Fobia social

Fobia social como se inicia y se desarrolla

La fobia social o el trastorno de ansiedad social es uno de los trastornos más comunes, y el mismo se caracteriza por el miedo que se torna persistente a un tipo de actividad social o a varias por temor a que algún comportamiento resulte mal o embarazoso.

ARTÍCULOS DE ESTA CATEGORÍA

Introducción

Cuando una persona sufre de fobia social resultará común que eviten este tipo de eventos donde no se sienten seguros, incluso este tipo de fobia social puede llevar al individuo a sufrir de ataques de pánico, permitiendo que la persona se sienta ansiosa y presente síntomas físicos relacionados con este tipo de trastorno.

Algunos de los síntomas que se pueden presentar son los siguientes: Presentar ruborización, tener sudoración excesiva, temblor en el cuerpo, sentir palpitaciones y náusea. Adicional a esto se pueden presentar respuestas del tipo conductuales a las situaciones que son temidas, como  por ejemplo, es el caso del hablar en forma acelerada, y otro tipo de estrategias que le permitan tener un afrontamiento.

Consumo de alcohol o sustancia ilícitas para de esta forma, evitar las sensaciones de incomodidad que genera la fobia social

Fobia social

Consumo de alcohol o sustancia ilícitas para de esta forma, evitar las sensaciones de incomodidad que genera la fobia social

Es común que las personas que padezcan de este tipo de trastorno tiendan a la bebida o consumo de alcohol o sustancia ilícitas para de esta forma, evitar las sensaciones que se producen al estar expuesto a el tipo de situación que le genera incomodidad. Es altamente probable que las personas sufran de alcoholismo o presenten adicción a droga y otras sustancias.

La enfermedad puede ser tratada con terapia conductual o la ingesta de fármacos inhibidores que ayuden a la persona a controlar y disminuir los síntomas de la fobia social.

Este tipo de enfermedad se define como “Como cualquier fobia, se centra en un miedo intenso, persistente y crónico (grave para considerarse fobia) a ser juzgado, avergonzado, humillado o hacer el ridículo, que se pone de manifiesto en varios tipos de situaciones (…)” es otras palabras, es el irremediable temor de ser ridiculizado por otras personas.

Alguna de las principales situaciones en las que se puede presentar este tipo de problemas es en: Hablar en público, dictar un discurso, realizar algún tipo de exposición o defensa de un tema, una reunión social de cualquier tipo y encuentros no planificados o inesperados con personas conocidas, amigos o familiares.

La ansiedad que se presenta por este tipo de eventos es tan alta, que incluso el pensar en ellos puede causar efectos visibles de inseguridad y temor, haciendo que la persona se sienta inseguro ante otros, acechado por las personas cercanas, incluso incómodo.

La detección temprana de esta fobia es importante, pues se puede emplear el mejor método para poder ayudar a la persona según el subtipo en el que se encuentre ubicado, en este caso tenemos que “subtipo generalizado (fobia social generalizada)” o “únicas y específicas (fobia social específica), de subtipo discreto”.

La diferencia entre ambas son las situaciones en la que se presentan los síntomas; Para el Subtipo generalizado se cuentan los eventos, reuniones, fiestas, etc., para el subtipo específico se relaciona con dar discurso o incluso ir a usar el baño si hay otras personas en él. En ambas situaciones la persona puede tener un tipo de efecto colateral que podría dañarlo físicamente o psicológicamente.

Por la importancia de este trastorno es imperativo realizar una un diagnóstico temprano del mismo cotidiano. De esta forma se puede ayudar a la persona a sobrellevar de mejor las situaciones que le resultan desfavorables. Esto se puede realizar a través de sencillas pruebas que se pueden encontrar, incluso, en Internet y que sea un primer sondeo.

Como inicia y se desarrolla este trastorno

Fobia social

Fobia social

Aunque no hay una edad mínima estimada, el trastorno se suele desarrollar y presentar durante la juventud, después de pasar la etapa de la adolescencia. Que se padezca es muy común, más de lo que se piensa, y no es necesario considerar esta fobia como muy extraña.

La principal recomendación es que la misma se acepte abiertamente en público, de esta manera se da el primer paso para empezar el proceso de superación, así mismo, la persona se sentirá mejor comprendido y será capaz de aminorar la angustia que se asocia a este tipo de problemas.

Los primeros síntomas se pueden observar al inicio de la adolescencia, cuando el individuo pasa un proceso de cambios generalizados, y pueden persistir durante toda la vida adulta, si no es tratada, lo principal son las consecuencias negativas que se le asocia, puesto que al no ser capaz de estar en un ambiente lleno de personas se le dificultaría la vida laboral y afectiva.

Muchas veces, las personas más cercanas tienden a pensar que la fobia social y la timidez son la misma cosa, sin embargo la persona que se le diagnostica fobia social no es necesariamente tímida, por el contrario, puede ser realmente una persona extrovertida en otros momentos.

Los signos y síntomas a tomar en cuenta

Uno de las principales características que se pueden observar en las personas que presentan fobia social es que experimenta un temor que se considera exagerado, relacionado a ser juzgado o señalado por otra persona o grupo de personas de forma negativa. Esta es la principal característica que se presenta, y es por ellos que el individuo que lo padece evita, a toda costa, un sinfín de actividades que esté relacionado al orden social.

Fobia social

Qué es la fobia social

 Dentro del grupo de signos físicos tenemos el rubor, transpiración confusa, se pueden presentar temblores en pies y manos, la persona puede sentir palpitaciones o taquicardias, tener y sentir dificultades para respirar, experimenta la sensación de que les falta el aire, incluso se puede presentar dolor abdominal, tener sensación de vacío en el estómago, etc.

Para la mayoría de los trastornos que se le pueden diagnosticar a una persona se pueden englobar la mayoría de los síntomas físicos, sin embargo es muy importante estar atentos a estos e indicar la frecuencia con la que se presentan, no es conveniente dejar pasar y que se agrave la situación.

Ahora dentro de los síntomas cognitivos y emocionales podremos tener en consideración los siguientes, sin darle mayor o menor relevancia a cada uno; La persona puede presentar miedo o bloqueo mental, hablar tartamudeando, y toser con frecuencia, temor a ser evaluado negativamente, puede presentar pensamientos negativos, creer que es irreal, tener una creencia de que se está viendo estúpido o ridículo, etc.

Entre las que más se destacan es la evasión total de asistencia a un evento social, sentir ansiedad frente a un grupo de personas y sobre todo tener el temor de poner en manifiesto los síntomas de ansiedad.

Tratamientos recomendados

La psicoterapia siempre es recomendable para estos casos de trastorno, pues a través de estas se encuentran las herramientas que se necesitan y afrontar de la mejor forma posible, todos los problemas que esta fobia conlleva. De hecho debe ser una de los primeros recursos a los que se debe acudir para un diagnostico primaria y de calidad. Desde el siguiente enlace aconsejamos un centro de Psicoterapia que dispone de sesiones de terapia online

Aunque se puede tener una vista preliminar con un test ansiedad luego de esto se recomienda llevar los resultados a un experto que ayuda con la orientación necesaria. Aunque las causas de trastorno de ansiedad o fobias pueden estar asociados a más de un síntoma para determinar cuál es la que poseemos debemos tener la orientación correcta.

También se pueden recetar fármacos que ayuden con el tratamiento para los trastornos de ansiedad, para este caso es importante que la ingesta del mismo se realice bajo la supervisión de una persona experta, que conozca los efectos secundarios posibles y que pueda orientar al paciente en caso de presentar alguno.

Entre los tratamientos que tendríamos disponibles tenemos los antidepresivos, betabloqueantes, ansiolíticos, sin embargo y la recomendación más importante, evite consumir alcohol o alguna sustancia del tipo psicotrópica que puedan alterarle de manera desfavorable.

No se recomienda tener una cancelación repentina de estos medicamentos pues los efectos derivados serían aún más graves que los secundarios propios del medicamento. El médico le indicará la dosis correcta, e iniciará con una dosis baja que, si es necesario, irá aumentando a medida de se requiera.

Los autocuidados también son importantes, si la persona es capaz de asumir su fobia o trastorno y expresarlos a sus allegados se le hará mucho más sencillo superarlo. Como son personas con miedos tendrán la inclinación de beber, consumir, ingerir todo aquello que suprima el miedo que cusa la situación, es por ello que se debe tener en cuenta que el apoyo de las personas cercanas es importante.

Para que usted sea diagnosticado correctamente el especialista (Recomendamos Amadag  centro de referencia en fobia social) le realizará una prueba que revelarán criterios importantes a tener en consideración, no solo se deje llevar por el cuestionario realizado a través del Internet, este, como he mencionado, solo es un sondeo preliminar que le ayuda a comprender mejor el comportamiento que está teniendo y le ayuda a ubicar la mejor solución.

El orden correcto del tratamiento es que inicie con terapia psicológica, no debe auto-medicarse, evite al máximo esta práctica, en la medida en que usted evite lo que le afecta más profunda será su fobia y más difícil será poder tratarla.

Puede interesarle también Ansiedad por comer

Te Muestro los Métodos Para La Ansiedad Los Cuales Están Considerados Métodos Muy Efectivos Y De Gran Ayuda.