El problema reside en el hecho de que el paciente busca una solución a los problemas en la comida

Causas de la ansiedad por comer

Causas de la ansiedad por comer. En un caso normal en el cual una persona este teniendo un capítulo de ansiedad, este se debe a una situación estresante en la cual el individuo debe actuar de la mejor manera. En estos casos se presenta la ansiedad como un método que ayuda al individuo a estar alerta al peligro y a realizar una acción rápida para obtener un resultado satisfactorio, el problema está cuando hay ansiedad en otros casos.

Un caso bastante conocido y común es la ansiedad por ingerir alimentos, es decir, cuando la persona siente un deseo intenso e insaciable por comer cuando se está frente a una situación estresante. Esto es un hábito que crece con el tiempo y puede evolucionar hasta convertirse incluso en un desorden alimenticio si la persona deja que el problema siga progresando sin aplicarle ningún tipo de solución. 

El problema reside en el hecho de que el paciente busca una solución a los problemas en la comida

Causas de la ansiedad por comer

El problema reside en el hecho de que el paciente busca una solución a los problemas en la comida

Sigamos con las causas de la ansiedad por comer. Es normal que una persona tenga un antojo por cierto tipo de alimento fuera de las horas de comida normales o que incluso coma un dulce de vez en cuando para relajarse. Pero ya cuando la persona empieza a comer porque esta angustiado, ansioso, aburrido o triste se vuelve una adicción peligrosa, la persona empieza a buscar una salida en la momentánea satisfacción de comer cualquier cosa.

Cuando hay causas de ansiedad por comer. Es posible que el paciente se haya acostumbrado a comer cuando tiene miedo o cuando le preocupa algo. Si esto ocurre el paciente debe detenerse, analizar y evaluar las consecuencias de sus acciones. Posiblemente sea un reflejo y lo realice de manera subconsciente, por eso el auto reconocimiento es lo más importante para evitar daños.

Causas de la ansiedad por comer. Comer de manera compulsiva es un síntoma muy común en muchas personas

Todos los afectados por las causas de la ansiedad por comer tienen sus propios métodos de tratar con una situación que les produzca esa angustia. Lastimosamente muchas veces los pacientes no tienen una buena guía de cómo afrontar estos problemas y recurren a técnicas como comer para poder llenar ese vacío generado por algún problema emocional o por algún mal hábito adoptado con el tiempo.

Mitigar el nerviosismo o las preocupaciones causadas por la ansiedad en una situación estresante a través del consumo excesivo de comida es una condición que si bien es común en pacientes con ansiedad también es bastante peligrosa. Este comportamiento puede avanzar y convertirse en un desorden alimenticio y la persona termina agregándole más problemas a su situación actual.

Cuando se presentan estos episodios de ansiedad por comer lo mejor es actuar con racionalidad y autoevaluarnos

Es importante recapacitar y pensar qué tipo de comida nos pide nuestro cuerpo, porque hay veces que el cuerpo solicita las comidas que no se le están aportando como vegetales y carnes. Pero si el organismo y la mente piden comida chatarra, comida muy azucarada o grasosa es muy posible que exista una razón emocional de trasfondo para este repentino e intenso deseo de comer.

Es aquí cuando la persona debe empezar a pensar qué es lo que en serio necesita y evitar suplir esa necesidad con comida. Con esto no nos referimos a eliminar todas las comidas fuera del horario normal, pero empezar a tratar de solventar nuestros problemas en vez de evitarlos e intentar llenar el vacío en nuestro interior con la satisfacción transitoria que da comer grandes cantidades de alimento.

Una causa muy común en el paciente con ansiedad por comer es la mala imagen de su persona

Causas de la ansiedad por comer

Una causa muy común en el paciente con ansiedad por comer es la mala imagen de su persona

Cuando el individuo pasa por estos periodos de comer por ansiedad tiende a desarrollar un disgusto por su ser que solo incrementa el deseo de consumir. Es por eso que la terapia es bastante beneficiosa, ayuda a entender a la persona que sentir asco por sí misma solo empeora más su situación y ayuda a dirigir esos sentimientos de una manera más positiva y menos dañina cerrando así el ciclo.

Existen razones que se escapan de las manos del paciente en cuanto se trata a ansiedad, a veces, por ejemplo, la ansiedad por comer en el embarazo viene dada por una necesidad fisiológica. El cuerpo está empezando a consumir sus reservas más rápido y necesita que estas sean repuestas cuanto antes. En estos casos lo mejor que puede hacerse es seguir una dieta saludable y balanceada.

El disgusto personal por nuestro ser crea un círculo vicioso que empeora la ansiedad

La persona al verse sobrepasada en todos los sentidos por la situación, experimenta un gran miedo al cual sucumbe y termina comiendo para enterrar este temor o bien para ignorarlo. Esto en muchos casos hace que la persona coma hasta un punto que se sienta enferma física y psicológicamente, no le gusta por lo que está pasando y sabe que está mal y empieza a sentir pena ante sí misma.

Esto genera un círculo vicioso en el cual el individuo come porque se siente mal, luego se siente mal por comer tanto y oculta ese sentimiento comiendo aún más. Cuando se llega a este nivel el paciente debe considerar que esta es una causa predisponente de su estado depresivo y que puede ser fácilmente eliminada con la disciplina y con un estilo un poco más distinto de afrontar las situaciones. 

Muchas veces el paciente no reconoce la causa o simplemente se niega a que existe un estímulo que genera las ganas de comer

La ansiedad por comer es bastante seria pero se vuelve peor cuando el paciente no quiere reconocer las raíces. Existen casos muy comunes en los que el paciente por miedo a expresar sus sentimientos o por no saber cómo hacerlo se cierra ante la posibilidad de que quizás algo en su vida no es como a él o ella le gustaría y suplen esta sensación consumiendo comida de manera constante.
En estos casos hay que insistirle al paciente a que trate de encontrar esa razón que le hace comer tanto. Si el trastorno hace que la persona desee comer cualquier clase de comida chatarra como si fuera una cuestión de vida o muerte, cuando obviamente el paciente no sufre de ningún déficit alimentario, es porque hay algo que molesta a la mente y se materializa en ese deseo de comer.

La depresión y la indiferencia son los principales trastornos que llevan siempre a la ansiedad y que pueden causar el deseo de comer

Estos trastornos mentales mayores como la depresión y la indiferencia son conocidos por ser grandes desencadenantes para la ansiedad. La persona debido a su condición no tiene un conocimiento claro o simplemente se le hace muy difícil realizar decisiones grandes que pueden tener repercusiones no beneficiosas para sí mismo; esto genera cierto grado de ansiedad que algunos curan comiendo.

  • Depresión: Cuando un paciente está deprimido simplemente no tiene la energía ni la voluntad para realizar muchas de sus responsabilidades rutinarias. Esta condición se caracteriza por esa tristeza constante y una sensación de vacío que algunas veces el paciente trata de mitigar con la satisfacción de comer, pero esta sensación suele volver a aparecer al cabo de unas horas.

  • Indiferencia: A veces el paciente no parece tener una disposición por mejorar, ha aceptado esta condición como normal y no considera que deba ser tratada. Cuando esto ocurre la ansiedad no tarda en aparecer causando que el consumo de alimentos aumente. Hay que asegurarse siempre de que la enfermedad no llegue a este estado pues luego es más difícil tratarla.

La falta de apoyo moral por parte de un ente confiable para el paciente puede empeorar la ansiedad por comer

Causas de la ansiedad por comer

La falta de apoyo moral por parte de un ente confiable para el paciente puede empeorar la ansiedad por comer

para finalizar el tema de las causas de la ansiedad por comer es muy importante recordar que esta enfermedad puede parecer muy superficial para otros pero para el paciente es su propia lucha con la que tiene que cargar todos los días. Cuando el paciente se siente solo y nadie lo apoya busca ese confort en la comida. Mientras más solo se sienta mayor cantidad de comida tiende a consumir pensando que no es lo suficiente merecedora de una relación en su vida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS