Acónito

Acónito para la ansiedad, características generales

Acónito. La medicina natural es una maravillosa alternativa a los tratamientos médicos comunes que muchas veces pueden acarrear fuertes afectos adversos para la salud de las personas. Uno de los tratamientos quizás menos conocidos pero beneficioso y efectivo es la terapia con acónito. ¿Has oído hablar de ella? En las próximas líneas te contamos todas las información importante.

El acónito tiene muchos usos, inicialmente buscaba tratar afecciones cardiovasculares, pero estas han sido dejadas de lado para avocarse a otras enfermedades. Las afecciones psicológicas y emocionales como la ansiedad son las que mejor responden a esta terapia, pero la piel y otras patologías inflamatorias también resultan disminuidas o mejoradas con esta planta. 

Esta es una medicina homeopática que si se utiliza con cautela y con las indicaciones correctas ayuda mucho a los enfermos. También existen otras medicinas alternativas para luchar contra la ansiedad como lo es el Argentum nitricum. Con tan solo una pequeña dosis de cualquiera de estas medicinas se pueden lograr grandes cambios en nuestro cuerpo.

Características generales del acónito

Acónito

El acónito es un tipo de planta que también es conocida con el nombre de capuchón de monje, anapelo, matalobos o napelo, dependiendo del país. Es una planta clasificada como herbácea, perenne y subarbustiva cuyo origen se sitúa en los suelos rocosos, fríos y húmedos del continente euroasiático, especialmente común en el Himalaya.

Cuenta con un único tallo que puede tener una longitud de hasta 2 metros mientras que su raíz puede llegar a medir hasta 15 centímetros. Esta última es muy particular pues tiene forma de nabo y es la que contiene mayor cantidad de aconitina. Produce flores de colores como amarillo, verdoso, azul, blanco o violáceo y sus hojas presentan un color verde muy vivo.

Se emplea desde hace varias décadas para tratar múltiples afecciones de la salud vinculadas a dolores e inflamaciones, tanto internas como externas. Su efecto es sumamente rápido, se nota su acción desde el primer minuto, y en pocos casos puede tardar hasta 45 minutos. En los casos de envenenamiento la planta puede quitarle la vida al sujeto en solo media hora.

¿De dónde proviene el acónito?

Esta planta ornamental y medicinal se localiza en abundancia en las zonas con características climáticas frías y húmedas del Himalaya o Europa del este. Sin embargo, solo está vacante para su cosecha unos pocos meses del año. Básicamente, las propiedades curativas que se obtienen de esta planta medicinal provienen de su raíz.

Antiguamente, los chinos consideraban que la raíz del acónito contenía tantas propiedades curativas que tenía la capacidad de resucitar a un muerto. Por ello, la mayor parte de sus propiedades son extraídas de su parte ella, pero son debidamente procesadas para garantizar disminuir su efecto toxico. La raíz contiene gran cantidad de aconitina, el alcaloide mortal de esta planta. 

Usos del acónito

El acónito, desde la antigüedad, fue conocido por proporcionar múltiples beneficios a la salud física y mental de las personas. Las propiedades del acónito más destacadas son sus componentes sedantes, antiinflamatorios y analgésicos por lo cual resulta ideal para curar muchas patologías ligadas a la inflamación. Algunos de los usos más destacados son: 

  • Aliviar dolores: Esta planta es un potente analgésico que se indica para aliviar diversas clases de dolores musculares y de las articulaciones. Además, resulta ser útil para mejorar el dolor de muelas.

  • Combatir la migraña: Debido a que parte de sus componentes lo hacen ser un sedante natural puede combatir de forma muy efectiva la migraña.
     
  • Combatir el reumatismo: La medicina tradicional de china recoge varios tratamientos cuyo componente base es el acónito para tratar contusiones y aliviar los síntomas del reumatismo, la hemiplejia y los dolores provenientes del nervio ciático.

  • Tratar la depresión: Registros muy antiguos indican que se empleaba muchísimo para tratar la depresión que para entonces era conocida popularmente como la “enfermedad del suicidio”. El tratamiento con esta medicina podía aliviar los síntomas nerviosos y combatir la depresión.

  • Atacar las infecciones: Se emplea mucho para tratar infecciones de los oídos y de los ojos.

  • Tratar las lesiones de la piel: Es eficaz para combatir inflamaciones y heridas de difícil cicatrización. Así como también su uso se indica para manejar quemaduras y esguinces. 

Precauciones que tomar con el acónito

Acónito

Ciertamente, el acónito es una planta sumamente delicada que debe ser aprovechada con mucha prudencia, de lo contrario, se corre el peligro de sufrir complicaciones e incluso de intoxicarse. Por tal motivo es importante acudir a un especialista que nos indique la forma correcta de tomarlo y seguir de forma correcta sus indicaciones.

La hierba en su estado natural conserva toda su toxicidad, por lo cual se debe acudir al acónito siempre y cuando haya sido procesado por la medicina homeopática. En estos casos, se somete a un proceso para diluir y dosificar sus niveles de toxicidad de modo que no sean perjudiciales al organismo. Además, con estas presentaciones es mucho más cómodo controlar las dosis y concentraciones.

La aconitina es el elemento alcaloide que puede causar el envenenamiento de las personas. Se encuentra en todas las partes que componen a la planta, pero en la raíz es mayor. Por eso no se exhorta a no tomarla ni consumirla de forma natural. Así mismo, se debe consultar con el medico la posibilidad de suplementar su tratamiento con esta planta, ya que la misma interacciona con muchas drogas.

Efectos adversos

Las complicaciones que se pueden generar son leves, siempre y cuando se ingieran las dosis estipuladas. Pero cuando se toma más de lo recomendable viene envenenamiento, el acónito veneno síntomas se presenta en dos fases. La primera es leve y aparecen signos y síntomas como dolor de abdomen, vómitos, salivación, dificultad de la respiración e incluso la muerte.

La segunda fase, la más severa se presenta con hipotermia, arritmias, espasmos de los músculos, dificultad respiratoria, asfixia y en algunos casos la muerte. El envenenamiento se produce cuando no se consume en su forma homeopática. El consumo en su forma herbal no es aconsejable pues este no se ha expuesto a un proceso de disminución de toxicidad.

Contraindicaciones y Precauciones

Aunque hay terapeutas que utilizan el acónito para tratar problemas del corazón, hay ciertas investigaciones que indican que los pacientes con afecciones cardiovasculares graves no deben empelarlo como método curativo. Esta medicina interacciona con esta clase de drogas y puede resultar toxica, e incluso en casos graves poner en riesgo la vida.

El rango terapéutico de esta medicina es muy estrecho, se debe ser cuidadoso de no sobrepasar la dosis porque resulta toxico. Los estudios han comprobado que en los humanos las dosis superiores a 4 gramos de raíz natural, 2 mg de pastillas o polvos y más de 5 mL de gotas o extracto resultan altamente dañinas para la salud.

Efectos en embarazo, lactancia y niñez

El uso de este remedio no es recomendable para mujeres embarazadas ni para aquellas que se encuentran dando lactancia materna. Esto se debe principalmente a que el organismo de la mujer en gestación suele ser muy sensible y puede reaccionar de forma negativa a este remedio, a pesar de ser natural resulta toxico para las mujeres.

Respecto a los niños, se han realizado diversos estudios sobre su uso, se demostró que el acónito puede reducir la agitación postoperatoria en los niños hasta en un 95 %. Por tal motivo, algunos médicos lo emplean con regularidad; sin embargo, es importante que para suministrarlo a un infante se debe antes consultar con el especialista. 

Interacciones medicamentosas

El remedio no debe ser consumido cuando se ha tomado alcohol pues puede llegar a ser riesgoso para la salud. Tampoco se recomienda su ingesta en pacientes que se les esté administrando medicamentos antiarrítmicos o cualquier otro que sirva para curar las enfermedades del corazón. Tales son amiodarona, betabloqueantes, IECAS, ARA II, bloqueantes de los canales de calcio, entre otros.

Se debe también evitar combinar su consumo con otro tipo de hierbas que cuenten con las mismas finalidades dado que aún no se han estudiado sus efectos y estos pueden resultar muy nocivos. Si se usan anestésicos, o diuréticos para paliar las enfermedades de base también debería evitarse la utilización de esta medicina natural.

Posología

El acónito homeopático suele tener varias presentaciones, por ejemplo, en forma de té, de pastillas, polvos extractos y gotas. Para uso externo también es probable hallarlo en cremas, ungüentos y en aceites esenciales. En las presentaciones preparadas se usa como principio activo a la aconitina en una concentración de un 1,3 %.

La regularidad de la ingesta y la dosis del uso deben ser prescritas por un especialista, de lo contrario, se corre el peligro de sufrir alguna intoxicación. Sin embargo, lo más común es que para el tratamiento del dolor se utilice entre 1 y 5 gotas de acónito diluidas en 300 mL de agua 4 veces al día. El acónito se localiza en una gran cantidad de tiendas homeópatas y naturistas. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS