Cómo combatir el estrés y la ansiedad

¿Cómo combatir el estrés y la ansiedad?. En la actualidad, cada vez son más personas las que sufren de estrés y  ansiedad debido a su estilo de vida y forma de sobrellevar las situaciones diarias. Si bien hay quienes pueden mostrar que padecen de estas gritando, comiendo en exceso e inclusive golpeando paredes, esta forma no es la indicada para calmar los síntomas como tal.

Hay que admitir que hoy en día, es casi inevitable no sentir alguna, debido a que detonantes existen en todas partes. Desde escuchar terribles noticias en la televisión, pasando por cumplir las exigencias de un trabajo demandante, hasta las preocupaciones que son derivadas de las deudas por dinero, y otros compromisos.

Por ello, no es de extrañar que se busquen soluciones más efectivas, para poder tener una vida normal y sin interrupción de ningún tipo a causa de los imprevistos causado por el estrés. Que cabe la posibilidad de terminar derivando en complicaciones mucho más graves como lo son la depresión y los ataques de pánico.

Nociones básicas para saber  cómo combatir el estrés y la ansiedad emocional

Nociones básicas para saber  cómo combatir el estrés y la ansiedad emocional
Nociones básicas para saber  cómo combatir el estrés y la ansiedad emocional

Antes de tratar de encontrarle una solución o respuesta al problema, hay que determinar si de verdad se sufre de éste. Lo cual es posible si se conocen a fondo los síntomas de ansiedad y estrés, entre los más resaltantes se encuentran la inquietud recurrente, el no poder conciliar el sueño, y falta de concentración.

Sin embargo, quizás para saber cómo combatir el estrés y la ansiedad el modo más sencillo para iniciar con el proceso de curación es buscando ayuda, y las correctas indicaciones para seguir un tratamiento adecuado. Es importante rodearse de familiares, amigos y seres queridos para buscar apoyo, o en tal caso de terapeutas capacitados para este fin. Se puede  iniciar el proceso con algunas simples acciones.

Conozca los síntomas del estrés y ansiedad

En el conocimiento está el poder, por eso conocer las consecuencias mentales y físicas de estas son indispensables para saber cómo combatir el estrés y la ansiedad , además de superarlas dado el caso de que su presencia intervenga radicalmente en la vida de la persona. Para nuestra facilidad, dichos síntomas no son nada complicados de reconocer.

El estrés afecta lo que el individuo piensa y cómo se comporta. Los síntomas más notables son pensamientos inquietantes, problemas de sueño, exceso de sudoración, pérdida del apetito, y pérdida de concentración. Los temblores son otro de los signos.

No se pongas nervioso, ni se autolesiones

Perder el control sobre tus sentimientos cuando se está molesto, es muy fácil, porque las reales dificultades son aquellas que cuestan solventar. No hay que estar nerviosos al estar frente a una crisis de ansiedad o un episodio de estrés, por el contrario, hay que saber reconocer cuáles son tus sentimientos y expresarlos de la manera adecuada.

Por ejemplo, si se está disgustado se puede recurrir a escuchar música, o montar bicicleta. Tampoco es buena idea desquitarse con uno mismo. Un ejemplo de esto es golpear paredes o pellizcarse, o hasta llegar al punto de maltratar a otros, lo cual no está bien. Lo mejor es hablar con la gente que te rodea. Por otro lado, también puede realizar métodos de relajación para combatir la ansiedad.

Comience a ser más positivo antes los problemas

La mayoría de las crisis de estrés laboral son temporales, y no duran para siempre como es evidente. Pero para quien esté atravesando una de ellas, no parecerá así para nada. Por eso hay que ser positivos con las situaciones que toquen a su puerta. Si la ansiedad o el estrés están presentes en su vida, es tiempo de buscar una salida ya.

Hay que tratar de resolver el problema cuando la calma domine su estado de ánimo, y cuando los inconvenientes y circunstancias adversas sean percibidos como superables. Pero por sobre todas las cosas lo realmente esencial es tratar cada una de las alternativas planteadas con optimismo y con mente positiva.

Técnicas destacables para combatir la ansiedad

El estrés es reconocible por ser una sensación en donde se encuentra bajo una gran presión tanto emocional como mental, así que dicha presión no hace más que hacer sentir al individuo como incapaz de desligarse de esta. Se siente como que si importar lo que ocurra, no se es capaz de salir hacia adelante.

Todos ven al estrés de una forma diferente, y de hecho la viven por igual de distintas maneras. Puede ser causado por múltiples factores como las relaciones, el dinero y por supuesto, el trabajo. Y aunque no todas las personas reaccionen de forma similar, para una gran mayoría las siguientes técnicas son de gran ayuda.

El ejercicio, la solución definitiva al estrés

El manejo de ansiedad y estrés puede darse en circunstancias naturales y seguras con la práctica de múltiples ejercicios. Con tan solo practicar el de su preferencia por unos 30 a 45 minutos unas tres veces a la semana, es más que necesario para lograr resultados óptimos. En definitiva, el ejercicio alivia el estrés, reduce la depresión y mejora tu función cognitiva.

Algunos de los ejercicios recomendados corresponden a caminatas, natación, Yoga o senderismo. Si se desea caminar, fíjase una meta, bien puede ser una caminata de 4 a 9 kilómetros, lo importante es establecer una meta. Si se desea practicar natación, se pueden nadar unos 2 kilómetros. El Yoga y el senderismo ayudan a la relajación.

Relajación y respiración, la base de la estabilidad

Concentrarse en profundizar la respiración es una manera rápida y simple de deshacerse de la tensión. Al respirar profundamente, o poner en practica la respiración diafragmática, se está fomentando un intercambio de oxigeno completo, es decir, cambiar el oxígeno fresco por el dióxido de carbono que está saliendo.

Así, el ritmo cardiaco disminuirá, se estabilizará y por lo tanto, hasta es posible que la presión arterial se reduzca. Para hacerlo correctamente, encuentra un lugar tranquilo y cómodo para recostarse o sentarse, entonces inhala lentamente por la nariz y permite que tu abdomen se expanda, luego se exhala lentamente por la boca.

La relajación también puede ser lograda con la práctica de la atención plena. La meditación ayuda a llegar a un estado de tranquilidad perfecta. Se recomienda meditar por unos 20 minutos diarios, sentándose en un sitio tranquilo y alejando la mente de todos los problemas cotidianos, esta acción surtirá un gran efecto.

La dieta balanceada, otro indispensable

Los síntomas físicos de estrés y ansiedad pueden ser reducidos si se sigue una correcta y rica dieta balanceada. Los cuerpos bien nutridos están en mejores condiciones para lidiar con los efectos secundarios— emocionales o físicos— del estrés y la ansiedad. Esto tiene una mayor relevancia si se toma en cuenta que la ansiedad hace comer en exceso.

Una dieta balanceada puede estar compuesta por un desayuno con carbohidratos como la avena, y proteínas como el jamón, además de una buena porción de frutas y verduras. También se deben comer las tres comidas del día, sin saltar ninguna.

Además, el consumo de la cafeína y el azúcar debe ser disminuido. Algunos tés y hierbas funcionan para calmar el estrés, insomnio y ansiedad. Entre los más comunes se encuentra la manzanilla, la pasionaria, la raíz de valeriana y la lavanda.

Terapia del masaje, y el desligue de las tensiones

Es impresionante como la terapia del masaje puede aliviar una enfermedad mental. Los masajes ayudan a reducir el estrés y la ansiedad. Con ellos las tensiones emocional y física pueden desaparecer, masajeando el cuello, antebrazo y las palmas de las manos. Ya se trate de un masajista capacitado o de la misma persona que lo de.

Con respecto a los masajes dados por expertos, si bien estos pueden ser más costosos que los brindados por un amigo sin conocimiento, hay que tener en cuenta que los resultados serán mucho más persistentes y consistentes que si se emplean los primeros.

Organización del tiempo para el combate de las tensiones

Tener un horario balanceado y no atiborrado de actividades es lo ideal. Por eso hay que cuestionarnos acerca de lo que es vital y no vital dentro de nuestro esquema. Hay que dejar espacio libre, no solo para descansar sino para los eventos no planificados que puedan surgir. Por eso, se debe tener en cuenta los siguientes tips:

  • Mejorar tu horario de sueño: Sin unas buenas 7 o 9 horas de suelo, el cuerpo no funcionará correctamente, por lo que no hay que prohibirle al organismo de éste. Trata de dormir todas las noches las mismas horas de sueño.
  • Reserva espacio para el descanso: Así como se planifica el trabajo, y las salidas con amigos, también planifica aunque sea una hora a diario tiempo para descansar. La idea es ocupar este tiempo en una actividad relajante que puede ser tocar piano o solo ver la playa.
  • Aprende a decir “No”: Para organizar el tiempo como se es debido, hay que tener en cuenta que se debe conocer las diferencias entre las palabras “debes” y “deberías”. No hay lugar para un deberías hacer algo, así como tampoco lo hay para más “sí” de los planeados o verdaderamente indispensables.

Paso final: la auto examinación

Para conocer y sanar tanto la ansiedad como el estrés, es necesario examinar de dónde viene y por qué se presentaron en tu cuerpo. Hay que identificar las causas, esto puede ser más fácil con lápiz y libreta en mano. Se trata de ir más allá, quizás no estés inconforme solo con tu jefe, sino más bien estás estresado por la carrera en la que estás laborando.

Luego de reconocer y aceptar las causas del estrés sobre tu vida, y de haberte ayudado a ti mismo, aprovecha tu tiempo para ayudar a los demás con problemas similares. Debido a que una vez hallada la forma de salir de esta circunstancia, debe ser mucho más gratificante enseñarles la ruta a otros por igual.