Ansiedad en las piernas y manos

Ansiedad en las piernas y manos. Los trastornos de ansiedad, más allá de lo que su nombre indica, conllevan síntomas y efectos que exceden las manifestaciones psicológicas que caracterizan a la mayor parte de las enfermedades catalogadas como trastornos de este tipo. De hecho, parte de los elementos que empeoran el tema para los pacientes, es la aparición de síntomas físicos que suelen traer consecuencias sociales y personales de otro tipo que, a su vez, empeoran el trastorno mental.

Tradicionalmente se recomienda a los pacientes tomar las cosas con calma, trabajar en terapia familiar o grupal para atacar ciertos problemas, algunos síntomas físicos desbordan el asunto. Nuestras extremidades son para nuestro organismo una extensión que no solo recoge información a través del tacto o sirve como herramienta para diversas acciones en nuestro día a día, sino también extensiones por donde se pueden desbordar síntomas de problemas internos.

Lo mismo con problemas físicos que con aquellos con rasgos psicológicos como los trastornos mentales, por eso vemos a pacientes que manifiestan lo que se conoce como parestesia, un hormigueo en todo el cuerpo que aparece como consecuencia de la ansiedad, normalmente se hace presente en los manos y pies del paciente, aunque no todos los pacientes llegan a presentar este síntoma de la ansiedad en las piernas y manos.

Algunas actividades diarias son culpables de los estados de ansiedad

Ansiedad en las piernas y manos

Muchas personas tienen actividades diarias que lleguen a hacerlas sentirse bajo mucha presión y produciendo un estado de ansiedad o ”descompensación” mental que puede agravarse con el tiempo, acarreando trastornos de tipo físico entre los cuales destacan el hormigueo y adormecimiento de las extremidades de los pacientes que llegan a sufrir dicho trastorno.

Este trastorno físico conocido como la ansiedad en las piernas y manos puede en ocasiones crear inconvenientes en el desempeño de las actividades de quien las sufre por lo que también se corre el riesgo de empeorar si no son tratadas a tiempo.

Los expertos señalan la importancia de identificar a tiempo los síntomas derivados de la ansiedad ya que pueden acarrear efectos aún más complejos que el adormecimiento de manos y piernas, a medida que este padecimiento se hace más evidente y frecuente se va formando en el paciente un tipo de percepción que les crea el temor a sufrir desmayos o infartos.

Como identificar la Ansiedad en las piernas y manos

Estas sensaciones de ansiedad en las piernas y manos, según los especialistas, no deben ser tomadas con mayor seriedad por quienes sufren los trastornos de ansiedad y que se manifiestan con los hormigueos a diferencia claro está de aquellos que tengan un historial de padecimientos cardíacos, los ataques de ansiedad se tratan en realidad de mecanismos de alerta de nuestro organismo.

Una de las formas más efectivas para tratar la ansiedad en las piernas y manos es frotando de manera continua la parte afectada, esto permitirá estimular el flujo sanguíneo devolviendo la sensibilidad, una manera que podría también resultar muy eficaz es la de desarrollar actividades que conlleven cierto esfuerzo y movilidad continua. Ejercitarse de manera leve o caminar durante al menos media hora al día, ello beneficiará enormemente la aceleración de la circulación en todo el cuerpo.

Entre los riesgos que puede correr la persona afectada por la ansiedad en las piernas y manos es cuando los síntomas se manifiesten mientras realiza actividades diarias.  Al bajar escaleras e inclusive al estar nadando, el adormecimiento de las extremidades podría ocasionar una aparatosa caída o la incapacidad de poder nadar para evitar ahogarse. Es de suma importancia para el paciente y sus familiares recordar que por tratarse de una condición mental no puede tratarse como un padecimiento físico.

Es necesario tomar conciencia que la importancia de tomar un tratamiento psicológico es lo más adecuado para estos casos. Cabe destacar la tendencia que tienen muchas personas hacia la automedicación lo cual resulta contraproducente, la medicación que se aplica por prescripción médica es lo más recomendable.

Si se tiende a tratar directamente los padecimientos y dolencias en casa se debe saber que en el caso de la ansiedad en las piernas y manos pueden aplicar soluciones tanto farmacológicas como naturales, sin embargo lo más responsable es no emprender ningún tratamiento sin una evaluación médica o en muchos casos recibir por parte de los mismos especialistas, consejos del tipo holístico que favorezcan el tratamiento en cuso de manera sana y sin causar reacciones adversas

El secreto para tratar la ansiedad en piernas y manos

Puesto que estamos ante un síntoma de ansiedad, normalmente relacionado con la ansiedad generalizada, pero que podría presentarse en cualquier otro tipo de ansiedad, el tratamiento debe ir dirigido al problema principal, ya que al atacar el trastorno se ataca de manera directa la aparición de estos síntomas. Dicho de manera más clara y directa, no existen tratamientos efectivos contra estos síntomas físicos que puedan ser más efectivos que los que atacan el problema de fondo que es la ansiedad.

Es común el temor de las personas sobre problemas relacionados de manera natural con este hormigueo en piernas y manos, desde la posibilidad de sufrir desmayos, pasando por la posible afectación de la movilidad posterior de las extremidades hasta un potencial riesgo de infarto, son temores que suelen acompañar a los pacientes. Para tranquilidad de estos, normalmente estos síntomas no van más allá, aunque existe un riesgo lógico para quienes, por ejemplo, presenten problemas cardíacos.

Si usted sufre de ansiedad y por vez primera presenta estos síntomas, es lógico que sienta nervios, pero al calmarse la sensación de ansiedad, el hormigueo se va, es otro síntoma del sistema nervioso alterado, ni más ni menos, desde el punto de vista médico, es otro mecanismo de alarma del organismo, quizás este hormigueo le avise a tiempo de una crisis de ansiedad justo antes de subir a un avión antes de un largo viaje y le salve de un incontrolable pánico a bordo, bien abandonando el viaje o tomando algún medicamento. La ansiedad es una enfermedad pero también un mecanismo de nuestro sistema.

Como actuar ante la ansiedad en las piernas y manos

Como hemos dicho antes, nada más común que alarmarse ante la aparición por vez primera de este singular síntoma, pero no hay por qué alarmarse, existen ciertos mecanismos que ayudan a controlar el problema, uno de los más usados es hacer movimientos suaves pero continuos en los miembros afectados, ello ayuda a utilizar el flujo sanguíneo para devolver la normalidad a la parte afectada, no importa que movimientos haga mientras sean constantes y estimulen la circulación.

Otro recurso conocido consiste en recurrir a actividades físicas que requieran la movilidad constante de ambas manos o pies, a la vez que cierto nivel de concentración para realizarlas, es muy parecido al recurso anterior en cuanto a usar el flujo sanguíneo contra el síntoma de ansiedad, pero ahora interviene un poderoso factor psicológico, ya que es conocido el recursos de ejecutar acciones constantes que requieran enfoque equilibrado, como barrer el piso, lavar la ropa… para disolver la crisis de ansiedad.

¿Existe algún riesgo por la ansiedad en las piernas y manos?

Siempre, muchos o pocos, existen riesgos antes este tipo de trastornos y mentales y los síntomas físicos que acarrean, en el caso de este hormigueo, pudiese ocurrir en un caso extremo que una persona con problemas cardíacos, ante los nervios por las primeras manifestaciones de este síntoma, termine con un fulminante ataque al corazón, no son casos con una alta incidencia de ocurrencia y tiene como trasfondo problemas previos, pero estadísticamente está ahí la posibilidad.

Por otro lado, está la posibilidad de que este hormigueo lleve a un desequilibrio en el uso de las piernas y tropezar o de plano caer al suelo por lo intenso del síntoma y sobre todo, por la manera repentina en que se presenta normalmente. Dadas las circunstancias, esto puede ocurrir mientras se cruza una carretera, bajando una escalera, peor aún, mientras la persona nada en una piscina o en un punto profundo de la playa, nuevamente, no son casos comunes, pero existe la posibilidad estadística.

¿Es efectiva la terapia psicológica para curar la ansiedad en las extremidades?

¿Es efectiva la terapia psicológica para curar la ansiedad en las extremidades?

Al ser síntomas físicos los que se presentan muchas veces los pacientes, pero sobre todo los familiares de estos, podrían subestimar el aporte psicológico al hecho, debemos recordar que se trata de síntomas, por tanto, consecuencia de una enfermedad por encima de tal manifestación física, siendo en este caso que la enfermedad es un trastorno mental, la terapia psicológica siempre será una de las medidas más efectivas para evitar la aparición de todo tipo de síntomas o al menos controlarlos al tratar la enfermedad.

Al igual que las recomendaciones en el tratamiento para eliminar la ansiedad en las piernas y manos, es recomendable la terapia grupal así como (más recomendable aún) la terapia familiar, involucrar a los familiares ayuda más a resolver este tipo de trastornos. En cuanto a la ansiedad en las extremidades del cuerpo humano, que los familiares estén al tanto del problema como síntoma de la ansiedad, ayuda a controlar y apoyar al paciente ante la aparición de dichos síntomas, sin caer en la desesperación.

Riesgos de tomar medicamentos por la ansiedad en las piernas y manos

Es un factor complejo el uso de medicamentos ante síntomas de enfermedades, de manera general no se puede decir que es positivo o negativo, el mayor riesgo es la automedicación ante un síntoma sin un tratamiento profesional de la enfermedad, bajo prescripción médica, con cualquier medicina. Si un especialista trata a una persona con estos síntomas, el remedio estará relacionado con los tratamientos de la ansiedad, sin separar una cosa de la otra. Si un paciente presenta ansiedad por comer de noche, hay que tratar la ansiedad y no solo el insomnio que conlleva normalmente, de eso se trata.

Es muy importante para la salud del paciente, que ni este ni sus familiares disfracen el problema central, son conocidos los tabúes que traen consigo los trastornos mentales (entre todos sobresale el hecho de que aún hay gente que piense que tener un trastorno de este tipo es estar loco, totalmente alejado de la realidad), de este modo se evita que el especialista, por desconocer el problema de fondo, recete algún medicamente dirigido exclusivamente a problemas físicos, sin tocar lo importante que es la ansiedad.

Remedios caseros recomendados para tratar la ansiedad en piernas y manos

Puesto que este síntoma se presenta alterando el movimiento de las extremidades, afectando su uso normal e incluso dando la sensación de intranquilidad u hormigueo en las mismas, al igual que recomendamos anteriormente realizar movimientos para estimular la circulación, algunos remedios caseros pueden ayudar en este mismo sentido:

  • Cúrcuma con leche y miel: Son conocidas las ventajas de usar la cúrcuma para tratar problemas relacionados con la circulación, tomar esta preparación (cúrcuma en polvo con leche y miel) una vez al día, ayudará a relajar brazos y piernas al controlar la circulación.
  • Agua Mineral: Consumir lentamente una vez al día un litro de agua, ayuda a mejorar la circulación en nuestro cuerpo, obviamente, se consume más del líquido pero una vez al día tomar un litro muy lentamente ayuda.
  • Canela y Miel: Al mezclar canela en polvo con miel obtenemos un eficaz aliado para la circulación, anticoagulante, un muy eficaz aliado para estos problemas.

No podemos cerrar estas recomendaciones sin aclara que ninguno de estos remedios caseros excluye la necesidad de la revisión de un especialista y el cumplimiento del tratamiento que este considere necesario para la enfermedad y el síntoma en cuestión.

Acciones no farmacológicas

Es de gran importancia que se mantenga un horario de descanso regular, que se haga una actividad física moderada (preferiblemente horas antes de ir a dormir) y que se disminuya la ingesta de café, cigarrillos y bebidas alcohólicas (Se conoce que estas  agrava las molestias del síndrome de dificultad respiratoria aguda (RLS,  siglas en inglés).

Igualmente, es necesario tener en cuenta y  evitar determinados fármacos que pueden agravar los síntomas. (antihistamínicos, algunos tranquilizantes que inhiben la dopamina y ciertos antidepresivos).

Si se detectan las posibles causas del SPI, lo que hay que tratar es de corregirlas (deficiencia de fósforo, antidepresivos y algunos antidopáticos, alteraciones de la función renal, etc.)

Acciones farmacológicas

En la inmensa mayoría de los casos, cabe señalar que el SPI es un desorden crónico y evolutivo del curso. Al comienzo, se presenta ocasionalmente, con molestias discretas que no afectan de forma significativa a la vida de aquellos que la padecen. Sin lugar a dudas, con el transcurso del tiempo, la frecuencia y la intensidad de los síntomas va en constante aumento, y no es inusual que estos individuos deriven problemas importantes para el comienzo y el mantenimiento del sueño, lo que presenta una gran intranquilidad, estado de nerviosismo y de desasosiego, sobretodo en situaciones en las que se requiere de un estado de descanso durante mucho tiempo.

Las consecuencias que se derivan son muy desfavorables para el estado de salud del paciente, por lo que en estos casos se debe considerar un tratamiento farmacológico. Los tratamientos más utilizados son:

  • Dopaminérgenos: son medicamentos  que se emplean para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, y en menos dosis, también para el RLS.
  • Antiespasmódicos: estos medicamentos se usan para tratar la epilepsia y el alivio del dolor neuropático, y se ha demostrado que también son útiles en el tratamiento del SPI.

También llamado Síndrome de las piernas inquietas

Como hemos contado en este articulo, tener ansiedad en las piernas y manos es una afección que provoca una ansiedad incontrolable que hace que la persona tenga que mover las piernas, generalmente debido a una sensación de incomodidad. Habitualmente ocurre en la tarde o noche cuando usted está sentado o acostado. El movimiento alivia temporalmente la sensación desagradable.

Esta afección que provoca este estado de ansiedad e intranquilidad en las piernas actualmente se llama como  “síndrome de las piernas inquietas (o Enfermedad de Willis-Ekbom)”, se puede iniciar a todas las edades y, por lo tanto, puede empeorar con el transcurso del tiempo. Puede alterar el tiempo de sueño, lo cual puede afectar sus actividades diarias.

Algunos sencillos pasos de auto-cuidado y algunos cambios en el modo de vida le ayudarán. Hay también medicinas que pueden ser útiles para muchas personas con el síndrome de las piernas inquietas.

Su aparición si está relacionada con la ansiedad, sobre todo en niños.

Se trata del SPI (Síndrome de Piernas Inquietas), decimos de manera lateral, pues su aparición no siempre está vinculada al trastorno por ansiedad, en el caso del SPI muchas veces es tratado como una enfermedad y no como un síntoma de otra enfermedad “mayor”, pero debe quedar claro que en ocasiones, su aparición si está relacionada con la ansiedad, sobre todo en niños.

Básicamente, el SPI es una necesidad urgente de mover las piernas, muchas veces es tomado como un problema menor y por ello se reduce su importancia, pero nunca un movimiento involuntario que se repite de manera consecuente en diversas situaciones debe pasar debajo de la mesa, Si usted nota este tipo de movimientos al esperar sentado fuera de un consultorio, bien sea en un familiar, conocido o en usted mismo, es posible que presente el Síndrome de Piernas Inquietas.

Es importante hacer énfasis en que, si bien el SPI puede ser considerado un síntoma subyacente de la ansiedad en las piernas y manos, de manera separada es una enfermedad compleja que lleva a los pacientes al insomnio incluso (de madrugada suelen mover las piernas sin saberlo), además que, a diferencia del hormigueo común, en este caso la intranquilidad y movimiento a veces parte de una sensación de dolor, el paciente siente que con el movimiento involuntario este se calma.

Que puedo hacer para no tener ansiedad en piernas y manos

Puesto que la ansiedad sobreviene de problemas y elementos sociales, personales difíciles de prevenir/evitar, centrándonos en este síntoma que se manifiesta en las extremidades, lo recomendable para evitar la aparición del mismo es mantener una vida saludable, hacer ejercicio y consumir mucho líquido, en el claro entendido de que, mientras en mejor forma mantengamos nuestra circulación, más costará que un caso de ansiedad venga acompañado de este hormigueo en las piernas y manos.

Se recomienda no menospreciar los ejercicios para controlar la ansiedad que recomiendan algunos especialistas, muchos de ellos atacan directamente el problema de concentración, para acabar con la base del problema, alejando tanto laansiedad en las piernas y manos  como cualquier otro síntoma del trastorno.