Ansiedad y Deporte

Ansiedad en el Deporte. ¿Por qué se produce?

Ansiedad en el deportePara los que hemos observado a los atletas de alto rendimiento al momento de, por ejemplo, enfrentar el último intento en salto triple o salto con garrocha en un mundial u olimpiadas, nos parece que tienen una sangre fría, especie de súper humanos que pueden enfrentar tamaña prueba sin sentir un mínimo de nervios o ansiedad, sin duda debe ser así, por eso obtienen tan increíbles registros… ¿o no es así? En realidad es un tema tan complejo que no es posible una respuesta directa, lo que sí es cierto es que la ansiedad psicológica también está presente en el deporte.

Por un lado, la ansiedad y el estrés que suelen estar presentes en estos momentos tan importantes para estos atletas no solo es superior a la media de quien se siente ansioso, por ejemplo, ante un examen final en la universidad, sino que para ellos puede ser mucho más peligroso. La mayoría de los deportes requieren una destreza técnica que, de no tenerla en momentos delicados, podría costar una lesión grave e incluso la vida. Los levantadores de pesa lo saben bien, la mecánica que usan requiere de mucha concentración y fallar en un mal momento puede ser fatal.

Pero para los deportistas, el peor síntoma de la ansiedad deportiva (y es lo que a veces les pone más ansiosos) es “bloquearse” en momentos claves para clasificar o ganar una competencia, a muchos les pasa, justo al momento de dar el salto, su marca no es ni el 70% de la normal y, aunque para el público parece que han hecho un buen intento, en realidad su mente les ha fallado, han cumplido casi por reflejo, pero su destreza no les ha acompañado porque los nervios y ansiedad pudieron

¿Por qué se produce la ansiedad en el deporte?

Ansiedad en el deporte

Ansiedad y Deporte

Es importante recordar que la ansiedad relacionada en el deporte es una respuesta natural de nuestro organismo, es una reacción común  también de  prácticamente todos los animales. No tiene nada que ver con el hecho de que las especies que nos acompañan en la tierra sean consideradas desprovistas de inteligencia, del mismo modo que compartimos instintos, por ejemplo, para que los recién nacidos busquen alimentarse del seno de su madre, igualmente ante situaciones de peligro o tensión, el común de las especies animales se pondrán “en guardia”, ansiosos, de ello depende su vida.

Esta reacción automática hace que nuestros cuerpos liberen adrenalina, cuando esta sustancia pasa por nuestro conducto sanguíneo, el resultado inmediato es que los músculos se tensarán de manera evidente. No es difícil entonces entender como un venado que pasta tranquilamente, levanta la oreja al escuchar un ruido y, en cuanto aparece un depredador, salta como si hubiese tomado impulso, sus músculos se preparan para la acción y reaccionan pronto y con intensidad ante el peligro.

Lo que ocurre en un atleta cuando tiene un cuadro de ansia en el deporte es que los músculos se preparan de mejor manera, todo su organismo se pone “en guardia”, la diferencia principal radicará en el elemento psicológico que opera en nosotros, los seres humanos. Ningún animal piensa y se siente mal por aquella vez que se cayó al intentar correr, para un deportista, estos pensamientos pueden ser la razón de caerse o no cubrir el requerimiento físico, los síntomas de ansiedad y el control de los mismos, en momentos de tensión para un atleta llegan a ser la diferencia entre su victoria o una derrota.

Síntomas psicológicos de la ansiedad en el deporte

El primer síntoma de ansiedad para un deportista a nivel psicológico es el miedo al fracaso, no es poca cosa, cuando un atleta se deja ganar por el miedo a fracasar puede sufrir una especie de “parálisis” de sus habilidades, que no le permitirán rendir a su nivel e incluso, en casos extremos, ocurre que literalmente se quedan en blanco, lo mismo ocurre con grandes concertistas (músicos), el cerebro parece extraviarse buscando recordar qué hacer, así, queda un atleta en la línea de meta, sin correr junto a sus compañeros, con una reacción excesivamente tardía.

Un síntoma que, aunque poco lo vemos, puede presentarse, es sufrir un ataque de pánico o crisis de ansiedad, sobre todo si antes ha fallado en una gran prueba. La respiración se afecta de tal manera (hiperventilación) ante estos ataques y el atleta sufre de tal confusión que el entrenador, ante un excepcional caso, decidirá que el atleta no compita.

Decimos que observamos pocos casos de este tipo porque los deportes televisados, los que todos miramos, son con participación de atletas de alta competencia, para quienes se vuelve casi una rutina manejar la ansiedad en su provecho.

El hecho de hacer deporte es beneficioso para la ansiedad y también mejora el estado anímico. Estos resultados se han constatado en diferentes franjas de edad (niños, jóvenes, adultos y ancianos) y en todos los sexos. Los resultados se aprecian después de una sesión de deporte específico y también con la práctica habitual de la actividad física.

Los estudios que analizan la ansiedad reaccionada con en el deporte  llegan a la conclusión de que la práctica regular de actividad física tiene unos efectos antidepresivos en personas con niveles de depresión de leves a moderados. No obstante, se desconoce la asociación entre el ejercicio físico y la depresión profunda, y se cree que puede tener una limitación en su eficacia como parte del tratamiento.

La mayor parte de los estudios que han surgido sobre la asociación entre el deporte y la ansiedad han llegado a la conclusión de que la práctica regular de la actividad física puede disminuir el nivel de ansiedad en el momento de la aparición de la ansiedad (reacción de ansiedad que se tiene en una situación concreta y limitada).

Por otra parte, algunos estudios señalan que el deporte regular podría reducir los niveles de la ansiedad en un deportista, como por ejemplo la ansiedad general relacionada con los condicionantes biológicos y la forma de ser de las personas con predisposición a ser más ansiosas, impresionables, con una propensión a sobrestimar los riesgos y a mantener un mayor estado de vigilia.

Puede que el trastorno más estudiado en este aspecto sea el trastorno de pánico. Numerosas personas con trastorno de pánico se asustan de los síntomas físicos que caracterizan a un ataque de pánico: taquicardia, hiper-ventilación, transpiración, etc. y son muy sensibles: están muy alertas a cualquier pequeña alteración de la frecuencia cardíaca, a la transpiración, a la respiración, etc....

Las personas con ataques de pánico tienden a interpretar mal y a tener sensaciones catastróficas en relación con la ansiedad, teniendo en cuenta que estas emociones pueden ser perjudiciales desde el punto de vista físico. La práctica de la actividad física supone la activación de todo el cuerpo y, por tanto, la activación de los sistemas circulatorio, transpiratorio, etc.

Las personas con este trastorno se abstienen de las conductas que requieren esfuerzo físico (tener relaciones sexuales, frecuentar atracciones muy frecuentadas en el recinto ferial, por ejemplo, bailar o hacer deporte), porque les asusta volver a sufrir una recaída después de un esfuerzo intenso.

No puede haber nada que se aleje más de la realidad. En un estudio indican que los que padecen de trastorno de pánico pueden hacer mucho ejercicio físico con un mínimo riesgo de padecer un ataque de pánico. Diversos estudios recomiendan el uso terapéutico de la práctica de la actividad deportiva como complemento a los tratamientos habituales o en aquellos pacientes que se resisten a ellos. En tales casos, es aconsejable seguir las pautas establecidas por un experto.

Síntomas físicos de la ansiedad en el deporte

Las competencias a las que se enfrenta un atleta e incluso las prácticas, hacen que los síntomas naturales de la ansiedad practicando deporte se vuelvan cosa de rutina para ellos, las manos sudorosas, sudor excesivo, cosquilleo en la zona abdominal, malestar general, los síntomas que deberían disparar la alarma ante situaciones normales son asunto del día a día en la práctica deportiva, es el aprender a manejar estos síntomas, no eliminar la ansiedad, lo que caracteriza a un buen atleta.

Es común escuchar a un boxeador usar la expresión “salir a noquear”, es una manera, sobre todo cuando se está perdiendo un combate, de usar toda esa sangre enviada a los músculos, la adrenalina, toda esa tensión física, para descargarla a través de golpes a su contrincante y no necesariamente tienen que ser boxeadores los atletas para aprovechar la ansiedad, casi todos los atletas saben usar estas reacciones del organismo en su favor. ¿Su secreto? Controlar siempre la mente, no salirse de concentración ayuda a direccionar de manera correcta, controlar la ansiedad.

Tipos de ansiedad presentes en la práctica deportiva

Ansiedad en el deporte

Tipos de ansiedad en el deporte

La clasificación de los tipos de Ansiedad en la vida deportiva nos permite vislumbrar algunos que pueden dejar fuera de competencia e incluso truncar la carrera de cualquier deportista. Lo anterior no es para nada una exageración. Recordemos que los atletas que llegan a ser campeones mundiales u olímpicos, no solo no son afectados de manera grave por la ansiedad, sino que han aprendido a usarla en su favor. Por esta razón, no tiene sentido pensar en un gran campeón mundial como ejemplo de los problemas que puede ocasionar la ansiedad a algunos atletas.

Lamentablemente, existen otros caminos tomados por algunos atletas ante crisis de ansiedad, como aquellos que deciden inyectarse drogas para mejorar su rendimiento, no hay duda de que en ellos ya existe una visión de que no podrán cubrir los requerimientos para alcanzar la victoria sin esta “ayuda” y son muchos los casos en los que terminan perdiendo toda una maravillosa carrera e imagen por esta causa.

Es tan importante este tema, que las grandes selecciones en todo el mundo, cuentan también con un profesional para ayuda psicológica al servicio y cuidado de los atletas. La ansiedad y todos los trastornos mentales no son elementos para tomarlos a juego, sabiendo que pueden afectar el rendimiento negativamente y que, por el contrario, sabiendo manejar o direccionar la presión de manera correcta, mejorar el rendimiento, termina siendo una gran inversión para los países o clubes asegurar ayuda profesional para estos problemas de los atletas. Entre muchos, hay algunos tipos de ansiedad más presentes en la práctica deportiva que otros.

Trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo es una de las más presentes, no es raro mirar atletas que convierten en un tema casi religioso costumbres como besar su bate antes de ir al cuadro de bateo o lanzadores que tienen que tomarse la punta de la gorra antes de lanzar. Son claros síntomas compulsivos, a veces tan enraizados que no hay manera de que estos jugadores actúen sin hacerlo, se les trata de impedir y pierden toda la mecánica (una de las características del trastorno obsesivo compulsivo es que, tras evitarlo, el paciente pierde la concentración)

El caso de este trastorno, no se requiere en realidad ningún tratamiento especial para controlarlo o tratarlo, ya que, siendo inofensivos dentro de la práctica del deporte y para la misma persona, ya que no suele presentarse más que en determinada situación del juego, se permite que muchos atletas adopten este trastorno como algo normal, quizás no ponga en riesgo a sus vidas, pero más allá del interés que se le quiera dar, es claramente un trastorno.

Agorafobia

En la modalidad que se presenta para los deportistas, la agorafobia viene a ser el terror a fracasar en un escenario donde ya el atleta ha fracasado por un estado de ansiedad intensa. Aunque difícilmente lo veremos en campeones mundiales, se da mucho en los niveles más básicos o iniciales de la práctica deportiva. Del mismo modo que un paciente con este trastorno entra en crisis con tan solo entrar en un supermercado cuando ha tenido antes una crisis en uno, un beisbolista estará bien hasta entrar en un montículo o cuadro de bateo, si ha sido ahí donde experimentó la crisis anteriormente.

Al igual que con los casos de ansiedad en general, este trastorno en los deportistas puede ser tratado de muchas maneras y, aunque siempre se recomendará la atención psicológica, terapia grupal o en familia como remedio eficaz por ayudar a la atención en conjunto de sus más allegados, la necesidad de un deportista de estar constantemente en ese escenario hace que, casi siempre, se use la terapia de exposición, llevar al paciente al lugar o contexto que teme y enfrentarlo al mismo.

Casos conocidos de trastorno de ansiedad en deportistas

Al igual que ocurre en el campo de manera general, para el deporte solo trascienden los casos de aquellos que ya han ganado fama en su respectiva disciplina, un chico que en su oportunidad de presentarse a un campamento triple A de béisbol de pronto sufrió de algún trastorno difícilmente entre en el manejo de los medios y por tanto, en las estadísticas conocidas, pero podemos recordar ahora tres casos muy conocidos de trastornos mentales relacionados con el ansia en el deporte. Algunos deportistas tienen niveles de ansiedad muy marcados como son los casos de:

  • David Beckham: El mismo ex futbolista  confeso que sufre de  un trastorno obsesivo compulsivo, lo mismo que en su casa, cuando va a jugar, el lugar donde ha de descansar tiene que tener todo ordenado e impecable,  todo es absolutamente todo,  tiene que tener un orden minucioso para este gran ex futbolista.
  • Rafael Nadal: También presenta claros síntomas de trastorno obsesivo compulsivo, por ejemplo cambiar la raqueta cada tantos días, jamás pisar la raya al entrar o salir de una cancha, podremos notar que muchos jugadores lo hacen, pero solo quienes tienen un trastorno consideran algo grave no cumplir con alguno de esos detalles, tal es el caso de Nadal.
  • Ricky Williams: Conocido jugador de futbol americano (NFL), su trastorno está más claramente indicado con el trastorno social general, el temor o fobia social, lamentablemente, quizás por influencia de la sociedad norteamericana, este jugador recurrió a la marihuana y ello le costó su carrera.

Manejo de ansiedad y estrés en el deporte

Concluimos diciendo que no hay que hacer grandes diferencias en los tratamientos generales para controlar los problemas de ansiedad. Las técnicas de meditación son muy recomendables, entre otras ventajas, un atleta, incluso de alta competencia, puede relajarse con estas técnicas lo mismo en su hogar que en un país donde en cierto momento no tenga a su entrenador o profesional a nivel psicológico para ayudarle en el momento.

En el caso de los trastornos compulsivos, agorafobia, siempre que afecten su calidad de vida y nivel de juego, sin duda que tienen que ser tratados con profesionales, en un momento determinado toda su carrera puede derrumbarse por no atender el trastorno de ansiedad, son muchos los casos donde los deportistas buscan sustancias prohibidas en el desespero por lo que la ansiedad les hace sentir y temer. Tratar la ansiedad, aprender a controlar y manejar sus manifestaciones, es vital para la práctica sana de cualquier deporte.

ARTÍCULOS RELACIONADOS