Cómo se cura la ansiedad

Cómo se cura la ansiedad. En los trastornos de ansiedad influyen ciertos factores  que se dividen en tres grandes grupos: los factores predisposicionales (vulnerabilidad), los factores activadores (percepción del peligro), y los factores de mantenimiento (sostiene el trastorno una vez aparecido).  Hay que destacar que si bien la ansiedad no se limita a ninguno de estos factores aisladamente, es en la mezcla de todos estos que la solución a ella se presenta.

Entonces se estaría refiriendo a factores que son de tipo biológico, psicológico y social. Algunos pueden ser no modificables, ni siquiera con las terapias, y otros sí pueden ser de carácter modificable. Por ello, al preguntarnos como se cura la ansiedad la respuesta dependerá enteramente de los factores que se han mencionado. Ya sea si se mejora o persiste.

El tratamiento de la ansiedad en el contexto de las psicoterapias cognitivo-conductuales implica la eliminación o reducción del síntoma y, posteriormente, el logro de una adaptación adecuada del individuo al entorno mediante técnicas conductuales y técnicas de reestructuración cognitiva. El tratamiento para el tratamiento de la ansiedad implica la investigación y evaluación de las expectativas habituales y los patrones cognitivos y la consecuente búsqueda de patrones alternativos y más funcionales

Un test de ansiedad es necesario para saber si sufre de este trastorno

Cómo se cura la ansiedad
Un test de ansiedad es necesario que la persona conozca si sufre de este trastorno

Pero para determinar como se cura la ansiedad, es necesario que la persona conozca si sufre de este trastorno, su tipo, ya sea el trastorno ansiedad generalizada o una crisis de pánico, y como es obvio, las consecuencias y efectividad de cada uno de los tratamientos disponibles para sobrellevar la situación.

Algunas de las preguntas que el individuo debe hacerse para lograr conocer si realmente la padece y su nivel, son fáciles de responder, y con respuestas tan sencillas como las de un sí o las de un no. Algunas de estas pueden ser: ¿Se evitan las situaciones diarias porque pueden producir ansiedad?, ¿Se tiene una sensación de irrealidad o de estar separado de sí mismo?, o si se está irritable sin motivo aparente.

Otras de las preguntas están relacionadas a las reacciones físicas del cuerpo humano, que sin ser notado, son grandes indicadores de la ansiedad. Por ejemplo, algunos de los síntomas de ataque de ansiedad son aceleración del pulso, sensación de ahogo, falta de aliento, sensación de atragantamiento o malestar torácico. Además de nauseas, molestias abdominales, mareos, desmayos, tensión muscular, o dificultades para conciliar el sueño.

El hecho de sentir temor por muchas posibilidades, puede ser por igual, otro indicador de la ansiedad. Dependiendo de sus respuestas, el test ansiedad está en la posibilidad de cambiar dramáticamente. Entre los temores relacionados con esta, se encuentran, el tener miedo a perder el control, tener miedo tanto a autolesionarse como a lesionar a los demás en arrebatos, tener miedo a estar con gente o viajar en automóvil.

Inclusive, para determinar el nivel, se puede ir más allá y preguntarse si se tiene temor a morir en formas poco probables. El terror a enfrentarse contra situaciones de la vida cotidiana, es otra forma de expresión de la ansiedad, al mismo tiempo el realizar acciones repetitivas. Responder todas estas preguntas, ayudará a la persona a conocer si necesita de ayuda profesional o no.

Como se cura la ansiedad y desligarse de ella

La ansiedad es un trastorno sumamente doloroso, y cuyas secuelas pueden repercutir en la vida de quienes la atraviesan en carne propia. Por eso, no es de extrañarse que los pacientes deseen desligarse de ella con gran rapidez, sin embargo, hay que tomar en cuenta que su proceso de curación no tiene un tiempo definido, y varía dependiendo de quién se esté hablando.

Porque no todas las personas reaccionan de la misma manera a ciertas situaciones. Un caso de esto es que no todos los individuos tardan lo mismo en curarse de un resfriado. Puede que uno sea curado en unos cuantos días con la bebida de algún medicamento, mientras que puede que este procedimiento no surta el mismo efecto en otro. Todo depende de la personas y de sus condiciones.

Pero si de esto se trata, curar la ansiedad como tal sí es posible, solo que entre una crisis ansiedad y otra, hay muchas variables, y por lo tanto formas de tratarlas. La ansiedad es superable, algo que ha sido demostrado una y otra vez, no solo con estudios sino con el hecho de cada vez son más las técnicas disponibles para esta meta.

¿Cómo combatir el estrés y la ansiedad? Se debe entender primero que la ansiedad es una consecuencia, no se trata de un virus que vuela por el aire y se contrae sin más. Tener ansiedad es generado por una serie de acontecimientos previos, es producto de cargar con un desequilibrio interno y externo, tanto el cuerpo, con las emociones, neurotransmisores y hormonas están conectadas, y tienen un papel muy activo.

Y luego de entender sobre lo que implica tenerla, es necesario aceptarla. ¿Cómo se manifiesta la ansiedad? No solo con síntomas cognitivos, sino también con síntomas marcadamente físicos, por lo que dar el paso de aceptarla es uno de los más relevantes. Aceptar la ansiedad no se trata de resignarse, sino de comprender sus causas, y estar abiertos a recibir el tratamiento más adecuado para su control.

La ansiedad, es un trastorno mental que puede ser bastante severo en algunos casos y generalmente tiende a poseer dos pasos fundamentales al momento de ser tratado para lograr una mejoría y hasta su curación en la persona que lo sufre. El primer paso dependerá de que la persona reconozca su padecimiento y tenga una total disposición a recibir la ayuda necesaria y el segundo será que el profesional que preste la asesoría tenga basta experiencia para lograr los correctivos que puedan inducir al paciente a superar, de manera parcial o total, este trastorno.

La terapia cognitivo conductual es la más recomendada para el tratamiento de los ataques de ansiedad y ataques de pánico. Debido a que el empleo de medicamentos, se indica cuando la terapia no surte efecto como tal. Es vital intentar primero el poder lidiar la ansiedad con tratamiento natural.

Es por esto, que antes de pensar qué puede o no puede hacer lo principal es que se haga una serie de preguntas y tras tener las respuestas se plantee en solicitar o no asistencia de un profesional. Por ejemplo si tiene una ansiedad normal, puede recurrir a leer artículos como estos y seguir los consejos e  indicaciones que aquí se señalan.

La diferencia entre administrar y eliminar

Administrar  su ansiedad es cuando puede controlar su ansiedad en ciertas situaciones o en ciertos días. Lo “administra” los días en que se despierta sintiendo menos ansiedad de lo normal o logrando pasar el día sin ansiedad ni ataque de pánico. Sabe que la ansiedad está presente y sabe que la enfrenta a diario, pero hay veces en que es un poco más controlada que otras.

Asegurar su ansiedad es cuando ya no tiene ansiedad, y no se preocupe porque vuelva. Es cuando ha eliminado la sensación de que su ansiedad le afectaría, y si bien puede haber un día o dos en que se sienta ansioso simplemente porque a veces las personas experimentan ansiedad en la vida, de lo contrario se elimina por completo.

Plantear  muy seriamente el  compromiso

No existe una píldora mágica o una cura milagrosa que pueda detener su ansiedad de la noche a la mañana. Si no está comprometido con la eliminación de su ansiedad, nunca podrá deshacerse de ella porque es algo en lo que debe trabajar continuamente hasta que desaparezca, incluso si tiene retrocesos de vez en cuando.

Habrá algunos desafíos y decisiones difíciles, que incluyen la reducción del tiempo que pasa con los que generan ansiedad y evitan las actividades que alimentan la ansiedad. Pero esos cambios van a tener un efecto en el largo plazo. Una vez que haya demostrado la voluntad de hacer esos pasos importantes, podrá eliminar la ansiedad.

Aproveche momentos para  correr aunque sea 10 minutos

Todo el ejercicio es valioso, en mas de un articulo de esta web recomendamos mucho la natación para la ansiedad. Pero correr especialmente parece producir una cantidad saludable de neurotransmisores que apoyan el estado de ánimo. También cansa los músculos para reducir la severidad de los síntomas de ansiedad, quema la hormona del estrés cortisol y parece tener un efecto saludable de distracción en la mente.

Ahora bien, con esto no pretendemos  decir que tenga que convertirse del día a la noche  en un maratoniano profesional, pero imagine que quiere empezar seriamente a realizar algo de deporte y se apunta a natación.  Pues por ejemplo puede aprovechar la vuelta a casa para realizar  pequeños trotes. ¡Si quiere créame que puede!

Yoga

Del mismo modo, muchas personas prueban yoga en su lugar. El yoga proporciona beneficios de ejercicio similares y tiene un efecto espiritual que muchos consideran valioso. Pero más allá de eso, el yoga implica una gran cantidad de autocontrol, y ese autocontrol parece ser beneficioso para aquellos que necesitan distraer su mente de sus ansiedades.

Arte

La gente dice que el arte es útil para la ansiedad porque permite expresarse. Sin embargo, es más que probable, especialmente porque muchas personas realmente no sienten que saben cómo ser artistas. La razón por la cual el arte es beneficioso es muy similar al yoga. Se necesita una gran cantidad de enfoque y control, y para hacer arte se está ignorando al menos algo de su ansiedad.

Música

La música es una herramienta increíblemente emocional, y muchas personas se dan cuenta de lo buena que es la música para sobrellevarla. Pero no es solo música, debería ser música que realmente ponga en un estado de ánimo alegre y optimista. A muchas personas les gusta escuchar canciones románticas tristes cuando están tristes, pero los estudios han demostrado que este tipo de comportamiento en realidad no mejora el estado de ánimo.

Conozca qué y cuáles son los síntomas de la ansiedad

Como ya se ha mencionado, conocer he informase acerca de lo que se aqueja es indispensable para saber cómo se enfrenta contra el problema. Si se desconoce lo que causa la ansiedad, o sus consecuencias es imposible, realmente sanar por completo el cuerpo y sobretodo la mente. ¡Lea, investigue observe!

Solo tiene que dedicarle unos cuantos minutos al día a la investigación. Para esto puede consultar diversos libros y sitios web que hablan sobre el tema. Incluso al encontrarse leyendo este artículo ya se encuentra dando este paso. Así que va por el camino correcto. Hay que eliminar los conceptos desactualizados y aprender sobre los nuevos conceptos que se manejan.

Reinterpretar lo que es la ansiedad

Cuando se menciona la palabra ansiedad, las personas tienden a imaginar lo peor de este trastorno. Pero lo ideal no es ir de un extremo a otro extremo, sino más bien ser realistas con lo que se tiene, no magnificar el problema, sino ser objetivos. Hay que razonar si la posibilidad de que ocurra lo peor, es en serio tan grande.

No es nada anormal padecer de este mal, incluso cuando ya comprende sus efectos puede aprender a controlarla y hacerla su amiga. Recuerde que la ansiedad existe desde el inicio de los tiempos como una forma de protección del hombre. Así que en vez de sentirse mal por padecerla, puede buscar la forma de combatirla.

Practicar técnicas de relajación

Practicar técnicas de relajación
Practicar técnicas de relajación

Siguiendo la vía natural, las técnicas de relajación como lo son la muscular progresiva, ejercicios de respiración e imaginación, son de una gran ayuda para reducir la activación fisiológica, para que los músculos se suelten. De esta manera, el cuerpo y la mente entran en un estado de paz interna, lo que provoca que la ansiedad sea poco a poco superada.

Cuando una persona sienta que la ansiedad puede desencadenarse, hay que tratar de relajarse a partir de la respiración. Lo principal es comenzar a inhalar aire por la nariz y conducirlo por la parte baja del estómago, por debajo del diafragma. Así, la parte baja del estómago se inflara, permitiendo la expansión de la caja torácica. Por ello, toda la concentración se irá al recorrido del aire en el cuerpo.

Luego de esto, el aire se exhala por la boca. Dicho ejercicio, se debe realizar hasta que la ansiedad disminuya. Existen muchas más técnicas ligadas al Yoga, Pilates y al Tai Chí. Como extra, se deben reconocer las limitaciones del tiempo y de la energía, hay que aceptar que no se puede sobrecargar al cuerpo con el exceso de trabajo.

Remedios naturales

Los remedios naturales son otra manera de enfrentar este trastorno. Existen cientos de hierbas con las que se pueden efectuar ciertas infusiones para el alivio de los síntomas. Entre algunas de las infusiones para relajar el sistema se encuentran la manzanilla, valeriana, pasiflora y el bálsamo de limón. También aceites empleados para la aromaterapia como la lavanda y el lúpulo, funcionan.

Tampoco se debe consumir cafeína en exceso, ni drogas, además de mantener una dieta balanceada, y con un bajo nivel de grasas. Hay que recordar, que por igual existen ciertos alimentos con características positivas para la superación de la ansiedad, como es el caso de los pescados.

Terapia cognitivo conductual

Recurrir a un experto de la salud cuando las otras opciones naturales no funcionan, es lo ideal para tratar la ansiedad, puesto que éste será el más indicado para afrontar la situación. Muchas son las variedades en materia de psicoterapia que pueden ser empleadas como lo son las técnicas expositivas, la desensibilización sistemática o la reestructuración cognitiva.

Por otro lado, diversas pruebas han demostrado que esta terapia es bastante efectiva cuando se trata de dejar de lado la ansiedad. Si sufre de fobias que no le permiten ser feliz este es el tratamiento ideal para usted. Así que elimine las dudas y recurra a este tratamiento. Solo tiene que ir con un especialista y listo.

Tratamientos farmacológicos

Los tratamientos farmacológicos son el último recurso, sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando los síntomas son en extremo notables y no logran mejorar ni con técnicas de relajación, terapia o hasta remedios naturales como infusiones, aceites o un estilo de vida más saludable y en forma, es igual de respetable asistir a estos.

Para tratar la ansiedad se emplean dos tipos de fármacos: ansiolíticos (tranquilizantes menores) y antidepresivos, debido a que la ansiedad puede llegar a un nivel donde se desarrollan  problemas psiquiátricos como la depresión grave.

¿Qué puedo lograr siguiendo estos pasos?

  • Liberarse por fin de la ansiedad: Podrá ver resultados a medida que vaya siguiendo cada recomendación.
  • Llevar una vida feliz: Libérese de las preocupaciones y los temores y disfrute cada día como si fuera el último.
  • Tener bases sólidas por si su ansiedad regresa: Así como se va la ansiedad puede regresar, pero al menos cuando regrese usted estará preparado para combatirla.

La ansiedad puede derivarse de situación de estrés o de temor que puedan salirse de control con facilidad

En la aparición de la Ansiedad como padecimiento, crónico o no, se puede ver la presencia de distintos factores que crean en las personas las condiciones esenciales que lo transforman en paciente. En primer lugar se pueden señalar los factores de predisposición o condiciones ya existentes en el individuo y su entorno, que le hacen naturalmente vulnerable a padecer este trastorno.

Los factores activadores o detonantes se pueden colocar en el segundo grupo y son aquellos capaces de dejar una huella profunda en el psiquis de la persona cuya reacción será el miedo causado por dicho evento. En tercer lugar pero no menos importante se pueden mencionar los factores de mantenimiento del trastorno y que están conformados por las condiciones que mantienen al paciente al creer en la existencia total de esos motivos o condiciones que alimentan sus miedos.

Debido a esto la Ansiedad toma la forma de un temor infundado a esa condición que ha servido como detonante para el padecimiento del trastorno, lo que crea un cuadro clínico que varía según la intensidad del episodio y que puede clasificarse desde los más leve hasta casos verdaderamente graves, esos niveles de intensidad del trastorno es donde los especialistas entran a jugar un papel fundamental al momento de determinar con la mayor exactitud posible los elementos que lo han ocasionado y si la presencia de los mismos es continua o esporádica en el entorno del paciente.

Al lograr el diagnostico acertado en cuanto a las condiciones que producen el trastorno y las características psicológicas, biológicas y sociales del paciente se podrá determinar el tratamientos que llegue a controlar y hasta eliminar el padecimiento de forma temporal definitiva, para el especialista también resulta fundamental determinar si este trastorno pudiese llegar a ocasionar un malestar físico real o si el mismo es capaz de afectar la rutina diaria de la persona ya que en ambos casos podrían presentarse efectos secundarios indeseados e igualmente importantes de resolver para lograr reducir o eliminar el padecimiento.

Para los especialistas también resulta de suma importancia determinar si el trastorno o padecimiento esta sumado a otras enfermedades al momento de realizar el diagnostico ya que cada persona no presenta trastornos o enfermedades de forma aislada separada sino como un conjunto de todos los factores biológicos y psicológicos que conforman su realidad como ser humano.

Conclusión de este tema

Para llegar al punto de saber si la ansiedad se cura, es necesario conocer la condición de este trastorno a fondo. Más específicamente cómo éste se está desarrollando en la persona, y cómo influye en su vida, puesto que la respuesta de cada una de estas interrogantes, dará con la gran revelación de cómo se cura la ansiedad en un determinado individuo.

Basándose en esto, también hay que tener en cuenta que algunos casos de ansiedad no habitan exclusivamente en el ser humano, sino que coexisten con otros padecimientos como lo son la depresión. Por ende su naturaleza, evolución y por supuesto, respuesta a los tratamientos que son empleados, variarán.