Ansiedad social

Ansiedad Social ¿Qué es y en qué consiste?

La ansiedad social. Las situaciones sociales como reuniones, encuentros o fiestas, no deberían representar momentos de angustia o tensión excesiva. Sin embargo, esto es lo que precisamente le ocurre a las personas que sufren de la ansiedad social. Al tenerla el individuo comienza a sufrir de los síntomas de nerviosismo y ansiedad exclusivamente en este tipo de acontecimientos.

Este trastorno ansioso tiene su origen en que durante estas situaciones sociales, la persona tiene temor de ser juzgado por los demás, además de evaluado o examinado. Se siente una gran aprehensión solo por el hecho de estar rodeado de individuos que no sean familiares o conocidos.

Aunque se presenta por diversas razones, la ansiedad social puede aparecer en un inicio, en la infancia como parte del desarrollo social. No obstante, esta debería desaparecer con el tiempo, pero si persiste hasta la edad adulta puede desembocar en un cuadro de fobia social.

¿Qué es y en qué consiste el trastorno de ansiedad social?

Ansiedad social

Ansiedad social

El trastorno de ansiedad social no es más que un tipo común de trastorno de ansiedad. Se trata de un problema de salud mental en donde el temor intenso a ser observado o juzgado por la sociedad  afecta la vida cotidiana de la persona de forma perjudicial. Así cada aspecto se ve perjudicado, como lo es el laboral, el personal u otras actividades cotidianas.

Es sencillo reconocer cuando se sufre de ella. Si se responde positivo a preguntas como lo son: ¿Evito conocer gente nueva? ¿Tengo pavor de ser juzgado? ¿No quiero salir de mi casa por temor a chocarme con alguien? por lo menos por seis meses, entonces la respuesta es: tengo ansiedad.

El miedo puede aparecer ante cualquier situación de carácter social como por ejemplo al salir en citas románticas o de trabajo, en entrevistas para aplicar a un empleo, al responder preguntas en clases, e inclusive hablar en la fila del banco con un desconocido. Como se puede observar, acontecimientos simples, y que no representan ningún riesgo.

También, muchas personas con estos tipos de trastornos mentales, tienden a preocuparse no por acontecimientos que pueden ser inmediatos, sino por acontecimientos que puedan llegar a pasar en un futuro. Hasta semanas antes de que ocurran. Lo que causa que la persona termine no yendo a ciertos lugares para evitar la vergüenza.

Los síntomas de estado de ansiedad social

La ansiedad social, como cualquier tipo de ansiedad, posee una serie de síntomas que la hacen diferenciable de otro tipo de afecciones. Estos signos se presentan tanto a nivel físico como psicológico, y muchos de ellos están ampliamente ligados a los síntomas de estrés.

Así, cuando se está rodeado de otras personas, el individuo afectado suele comenzar a enrojecerse, temblar, sudar en exceso y experimentar taquicardia, algunas veces hasta la mente puede llegar a colocarse en blanco, producto del pánico. Además se puede sentir náuseas o malestar estomacal.

Con respecto a las señales psicológicas, la persona se sentirá asustada o torpe al estar con desconocidos, y con la sensación de que haga lo que haga quienes lo rodeen, lo van a juzgar. Lo que deriva en acciones como la evasión de sitios concurridos o una postura corporal rígida, hacer poco contacto visual y hablar en un tono muy bajo.

Las causas de los trastornos de ansiedad social

Detrás de la ansiedad social hay causas que provocan su aparición, algunas de ellas insospechadas o sorprendentes para el conocimiento de muchos, entonces ¿ansiedad a que se debe? A veces la fobia social es hereditaria por lo que si alguien la sufre, puede darse el caso de que algún miembro de la familia lo haya sufrido en algún momento de su vida.

Es destacable saber que la ansiedad y el temor involucran algunas partes del cerebro. Se puede tratar de una mala interpretación de la conducta ajena, lo que termina jugando un papel en el empeorar o generar la ansiedad. Como un ejemplo clásico está el de aquellos individuos que creen que les están mirando o analizando, aunque no sea así.

Otra causa es la de no tener desarrolladas las habilidades sociales. Si es así, el desánimo puede atacar cuando se trata de establecer una simple charla, o se planea hacerlo. No obstante, las posibilidades que relacionan al estrés y los factores ambientales como factores en esta ansiedad siguen siendo estudiadas.

¿A cuál edad tiende a aparecer la ansiedad social?

Se sabe que los niños una vez inician su vida escolar, tienden a sentir miedo por el desenvolvimiento emocional y social en este nuevo ambiente. Sin embargo, este temor y angustia se debe ir superando poco a poco a medida que se interactúe con niños de su edad.

Pero para algunos individuos, esto no termina siendo una etapa solo momentánea sino algo que puede incrementar con el tiempo. Por lo general la edad media para la aparición de la ansiedad social inicia como tal alrededor de los 15 años, es decir, en plena adolescencia.

Vale destacar que este periodo es uno muy crítico en el desarrollo de las habilidades sociales, porque las relaciones que pueden iniciarse en ella, definirán muchas de las características de la persona una vez lleguen a la edad adulta. Los adolescentes temen a ser criticados y son muy vulnerables al estrés. Es poco probable que esta aparezca luego de los 25.

¿Cómo tratar trastorno de ansiedad social?

Ansiedad social

Grupo de apoyo social ansiedad

Para definir el mejor tratamiento para el trastorno de ansiedad social lo ideal es contar con el consejo de un profesional de la salud, porque es el más indicado para recomendar las mejores técnicas dependiendo del caso particular del paciente.

Pero por lo general, este trastorno se trata por medio de la psicoterapia o terapia del diálogo. También, en casos de mayor gravedad, los medicamentos pueden entrar en el escenario, para así recetar un tratamiento que sea una mezcla entre psicoterapia y medicamentos.

La psicoterapia y los grupos de apoyo

El tratamiento para crisis de ansiedad más común en la actualidad es la llamada terapia cognitivo conductual. Su efecto sobre el sistema recae en que es capaz de enseñar otras formas de pensar y reaccionar en situaciones que resulten estresantes. Además, ayuda a la práctica del desenvolvimiento social.

Otra opción, es la de los grupos de apoyo. Para una persona con ansiedad social un grupo de apoyo puede resultar beneficioso, porque en estos aparte de que se pulen las interacciones sociales, se ofrece información imparcial acerca de la afección. También, los pacientes poco a poco se van dando cuenta de que no todo lo que suponen es real.

Medicamentos, y sus efectos sobre el cuerpo

Otro tratamiento para los trastornos de ansiedad está en la ingesta de los medicamentos. Hay tres tipos para éste, que son los ansiolíticos, antidepresivos y los bloqueadores beta. Los ansiolíticos reducen de inmediato la ansiedad, pero deben tomarse por largos periodos de tiempo, pero se puede desarrollar tolerancia.

Los antidepresivos, son usados para la ansiedad y depresión, pueden ser tomados por varias semanas para poder hacer un efecto en el organismo. Los efectos secundarios (dolores de cabeza y náuseas) estarán presentes. Y los betabloqueadores se emplean para calmar los síntomas físicos de la ansiedad.

3 consejos para superar la ansiedad social

¿Cómo curar el trastorno de ansiedad? Si bien las técnicas recomendadas anteriormente surten un gran efecto, hay que tomar en cuenta que tener la mentalidad adecuada ayudará en gran medida a superar esta situación. Por ello a continuación algunos consejos:

  • No hay espacio para la justificación: Hay que tener en claro por qué se está enfrentando a un determinado problema, por lo que si se trata de buscar excusas como “no me gusta la gente”, “soy solitario porque me gusta”, no se va a poder superar la fobia social para nada. Los miedos deben reconocerse y enfrentarse.
  • Avanzar poco a poco: Si se sufre de ansiedad social no se puede esperar que luego de una semana de tratamiento se esté en la capacidad de dar conferencias a cientos de personas. Hay que ir poco a poco, logrando objetivos simples como hablar con algún vendedor o conocer a alguien nuevo.
  • No se puede huir: Los progresos deben ser vistos desde el lado positivo del asunto, no hay que despreciar o minimizar los avances por más pequeños que sean. Si se es impuesta una tarea y no se es realizada correctamente, no hay que huir de las críticas.

La relación entre las habilidades sociales y la ansiedad y alcohol

Las habilidades sociales son parte importante del desarrollo de la persona a través de su vida. Dependiendo de qué tan avanzadas estén, la persona puede tener un círculo social amplio, agrandar su grupo de contactos laborales, etc. Pero esta también puede estar muy sujeta a la ansiedad y alcohol.

De esta manera, un individuo que sufra de ansiedad social verá en el alcohol, una salida para dejar de estar nervioso o tenso ante una reunión de trabajo, o un encuentro con los suegros por primera vez. Hay que alejarse del alcohol cuando se sufre de todo tipo de ansiedad, puesto que el “alivio” que ofrece no es más que una mera ilusión pasajera.

ARTÍCULOS RELACIONADOS