Ansiedad por la noche ¿Porque la ansiedad también ataca por la noche?

Ansiedad por la noche también llamada ansiedad nocturna  ¿Porque la ansiedad también ataca por la noche?  La noche fue hecha para dormir y no para padecer ansiedad por la noche.  La noche es  para recuperarnos de todo el desgaste y cansancio sufrido durante el día pues al dormir logramos recuperar fuerzas, hacer que tanto nuestro cerebro como nuestro cuerpo respiren por un momento y puedas recuperar energía para el siguiente día, es por eso que los expertos tanto en medicina, psicología y otras áreas hacen hincapié en la importancia de un buen sueño, ininterrumpido, largo y reparador.

Muchas personas pueden gozar de la dicha de tener un buen sueño, en cambio otras personas pueden encontrar en las horas de dormir verdaderas horas de terror debido a múltiples padecimientos como parálisis del sueño, espasmos, tics nerviosos, suspiros prolongados, insomnio y ansiedad, lo que los lleva o a prolongar lo  más posible la hora de ir a la cama o incluso evitarla, así como también los lleva a tener sueños entrecortados, de mala calidad y por tanto malos resultados. Estamos hablando de la maldita ansiedad por la noche

La ansiedad por la noche puede ser un trastorno realmente destructivo si no se controla de la manera adecuada pues puede comenzar con una simple sensación de angustia o estrés para volverse un terror o una fobia invadiendo cada aspecto de nuestra vida diaria, desde el movimiento natural de nuestras piernas volviéndolo uno desesperado y nervioso hasta nuestra capacidad de salir de compras, de hablar en público e incluso de dormir.

Ansiedad por la noche  también llamada ansiedad nocturna: la ansiedad es una enfermedad

Ansiedad por la noche  también llamada ansiedad nocturna: la ansiedad es una enfermedad
Ansiedad por la noche  también llamada ansiedad nocturna: la ansiedad es una enfermedad

La ansiedad presenta una gran variedad de tipos y de causas, pues tanto un evento traumático como una deficiencia en alguna parte del cerebro puede desencadenarlo como un miedo irracional, es por eso que la ansiedad puede presentarse en diversas formas en nuestra vida aunque si en algo concuerdan es que la afectan de la misma manera degradando nuestra capacidad de reacción y pensamiento lo que nos lleva a alejarnos de las personas.

Tener ansiedad por la noche  puede ser algo realmente aterrador, por el simple hecho de que la mayoría de las personas encuentran confort y paz a la hora de dormir dejando todo de lado por unas horas de dulce y plácido sueño. El dejar de dormir puede desencadenar una serie de problemas no solo emocionales sino también físicos provocando al cerebro y al cuerpo en general daños que poco a poco van mermando nuestra salud.

Conoce más de cerca a la ansiedad nocturna permite saber cuáles son las situaciones que la causan, qué síntomas son los que presenta y por tanto saber también que opciones tenemos para tratarla, ya sea buscando reducirla o desaparecerla, además de que al entender la ansiedad por la noche podemos ayudarnos a nosotros mismos con prácticas como la relajación, ejercicio, meditación o autocontrol haciendo así a la ansiedad retroceder.

Darle vueltas a un asunto no ayuda

El proceso de sueño está basado en la desconexión del cerebro pues al llegar la hora de dormir el cerebro inicia un proceso donde si bien no se apaga en su totalidad, entra en un modo donde sus funciones se reducen permitiendo así tanto el descanso del cuerpo como del cerebro; en la ansiedad por la noche esto no sucede y por tanto el sueño no resulta ser reparador, al contrario, suele generar estrés y pánico lo que lleva a un mayor desgaste.

Los ataques de pánico suelen presentarse cuando los pensamientos negativos comienzan a ronda nuestra cabeza, y es que al no poder dormir comenzamos a pensar, a darle vueltas a algún asunto en nuestra cabeza, allí es cuando la ansiedad ataca bombardeándonos de una serie de pensamientos negativos que nos llevan a experimentar emociones como la preocupación, seguida de la angustia, el miedo seguido del terror, pánico, estrés, entre otras más.

¿Qué causa la ansiedad por la noche?

Los tratamientos para la ansiedad se basan en el combate de las causas o detonantes por lo que conocerlas es importante para los expertos. Es por eso que en la ansiedad por la noche se han podido detectar diversas causas las cuales van desde preocupaciones de la vida diaria hasta estrés laboral o incluso algunas situaciones a las que nosotros nos estamos anticipando o preocupando de más siendo muchas de ellas situaciones imaginarias.

Todos en algún momento hemos experimentado las emociones que caracterizan a la ansiedad: estrés, preocupación, miedo. Ya sea por algún problema laboral, escolar o personal, además de que la mayoría hemos encontrando en los instantes previos al sueño el momento más apto del día para pensar en estos problemas por lo que la mayoría hemos experimentado este tipo de ansiedad, el problema es cuando escala más allá en intensidad.

Ansiedad por la noche síntomas

Un ataque de ansiedad por la noche es un evento inmensamente estresante. Durante un ataque de ansiedad, sientes que todo va mal a la vez. Experimenta sensaciones físicas poderosas que a menudo imitan ataques cardíacos y enfermedades más graves, y se queda con una ansiedad y un temor considerables que lo deja completamente agotado y teme el próximo ataque. Cuando tiene ataques de ansiedad nocturnos, a menudo te despiertas en medio de la noche en un sudor profundo, apenas comprensible, creyendo que algo horrible está sucediendo. Es una experiencia aterradora, posiblemente peor que un ataque de ansiedad diurno, y a diferencia de los ataques de ansiedad regulares, ni siquiera puedes verlo venir.

Un ataque de ansiedad por la noche se caracteriza por un despertar repentino y sentimientos de terror. Los ataques de ansiedad nocturnos difieren de los terrores nocturnos porque los pacientes generalmente recuerdan el ataque por la mañana. Los ataques de ansiedad tienden a ocurrir en las etapas intermedias del sueño. Si tiene ataques de ansiedad por la noche, también puede tenerlos durante el día, o los ataques podrían ser el resultado de otra afección, como un trastorno convulsivo o apnea del sueño.

Síntomas pulmonares y respiratorios

La mayoría de los ataques de ansiedad por la noche se caracterizan por dificultad para respirar, hiperventilación y latidos cardíacos rápidos o irregulares. Estos dos síntomas juntos pueden causar espasmos y entumecimiento de los brazos y las piernas y hormigueo en las manos y los pies. Otras personas pueden sentir opresión o dolor en el pecho. Algunas personas que tienen ataques de ansiedad nocturnos creen que están teniendo un accidente cerebrovascular o un ataque al corazón, y el temor a morir puede agravar los síntomas.

Algunas personas con ataques de ansiedad nocturnos se despiertan repentinamente con la sensación de que se están ahogando o sofocando o que no pueden inhalar y exhalar. Podrían hacer un sonido de arcadas o mayal con sus brazos y piernas. Aunque a veces este sentimiento tiene una causa física, como un bloqueo en las vías respiratorias causado por una afección como la apnea del sueño, en otros casos no existe una causa física para este sentimiento.

Transpiración

La sudoración intensa es otro síntoma común de los ataques de ansiedad nocturnos. La sudoración puede ir acompañada de otros cambios en la temperatura corporal, como sofocos o sensación de frío. Enrojecerse en la cara también es un síntoma de un ataque de ansiedad nocturno.

Miedo intenso

Un síntoma común a todos los ataques de ansiedad nocturnos es una intensa sensación de miedo. Al igual que los ataques de ansiedad diurnos, este sentimiento a menudo no tiene una causa racional. Las personas se despiertan repentinamente con una sensación de perdición o temor y la sensación puede durar hasta 20 minutos, incluso después de que los síntomas físicos hayan disminuido. Algunas personas también pueden sentirse disociadas de sus cuerpos o de la realidad. Dado que los ataques de ansiedad nocturnos suceden en etapas tempranas del sueño, rara vez se asocian con pesadillas. Los síntomas físicos pueden desencadenar el miedo, y estos síntomas a menudo hacen que el miedo sea más intenso. El miedo a tener otro ataque de ansiedad nocturno también puede contribuir a más ataques.

¿Cómo superar la ansiedad nocturna?

Si bien el control de la ansiedad es algo sugerido, pues erradicarla lleva un proceso y no se sugiere la agresividad, en estos casos lo mejor es buscarla erradicarla desde el primer momento pues si caemos en niveles más graves de ansiedad por la noche podremos ver completamente mermada nuestra vida diaria ya que cosas tan simples como cocina o conducir supondrían un riesgo para nuestra vida y la de los demás además de que perdemos muchas habilidades del pensamiento al no descansar adecuadamente.

Vencer la ansiedad se vuelva tanto la prioridad de los expertos como nuestra prioridad dedicándonos así a buscar cuales son las causas, para tratar de evitarlas, y después seguir con el tratamiento de las afecciones derivadas pudiendo así elegir entre múltiples tratamientos que van desde el uso de fármacos y terapia con psicólogos hasta la medicina alternativa como la China u Homeópata e incluso tratamientos que nosotros mismos podemos realizar.

Cada tratamiento tiene tanto sus pros como sus contras, sus capacidades y limitaciones, su rango de efectividad y también su rango de error, por lo que debemos saber que el tratamiento no solo depende del tipo de ansiedad o la opinión médica sino también dependerá de nuestra predisposición pues muchas veces la fe y las creencias, creer que nos vamos a curar o que somos fuertes por ejemplo, influyen directamente en el éxito de los tratamientos.

Puntos básicos del tratamiento

En primer lugar debemos proceder a detectar el problema pues al saber cuál es la fuente de nuestra ansiedad por la noche , que pensamientos nos llevan al no dormir, podremos evitarlo y así comenzar a tratar la ansiedad. Ya sea que sintamos ansiedad por el trabajo, que tengamos problemas de pareja, que el dinero no alcance o ya sea que estemos atravesando algún momento de depresión, identificar las causas nos ayudará a alejarnos de ellas.

Es por eso que el siguiente punto está aquí: Distraerte. Distraerse antes de dormir puede ser una gran opción para lograr alejar los malos pensamientos de nuestra cabeza por lo que muchas personas recomiendan el hacer ejercicio unas horas antes de dormir pues así no solo ayudamos a alejar los pensamientos de la cabeza sino también cansamos más al cuerpo obligándolo a caer rápidamente en un sueño profundo.

¿Has pensado en acudir con un profesional?

¿Has pensado en acudir con un profesional?
¿Has pensado en acudir con un profesional?

Muchas veces la ansiedad llega a niveles tan altos que nos es imposible controlarla mediante tratamientos auto administrados, es por eso que el acudir a un médico profesional en salud mental o psicológica se vuelve algo necesario, una opción cada vez más fuerte, por lo que debemos poner atención a los síntomas, su frecuencia y su intensidad para determinar si es necesario dar el paso más importante de todos: programar una cita con un experto.

Los profesionales en psicología y en ansiedad sabrán determinar, ya sea mediante terapia, análisis o test de ansiedad cuales son las causas de su ansiedad y por tanto así sugerir un tratamiento efectivo que le permita no solo poder conciliar el sueño fácilmente, y mantenerlo con gran calidad, sino también le permitirá poder salir adelante mejorando así su calidad de vida, permitiéndole hacer más cosas con mayor éxito y ánimo.

¿Y dónde quedan los tratamientos naturales?

Otra de las opciones que nos ofrecen tanto médicos tradicionales como médicos alternativos e incluso muchos pacientes que los han utilizado son los tratamientos naturales a base de la herbolaria tradicional pues es sabido que desde tiempos inmemorables las personas han usado los recursos de la naturaleza con bastante éxito para el tratamiento de todo tipo de enfermedades y de afecciones pudiendo así sanar cualquier enfermedad con los recursos disponibles.

  • Manzanilla: La pequeña flor de manzanilla es una de las más exitosas en el tratamiento de diversas enfermedades y padecimientos, entre ellos la ansiedad por la noche ya que no solo lo caliente de la infusión resulta ser reconfortante para el cuerpo y la mente sino también diversos contenidos en la planta y el té suelen tener los mismos efectos calmantes que fármacos controlados para el estrés y la ansiedad.
  • Té verde: El té verde es uno de los más populares en consumo a nivel mundial, además resulta ser también uno de los más fáciles de encontrar y los más económicos. Se cree que el té verde no solo tienen la capacidad de reducir la presión arterial y la frecuencia cardiaca calmando así al corazón sino también tiene la capacidad de calmar a las personas pudiendo así reducir las crisis de ansiedad con tan solo una taza.
  • Valeriana: esta hierba con pequeñas florecitas suele ser una de las más recurridas ya que en el mundo vegetal se ha encontrado, y comprobado, que su uso suele tener un efecto sedante llevándola a la clasificación de hierbas sedantes. Su olor no es muy agradable, al contrario, puede provocar ciertas nauseas por lo que su uso se recomienda en forma de cápsulas o comprimidos los cuales también pueden venir adicionados con otros calmantes naturales como el lúpulo o limón.

Manejo de crisis de ansiedad: Todo depende de ti

El tratamiento de la ansiedad comienza por ti pues al estar listo tanto para cambiar tu pensamiento como para cambiar tu vida estás listo para dejar a la ansiedad atrás, es por eso que te recomendamos poner el mayor entusiasmo y esperanza posible tanto en los tratamientos, ya sean tradicionales o alternativos, como en los psicólogos expertos en la ansiedad pues solo así lograrás un mayor éxito en el combate a la ansiedad, a menos de que quieras vivir con ansiedad y mareos toda tu vida.