que una persona va al gimnasio, se ve muy bien, pero nunca está a gusto con su cuerpo, un problema de baja autoestima que debe tratarse en su complejidad de manera directa por un especialista.

No es la cantidad de comidas, es el equilibrio

La mayoría de las dietas hoy día tratan los desórdenes alimenticios con el truco de consumir varias comidas al día, pequeñas comidas pero con una carga nutricional equilibrada, de modo que a media tarda una taza de yogurt con una fruta puede ser una de esas comidas. En el caso de la ansiedad por la comida es algo muy conveniente, lo contrario de la terapia de shock, que simplemente apunta a regular de manera estricta cada comida del paciente en determinada hora.

Del mismo modo, hay combinaciones muy convenientes para el tratamiento de la ansiedad por la comida, el queso, por ejemplo, es un alimento con alto contenido de triptófano, un aminoácido que contribuye a la sensación de bienestar y relajación en nuestro organismo. Siendo el queso una de las comidas recomendadas para las dietas de 6 platos (como plato intermedio), aquí confluye el tratamiento desde la óptica nutricionista con la del especialista en el trastorno mental.

El gran secreto para manejar el ansia de comer

No es una pócima mágica ni un batido de X marca, la clave para controlar este trastorno tan complejo, es analizar y corregir tus hábitos. Con técnicas sencillas para combatir la ansiedad bien aplicadas a este entorno, el paciente tendrá una mejoría evidente. Las medidas dedicadas a la superficie, hacer ejercicios, cuidar tu figura, cerrar los ojos y tratar de dejar tu mente en blanco, nada de eso dará un resultado completo porque tratan el problema como si fuese algo de tratar con formulas mágicas, los problemas de ansiedad y los trastornos alimentarios se alimentan del día a día y es ahí donde deben atacarse.

El hogar y las costumbres que tenga el paciente es uno de los elementos que obligatoriamente, incluso en primer lugar, revisan los especialistas, hay que saber que tipo de alimentos la persona tiene a la mano de manera regular en su refrigerador o despensa, no solo contribuye esto a la tentación y ayudar a la trampa psicológica de terminar cayendo en probar algún bocadito, sino que hay que controlar el peso y la salud, si todo son dulces, igual es otro problema que hay que tocar.

Pero no solo en el hogar están los factores desencadenantes del problema. Muchas personas salen del trabajo los viernes (otros todos los días) y se toman algunas cervezas con sus amigos en un bar cercano, comen bocadillos en el bar, el alcohol les abre el apetito y comen más de la cuenta en casa, el hábito va creando día a día una ansiedad/costumbre de comer fuera de horas bocadillos aquí y allá, así empiezan los desórdenes, sin que el paciente se de cuenta de lo que le está ocurriendo.

¿Sabe cuáles son las bebidas dañinas para la ansiedad?

Los especialistas recomiendan tomar líquido, mucho líquido, pero obviamente ello no abarca todas las bebidas habidas y por haber, hoy en día existen bebidas modernas con las que debemos tener mucho cuidado, además de los dos enemigos tradicionales de la salud: Alcohol y café. Sabido es que una pequeña taza de café al día en la mañana ayuda a despertarnos y no es nociva, lo mismo una copa de vino o una cerveza, se entiende que los efectos dañinos llegan cuando se abusa en su consumo.

En el caso del alcohol, suele ocasionar hambre en la persona, lo mismo ocurre con el consumo de bebidas energéticas, no solo se tiene que quemar calorías pronto, sino que el apetito que crean estos preparados es descomunal. Además de esto, el café en exceso contribuye a la ansiedad, con el problema de fondo latente, siempre terminará la persona nuevamente en la cocina o en el súper buscando qué comer.

¿Y cuáles son las bebidas saludables para la ansiedad?

Eliminar el ansia de comer a todas horas
Bebidas saludables para la ansiedad

Desde luego, como la tierra y el cielo, para todo hay un pro y una contra, están los líquidos recomendables para tratar el ansia de comer, casi todos coinciden en la visión de los nutricionistas con los especialistas en trastornos mentales, el más relevante: El Agua. Tomar 2 litros de agua al día elimina perjudiciales toxinas de nuestro cuerpo, además, si se consume un vaso de agua antes de sentarse a la mesa, nos ayuda a reducir en parte el apetito.

Las sopas, sobre todo aquellas preparadas con vegetales, son muy recomendables, otorgan una sensación de saciarte y normalmente logran que la persona se sienta saciada. Aparte, tenemos las bebidas relajantes, esas que se recomiendan mucho para ayudar a dormir o combatir el estrés, como te de Valeriana o parsiflora, verdaderos aliados para descansar adecuadamente.

Acaba con el ansia de comer con estos 5 tips

Siempre recomendaremos el tratamiento profesional, de ser posible tanto a nivel del trastorno mental como para ayudar en las consecuencias físicas o de salud del trastorno alimenticio propiamente pero, a nivel general, existen 5 tips que bien aplicados siempre ayudan a la resolución del problema de manera efectiva.

  • Sustituye la comida con otras actividades para la ansiedad: De esa manera luchas también con un elemento psicológico, ordenar tu cuarto, resolver un crucigrama, te ayudan a mantener el equilibrio interno para controlar ansiedad y alimentación.
  • Toma un vaso de agua lentamente: Es un ejercicio muy recomendado, hacerlo de manera relajada permite al cerebro notar que es ansiedad lo que se tiene, no hambre, sentir que el agua te sacia puede calmar un poco el ansia de comer
  • Chicles o caramelos: Te entretienen un rato y te separan de la comida, siempre que no se abuse, son elementos de provecho.
  • Frutas: Aún mejor que los chicles o caramelos. Las frutas calmarán tu apetito, las acompañas con agua y podrás sentir que has comido, es una manera de engañar a la ansiedad.
  • Nunca saltes las comidas: Es muy importante este tip, saltarse las comidas contribuye a la ansiedad y al fortalecimiento de desórdenes alimenticios en cuanto al horario, es el comienzo de una situación que a veces se desborda sin control.

Saborea y disfruta tus comidas para combatir la ansiedad

Es normal en los pacientes con ansia de comer, sentarse, apenas mirar el plato y en pocos minutos devorarse todo, es como si rellenaran algo que debe rellenarse cuanto antes. Esto es perjudicial, para tu salud y para el trastorno. Lo recomendable es disfrutar cada bocado, comer poco a poco, sentir los sabores en tu boca, acompañar con agua, cuando vayas a comer, solo piensa en comer, sin prisas.

También es importante luchar contra la costumbre de tomar la hora de la comida para hacer varias cosas a la vez, una persona no debe al mismo tiempo masticar, revisar WhatsApp o hablar por teléfono, eso crea más estrés y empeora el trastorno, la ansiedad es una enfermedad que crece con el desorden en nuestros hábitos, además, comer de esta manera hace que la comida no cumpla correctamente sus funciones en tu organismo. Recuerda, a la hora de comer, solo debes comer, con calma.