Mitos y realidades sobre la ansiedad por comer de manera excesiva durante el embarazo

Ansiedad por comer en el embarazo, mitos y realidades

Ansiedad por comer en el embarazo: La ansiedad por comer es ese fenómeno patológico que hace que la persona que lo padezca sienta la imperiosa necesidad de comer cualquier cosa que tenga a su alcance ante el impulso causado por un agente estresante. O al menos esa es la ansiedad por comer patológica pero hay una ansiedad por comer distinta conocida como la ansiedad por comer en el embarazo.

Esta puede ocurrir en cualquier etapa del embarazo aunque muestra una tendencia por ocurrir en el segundo y tercer trimestre cuando los cambios físicos son más aparentes. Existen muchos mitos y falsas creencias referentes a esta ansiedad por comer en el embarazo y es importante aclarar sus verdaderas causas y cuál es la mejor forma de combatirla para evitar complicaciones negativas.

Mitos y realidades sobre la ansiedad por comer en el embarazo de manera excesiva

Ansiedad por comer en el embarazo

Mitos y realidades sobre la ansiedad por comer de manera excesiva durante el embarazo

Es muy normal que llegue un momento del embarazo en el cual la mujer sienta la necesidad de comer grandes cantidades de comida porque simplemente su cuerpo se lo está pidiendo a gritos. Existe la falsa creencia de que la madre tiene esa necesidad de comer una gran cantidad de alimentos para suplir las necesidades de su cuerpo y del embrión, esto deja de ser verdadero hasta cierto punto en realidad.

Sí es recomendable que la mujer aumente su consumo de comida por ella y por su hijo durante el embarazo pero cuando a la mujer le da ansiedad por comer lo que menos quiere es comida saludable. El cuerpo demanda una satisfacción rápida y lo que suele buscar para ingerir son dulces porque la glucosa actúa más rápido a nivel cerebral supliendo esa necesidad.

Estrógeno, el verdadero culpable tras esta constante ansiedad por comer de la mujer

Por esto se dice que la mujer suele sufrir de esta ansiedad en el segundo y tercer trimestre porque es aquí cuando los niveles hormonales de estrógenos son más altos. El estrógeno es una hormona normal que abunda en las mujeres y que se triplica cuando está embarazada, esta hormona tiene como efecto secundario en el organismo de la mujer el apetito y la hace querer comer más y más.

Lo recomendable es que una mujer suba de 9 a 12 kilos durante el embarazo, pero si sigue los impulsos que le genera el estrógeno su peso puede subir aún más poniendo en riesgo la salud de la madre y él bebe. La hormona es la verdadera culpable tras este proceso y la mujer tiene que hallar la manera de calmar estos deseos con una dieta balanceada de comidas sanas y uno que otro dulce.

El comportamiento alimentario de la madre es muy diferente al que en realidad necesita su hijo

Cuando una embarazada se ve atacada por esas sensaciones urgentes de comer no tiende a decidir por sí misma una dieta correcta para su estado. La ansiedad por comer en el embarazo hace que la mujer quiera ingerir alimentos ricos en carbohidratos y glucosa, es decir quiere pura comida chatarra porque esta suele complacer al cuerpo de manera más rápida pero afecta a la salud a largo plazo.

Puede equilibrarse una dieta de comidas constantes pero sanas que mantengan el apetito de la embarazada satisfecho pero que también sea sano para el embrión. Se recomiendan comidas como las papas, el plátano, cereales, verduras ricas en fibra, entre otras. Estas opciones suelen darle a la embarazada una sensación de llenado que satisface el hambre.

El autocontrol es importante cuando se sufren de estos ataques de ansiedad

Ansiedad por comer en el embarazo

El autocontrol es importante cuando se sufren de estos ataques de ansiedad

Es muy importante mantener una buena nutrición durante el embarazo, en especial el primer trimestre porque en esta época el cuerpo almacena más grasa para la nutrición del feto en el futuro. Pero el estrógeno secretado por la placenta suele hacer que sea difícil para las madres tener una dieta balanceada, es por esto que el autocontrol es muy importante, todo por la seguridad de la madre y el hijo.

Si la futura madre se vuelve esclava de sus necesidades puede aumentar hasta 20 kilos o más poniendo en peligro la condición de su bebé. Recuerda que la ansiedad por comer da por un exceso de estrógeno en el sistema y no porque su bebé se lo esté pidiendo, olvídese de todos esos mitos que las familias suelen decirle a las embarazadas, pregúntele a su doctor qué es lo mejor para usted.

La diabetes gestacional es una complicación seria para las madres que se sobrealimentan en el embarazo

La diabetes gestacional es un fenómeno exclusivo de las mujeres embarazadas que tienden a ingerir grandes cantidades de comida durante el embarazo. Esta complicación suele presentarse más que todo durante el segundo trimestre, eso indican los estudios poblacionales, de ese ser el caso la embarazada se ve forzada a mejorar su ingesta de alimentos con un menor consumo de glucosa.

Esta diabetes se trata más que todo de una hiperglicemia que se presenta como consecuencia de un cambio de los metabólicos que sufre la mujer embarazada. Esto acarrea un estado de salud sensible para la madre que necesita estar en estado pleno para un parto sin complicaciones, además el bebé puede sufrir de sobrepeso a corto plazo debido a esta condición de la madre.

La mejor forma de combatir esta ansiedad por comer durante el embarazo es cambiar la dieta y asegurarse de cumplirla

Revisar la dieta, si la embarazada tiene un buen desayuno por la mañana no debería de sentir hambre hasta la hora del almuerzo. También se puede intentar dividir las comidas, de esta manera se come en menos cantidad pero más veces al día, eliminando las largas horas de ayuno donde la embarazada tiene más antojos. El caminar un rato y beber mucha agua también ayuda a disminuir la ansiedad.

Asegúrate de visitar a un nutricionista que te indique cómo debes elaborar tus comidas y qué deben poseer para que tengas la mejor y más sana dieta. Recuerda que una mala alimentación también puede desencadenar episodios de bulimia y esto puede afectar severamente el estado de salud del bebé por lo cual hay que cuidar siempre el consumir solo lo necesario y uno que otro aperitivo.

Frutas, lácteos y cereales, la mejor forma de combatir la ansiedad por comer cuando se está embarazada

No decimos que luches sola contra estos impulsos de comer solo sugerimos una mejor manera de afrontarlo, y esto puede ser el sustituir esas comidas poco sanas por el consumo de frutas, lácteos y cereales. Estas tres comidas tienen propiedades bastante nutricionales para madre e hijo y ayudan a saciar la necesidad de comer sin grandes efectos a largo plazo para ninguno de los dos.

  • Frutas: Las frutas son una gran fuente de glucosa para la madre, ya que tienen la cantidad justa y muy pocas calorías en comparación con otros dulces procesados. Puede combinarse el consumo de frutas normales con frutos secos que poseen grasas de buena calidad y minerales como el calcio aunque es recomendable no consumir este último muy seguido y preferiblemente tostado.

  • Lácteos: Unos 750 ml al día son lo más recomendado para las embarazadas, su consumo es bastante recomendado normalmente así que en el momento de una ataque de apetito puede aprovechar para comer un poco de queso o tomar un yogur. Recuerde no sobrepasar la ración recomendada en un episodio de ansiedad porque esto termina siendo contraproducente.

Un embarazo es delicado y requiere bastante cuidado y prevenciones

Ansiedad por comer en el embarazo

Un embarazo es delicado y requiere bastante cuidado y prevenciones

No tenga miedo de decirle a las personas cómo se siente, su bienestar es fundamental para que el bebé también este sano. El tratamiento de la ansiedad por comer puede ser un poco difícil pero con ayuda y disfrutando de unos cuantos aperitivos con moderación puede hallar este proceso más llevadero. Recuerde que no solo su salud está en riesgo también la de su bebé.

ARTÍCULOS RELACIONADOS