¿Qué NO hacer ante el estado de nervios?

Estados de nervios. ¿Qué es la ansiedad nerviosa?

Estados de nervios. Cuando una persona que, a la vista de sus familiares y cercanos, es aparentemente sana, empieza a experimentar episodios de descontrol de sus pensamientos al punto de llevarle al desespero, a sentir que le siguen (paranoia), que algo saldrá mal, no como una corazonada, sino con la seguridad de que saldrá mal aún sin tener ningún elemento sólido para tal juicio, y los nervios empiezan a ganar terreno de esa manera en su persona, podemos decir que esa persona está afecta por un estado de nervios.

Al igual que muchos trastornos mentales, con el estado de nervios se da la confluencia de dos elementos que juntos son muy peligrosos para el paciente y juntos es como suelen presentarse, y son por un lado, la subestimación del estado de la persona como una enfermedad real, no es raro escuchar a alguien acusando a otro de “exagerar las cosas o querer llamar la atención” por sentirse exageradamente nervioso(a) ante un problema y por el otro la falta de tratamiento profesional, psicólogos somos todos cuando toca, pero estos problemas no lo resuelven visitas al mejora amigo(a).

Los trastornos mentales son un tema muy serio, no es casual que muchos países cada vez invierten más en los programas, sistemas e instituciones para la salud mental, no solo como tratamiento o confinamiento en el momento irreversible del problema, sino con centros de tratamiento, ayuda psicológica de cara a la prevención del mismo o de actuar sobre el problema a tiempo. Además, las recomendaciones de la OMS cada vez son más exigentes en el aspecto de la prevención y tratamientos de estas enfermedades.

¿Qué es la ansiedad nerviosa?

Estados de nervios

¿Qué NO hacer ante el estado de nervios?

Debemos recordar que los nervios y la ansiedad es en realidad un mecanismo de alarma o alerta de nuestro organismo, en muchas especies este mecanismo les ayuda a sobrevivir y para todos es una manera de estar atentos a algo importantes, es cuando se sale de control, traspasa los límites, cuando se transforma en un problema. La ansiedad nerviosa  en algunos casos tiene consecuencias graves.

Una vez que los estados de nervios se convierte en trastorno, el paciente verá como su calidad de vida y su tranquilidad nunca vuelve a la normalidad hasta buscar ayuda profesional, es uno de los principales problemas, el tabú de buscar ayuda por trastornos mentales, para no sentirse locos, hace que muchas personas dejen de recibir asistencia a tiempo y el resultado puede ser fatal. Al igual que los estados de ansiedad, los resultados son a veces impredecibles.

Unido a esto, está el problema de la retroalimentación continua del problema: el paciente no puede concentrarse en la universidad ni cumplir al 100% su trabajo, al no poder cumplir nunca lo que debe hacer en su día a día, este estado empeora y esto a su vez afecta aún más sus resultados, es un circulo vicioso que, como se aclaró antes, solo se ataca de manera efectiva con ayuda profesional.

Síntomas iniciales del estado de nervios

Los síntomas de este tipo de trastorno son en realidad muy parecidos a los de la ansiedad, el problema, la gravedad que reviste radica en que son continuos, la persona padece un estado constante de desespero, de problemas para concentrarse, de ahí  es considerado tan peligroso, una persona que sufre durante tiempo este trastorno puede terminar (y ha ocurrido) suicidándose.

Además de los síntomas bien conocidos a nivel psicológico, tenemos muchos síntomas físicos que afectan al paciente de una manera un poco más notable, como lo son la dificultad para respirar alcanzando en ocasiones la hiperventilación, temblor en los dedos o en extremidades y falta de memoria, si un familiar o alguien cercano presenta de manera continua estos síntomas, es hora de visitar a un especialista.

Medidas a tomar ante síntomas iniciales del estado de nervios

Las acciones inmediatas que se recomiendan dependen de muchos factores: antecedentes del paciente, magnitud de las crisis que haya presentado antes, edad del paciente, tratamientos en uso para controlar los estados de nervios, no hay en muchos elementos un estándar para estos problemas, pero de manera general podemos entender algunos parámetros comunes de acción, es importante evitar que se transforme en una crisis de pánico.

Se deben revisar primero los síntomas físicos, en caso de hiperventilación, descontrol de sus brazos y piernas, hay que actuar rápido y proteger la salud y bienestar físico de la persona llevándole a un lugar seguro. Otro elemento inmediato es la atención psicológica, obviamente no somos todos profesionales en el tema, pero hay muchos trucos para calmar a una persona, como preguntarle cosas sencillas, lo mejor es que se comunique, ello le calma, de inmediato conviene contactar a un familiar o, en su defecto, al médico especialista más cercano y pronto de contactar.

Prevención ante el estado de nervios

Es importante observar mucho la conducta, hacer seguimiento a una persona apenas sospechamos que podría estar pasando o ser víctima consecuente de estados de nervios, de la acción temprana puede depender la vida del paciente pero, además de ello, hay que tomar medidas de prevención que nos sirven a todos, no solo a los pacientes que ya han presentado el problema, sino a la generalidad de las personas para evitar la manifestación de estos trastornos.

Cuando un paciente ha presentado episodios, leves, sin riesgo, de pérdida de memoria bajo estrés o caídas en circunstancias que no son comunes para su manera de ser y desplazarse, solemos estar ante un caso de estados de nervios que va creciendo, tomando forma, pero aún con tiempo de detener el problema. Para estos casos lo más conveniente es hablar con la persona y convencerle de visitar un especialista.

Muchas veces la aparente calma del paciente engaña y, cuando un profesional revisa el caso, se concluye que es necesario medicar al paciente para bajar la intensidad de este estado de nervios latente. Es otro de los peligros de este estado, en más de una ocasión alguien parece tranquilo y de pronto atenta contra su vida, no siempre lo que parece es lo que es. Hay que repetirlo: en muchos casos, el estado de nervios termina en un problema mucho mas grave, hay que prevenir al máximo. La única garantía de que los problemas psicológicos no terminen en fatalidad es el tratamiento a tiempo.

¿Qué hacer como pacientes en un estado de nervios?

Es algo complicado y debemos tener claro que no existe tal cosa como una auto curación, además es constante y no un ataque de pánico o algo por el estilo, por ello lo mejor que se puede hacer cuando se siente que se está empezando a perder el control de nuestros nervios con regularidad, es solicitar ayuda y asistencia de alguien de confianza para visitar un profesional.

Pero como las cosas no siempre ocurren sin que las controlemos cuando menos en parte, siempre es probable que, ante un momento intenso de estados de nervios, podamos tomar alguna medida con algo de razonamiento lógico, para esos casos, se recomienda enfocarse en algún ejercicio o acción mental, no importa de que se trate, contar las llaves, contar el dinero que llevas en el bolsillo, cualquier esfuerzo que te lleve a concentrarse ayudará a disipar  los nervios del momento.

¿Qué NO hacer ante el estado de nervios?

Estados de nervios

¿Qué NO hacer ante el estado de nervios?

 Los trastornos mentales son un tema muy delicado, pues suelen poner a prueba nuestra capacidad de comprensión y concentración pero también saca a relucir nuestras debilidades, pudiendo empeorar si no sabemos controlar algunos problemas ante esta dolencia. Cuando un paciente  se fuma un cigarro, le está enseñando a su cerebro que es así como se controla la situación de estados de nervios, y al final se vuelve un vicio.

Pero no solo el cigarro. Cualquier actitud que pueda conducir a una dependencia en momentos intensos de  estados de nervios llevará a afianzar esa conducta como solución “natural” al problema. Eso es lo que no debemos hacer, acudir a un cigarrillo, drogas y mucho menos encerrarnos. Otras medidas son efectivas; no debemos acercarnos a vías de tren o metro, no debemos acercarnos a orillas de edificios o terrenos con gran altura, en fin, preservarnos, puesto que muchas veces el control de nuestro cuerpo y acciones se ve afectado.

Nervios y Desadaptación - Síntomas

Una de las consecuencias más lamentables a mediano plazo de los trastornos mentales es la afectación de la vida regular de las personas, empiezan a sentirse desadaptados ante su medio ambiente y condiciones normales de convivencia, por eso es importante estar atentos a estos síntomas y buscar ayuda profesional en caso de que se presenten:

  • Problemas para dormir: Cuando los estados de nervios afecta el sano descanso de la persona, está afectando su rendimiento y capacidades para el siguiente día, además de debilitar su organismo.
  • Fobia Social: Algunos pacientes empiezan a experimentar fobia incluso para salir de casa, es una señal que debe alertar a todos sus cercanos, no es sano y terminará empeorando si se aísla del mundo exterior.
  • Ataques de Pánico: Si bien no es directamente un síntoma común, al no atender el problema, se camina progresivamente hacía la posibilidad de que empiece a vivir desagradables episodios de ataques de pánico.

Causas de nerviosismo y ansiedad

Muy importante resulta entender algunas de las causas y a la vez, entender que son muchas muy similares a las causas de la ansiedad. El estrés y ansiedad es una de las causas más comunes, así empieza muchas veces y la persona no nota el “progreso” hacía el trastorno mental. Un día se siente furioso y desesperado por tener que ir a trabajar y al mes resulta que pasa todo el día quejándose e intranquilo a nivel mental.

Causas sociales también las hay muchas, el Bullying es una de ellas, los jóvenes pueden sufrir trastornos severos si no les protegemos de estas peligrosas prácticas que tanto se ven en instituciones educativas, muchas veces conducentes a la fobia social, por último, otra de las causas más comunes es haber vivido un evento traumático, algo que, aunque aparentemente se olvide y supere, queda en el subconsciente y se expresa a través de los estados de nervios e intranquilidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS