Crisis de ansiedad

Crisis de ansiedad. Conoce los síntomas físicos

Crisis de ansiedad. También denominado como ataques de pánico, son un síntoma de un agudo estado del trastorno mental conocido como ansiedad, donde varios de los factores que identifican a esta enfermedad se intensifican al extremo, llevando al paciente en ocasiones a perder el control lógico de sus pensamientos y acciones y, en casos excepcionales, poniendo en riesgo su vida y la de los demás.

Una de las características de este estado de ansiedad  y que le hace muy difícil de manejar, es que se presentan de manera súbita, no hay modo seguro de prevenir estos ataques de ansiedad extremo y lo que es más peligroso aún es que no hay manera de saber, con total seguridad, que síntomas o reacciones presentará el paciente al momento de caer en un ataque de pánico o crisis de ansiedad.

Una crisis de ansiedad suele durar muy poco tiempo, difícilmente pasa de 10 minutos, pero tanto para la persona que la experimenta, como para sus seres cercanos, parecerán horas. Es frecuente que en medio del desesperado por el ataque, la persona trate de huir del lugar en el que se encuentra, pues la ansiedad hace que quien lo sufra sienta un desespero, un peligro latente que no es evidente para nadie, que no tiene razón lógica, y actúe en consecuencia.

Síntomas físicos de la crisis de ansiedad

Crisis de ansiedad

Crisis de ansiedad

Para todos es importante manejar, sobre todo para quienes tienen familiares o amigos que experimenten crisis de ansiedad, los síntomas de estos ataques. En ocasiones, el peligro para el mismo paciente es de vida o muerte, en superficies altas como una azotea o cerca de vías con mucho tráfico, no controlar a tiempo o no tener a alguien cerca que detecte la crisis al comentar, podría ser fatal.

Incluso para el propio paciente, es importante tratar de detectar en sí mismo estos momentos en que inicia la crisis y buscar ayuda pronto, en caso de tomar alguna medicación autorizada por un especialista, detectar estos síntomas le indicará el momento de tomar su medicación y evitar riesgos para él/ella y las personas que se encuentren a su alrededor.

En caso de que usted se encuentre cerca de un paciente con ataque de pánico y no sepa qué hacer, no dude en buscar ayuda de inmediato si identifica claramente algunos de los síntomas que mencionamos a continuación. Recuerde que su reacción y lo que pueda ayudar en el comienzo de la crisis, podría ser un asunto de vida o muerte para el paciente e incluso de protección para usted y las personas cerca del lugar.

Síntomas fisiológicos

  • Aumento de la frecuencia cardiaca: El enfermo sentirá claramente como sus palpitaciones aumentan de repente.

  • Opresión en el pecho: Producido por el comienzo de taquicardia. Puede sentirse cuando aún no hay síntomas externos del ataque, dando oportunidad de actuar a tiempo.

  • Sudoración/escalofríos: Otro de los síntomas característicos, en este caso más fácil de detectar por personas cercanas

  • Nausea o molestias en el estómago: Según sea la gravedad y el organismo del paciente, puede el pánico incluso inducir a la diarrea u otras molestias estomacales.

  • Inestabilidad o mareos: La sensación de que el mundo se está moviendo a su alrededor. El mareo indica que el problema de confusión puede ser grave, llevando al paciente a correr o tratar de huir de manera desordenada si no es atendido a tiempo.
  • Síntomas cognitivos

  • Movimientos físicos torpes: El paciente de pronto puede no sujetar siquiera su teléfono sin que se le caiga, en ocasiones no podrá mantenerse de pie siquiera.

  • Dificultad para hablar: No es raro que alguna persona en un ataque de pánico no pueda coordinar bien las palabras para pedir ayuda, el tartamudeo aparece en más de una ocasión, dependiendo de la intensidad del ataque y las características del problema en la persona.

  • Miedo al descontrol: Es como un círculo, la crisis de ansiedad hace perder el control efectivo de los movimientos, esto genera ansiedad y miedo a no poder controlarse nunca y a su vez alimenta el propio ataque.

  • Miedo a morir: Por la taquicardia e hiperventilación, la persona llega a creer que está por sufrir un ataque cardíaco inminente o que de pronto no podrá respirar y morirá. Es grave esa sensación porque puede llevar a conductas desesperadas, incluso el suicidio.
  • Medidas a tomar ante una crisis de ansiedad

    Crisis de ansiedad

    Prevención y medidas ante una crisis de ansiedad

    Conviene tener claro que estamos tratando con un trastorno mental, ello no implica que el paciente esté clínicamente grave a nivel mental pero, durante el ataque, conviene tenerlo en cuenta y no pensar en series de pasos que cuenten con una colaboración absoluta de parte de la persona, por ello, lo primero debe ser buscar ayuda profesional cercana, también conviene ubicar de inmediato a un familiar del paciente, que quizás conozca mejor su comportamiento durante estas crisis.

    De manera directa, lo mejor es cuidar la integridad de la persona durante la crisis, no conviene forzar al paciente de ninguna manera pues empeora la situación, pero si aislarle de elementos peligrosos y acompañarle en un espacio protegido, lejos de azoteas o vías de tráfico pesado donde se exponga a sí mismo y a otros a cualquier tipo de accidentes.

    Las medidas que puede tomar un acompañante o persona que coincida en el lugar y momento del ataque de pánico para calmar al paciente, no necesariamente son las mismas que tomará un especialista, siempre habrá precauciones igual para ambos, pero en líneas generales podemos contemplar algunas diferencias entre la reacción que se recomienda y permite que realice cualquier persona y las que puede cubrir un especialista.

    Cuidados y medidas del médico ante crisis de ansiedad

    Gracias a los estudios sobre esta enfermedad, un buen profesional sabe que lo primero que se hace al actuar en una crisis de ansiedad es tratar de hablar con el paciente, calmarlo mostrándole lo que sí puede controlar. Si el paciente no puede pronunciar palabra, puede preguntarle si es de esa misma ciudad, con solo hacer una seña y hacerse entender, el paciente empezará a calmarse. Son medidas básicas, establecer una línea de comunicación rompe con el descontrol que alimenta la crisis.

    Aún cuando se trate de un profesional, no puede medicarle de inmediato ya que debe conocer los antecedentes del paciente y los medicamentos que quizás ha consumido antes, por otro lado, la medida inmediata a tomar es descartar o evaluar posibles ataques de agorafobia, que es el temor intenso del paciente a que se le repitan ataques de pánico después que ha pasado por desagradables episodios por ello. Lo importante es establecer comunicación, en cuanto el paciente empieza a tratar lo que ha vivido la presión baja en su interior.

    Cuidados desde la familia o algún particular ante crisis de ansiedad

    Si no es un familiar cercano quien se encuentra cerca, es algo delicado tratar a un paciente con ataque de pánico, tendrá que ganar su confianza para comunicarse con él/ella y poder calmarlo. Un tip importante para calmar rápido al paciente es hablarle del sitio donde se encuentra, la hora, decirle datos que le introduzcan en la realidad, ya que el desespero mayor viene por la sensación de irrealidad que acompaña el punto alto en estas crisis.

    Como línea complementaria, si no se es familiar del paciente, conviene calmarle refiriéndole que algún médico le tratara (y llamar a algún médico, por supuesto), así como hacer hablar al paciente de su dirección y nombre. Cuando se es familiar directo, se supone que debe tenerse conocimiento del problema y llamar de inmediato al especialista, en caso de tener alguna medicación autorizada, dársela en el momento.

    Recomendaciones para los pacientes de ansiedad

    Es tan importante que el paciente trabaje sobre su problema como lo es la atención médica, sin que la misma persona actúe para mejorar su condición poco puede hacer profesional alguno. Será importante entonces que aquellos pacientes que presentan de manera constante crisis de ansiedad/ataques de pánico, tomen en cuenta los siguientes consejos:

    • Dedícate tiempo : Disfruta los momentos contigo mismo durante el día, regálate 5 minutos más en la ducha, 10 minutos para leer algo antes de dormir o escuchar música relajante, te ayudará mucho.
    • Planificar tiempo de ocio: Es uno de los problemas de la sociedad moderna, planificamos todas nuestras ocupaciones y se nos olvida dejar marcado en el cronograma tiempo de ocio, muy necesario para nuestra salud mental. Todos debemos tener algunos momentos de ocio en el día.
    • Actividades fuera del trabajo/universidad: Es una de las mejores terapias, empieza a estudiar un instrumento musical, un idioma, asistir a jornadas de lectura de poesía o a algún teatro cada viernes o domingo de la semana, crea una nueva rutina que sea solo para distraerte en algo que te guste, puedes ganar nuevos amigos y salir del circulo de estrés y ansiedad que tanto daño hace.

    La Ansiedad una reacción natural que debe vigilarse

    Por último, es importante recordar que el estrés, la ansiedad, el pánico, son reacciones naturales del cuerpo, solo debe controlarse y estudiar por qué una reacción natural nace de repente sin ningún elemento real que justifique ese proceso. Aún cuando la persona que atiende al paciente debe cuidar que no se lastime a sí mismo ni a otros, nunca debe hacérsele notar esa posibilidad, siempre buscar la calma y tratando el problema como algo fácil de resolver.

    El apoyo de la familia es clave, es en casa donde el paciente puede empezar a tomar medidas que le ayuden a controlar su ritmo de vida, su estado mental, relajarse un poco y contribuir así a su calidad de vida, incluso más allá del tema puntual de la crisis de ansiedad.

    ARTÍCULOS RELACIONADOS