Qué hacer contra la depresión

Qué hacer contra la depresión. La depresión es un diagnóstico psiquiátrico que puntualiza un trastorno del estado de ánimo del individuo, puede ser temporal o permanente. Este trastorno se identifica por ser sumamente negativo donde la persona puede llegar a perder la cabeza y a quitarse la vida. El origen de la depresión es multifactorial, es decir, que puede darse por distintas causas al mismo tiempo. En la depresión influyen factores psicosociales, genéticos y biológicos.

Este trastorno puede llegar a tener graves consecuencias sociales, laborales y personales, que van desde la incapacidad laboral, hasta el suicidio. Con respecto al área laboral, la depresión puede causar un desinterés por el mismo y la falta de productividad en las horas de trabajo. Puede considerarse que el suicidio es lo que muchos pacientes consideran como “solución” a todos los problemas y al fin del sentimiento depresivo.

Existen distintos tipos de depresión, entre las más comunes se encuentran la depresión neurótica, maníaca, Trastornos Depresivos Estacionales, psicótica, posparto, entre otras. La más común que casi todos somos propensos a padecer es la depresión neurótica, por esta razón es la que mejor se debería conocer.

La depresión neurótica.

La depresión neurótica.
La depresión neurótica

La depresión neurótica se caracteriza por ser desproporcionada consecuencia de alguna experiencia emocional negativa. No existen ideas delirantes ni alucinatorias, ya que todos los pensamientos se basan en los aspectos de la vida cotidiana real de la persona.

En la depresión neurótica predomina la pérdida de la autoestima a diferencia de la depresión de tipo psicótico que se basa primariamente en los sentimientos de culpa de la persona que la padece. A diferencia de los trastornos psicóticos o endógenos, en la depresión neurótica no hay ideas delirantes. Frecuentemente se presenta junto a un estado de ansiedad.

Este trastorno se debe a un conflicto interno que puede ser real o imaginario que se desata por un acontecimiento sorpresivo. La intensidad de la depresión de este tipo, aumenta o disminuye en función de los sucesos de la vida diaria del sujeto.

Este tipo de depresión puede superarse con facilidad, a continuación una lista de métodos para curar o controlar la depresión.

Causas específicas de la depresión neurótica.

Generalmente las causas específicas de la depresión son debidas a muchísimos factores, pero existe una característica general de la personalidad que persuade a la persona a sufrir específicamente de una depresión neurótica.

  • Sentido de extremada responsabilidad: se trata de mucha presión laboral o alguna tarea en específico que acarree mucha responsabilidad o mucho trabajo.
  • Preocupación exagerada por la organización: querer poseer el control de todo, puede generar un estrés inimaginable porque en la mayoría de los casos, no es posible controlar todo lo que nos rodea.
  • Control absoluto: necesidad por tener el control de todo lo que te rodea.
  • Miedo al fracaso.
  • Medicamentos: algunos medicamentos pueden causar algunos efectos secundarios en la salud mental de la persona gracias a la alteración bioquímica neurológica.
  • Desaprobación en la infancia: se puede desarrollar depresión a causa de la desmedida desaprobación de padres con carácter estricto. Este tipo de personas lamentablemente llegan a la adultez con una imagen errónea de sí mismos gracias a las críticas de sus padres.

Esta causa también influye mucho en la autoestima de la persona, ya que no sólo es propensa a padecer depresión neurótica sino que también puede desarrollar algún otro trastorno.

El cambio en el aspecto personal de manera negativa puede junto a un tono de voz bajo, la constante tristeza, el llanto fácil y muy espontáneo, la disminución de la concentración, las abundantes ideas pesimistas, ideas hipocondríacas y alteraciones del sueño (como lo son el insomnio), pueden significar la aparición de este trastorno.

Es importante saber identificar los síntomas depresivos, por esta razón se describen cada uno de sus síntomas:

Síntomas de depresión.

  • Se presenta ánimo o humor depresivo no habitual en la persona que es constante durante todo el día. En los casos más graves, las ideas suicidas están presentes.
  • La vitalidad habitual ya no es la misma gracias al aumento de la fatiga. Una persona con depresión simplemente no posee energías para hacer algo más que estar en casa sin hacer nada productivo.
  • Ausencia o pérdida total de interés por actividades anteriormente placenteras. Actividades que eran agradables para el individuo, ya no lo son sin alguna razón lógica.
  • Problemas físicos como los dolores de cabeza o problemas digestivos.
  • Pérdida del apetito.
  • Problemas para mantenerse concentrado, recordar o tomar una decisión.
  • El retraimiento social. Este síntoma puede ser muy visible si la persona suele ser muy social. Si antes compartía a diario con compañeros de clases o trabajo, al tener depresión el individuo pierde interés total por las relaciones sociales.
  • Y por supuesto, tristeza constante o sentimiento de culpabilidad a lo largo del día. Esto puede colaborar a que el sujeto pase a ser sedentario gran parte de las horas del día.

Combatir la depresión.

  • Tener autoestima: es lo más importante durante el proceso de “sanación”. Quererse a uno mismo es la clave para superar cualquier obstáculo en la vida, no sólo la depresión. Querer estar mejor y ser mejor es lo que te impulsa en el área laboral, social o sentimental.
  • Enfrentar los problemas: a veces es complicado lidiar con situaciones incómodas y la mejor solución para superar la depresión es enfrentarlas. Las personas que padecen enfermedad
  • Fijar metas: enumerar una serie de metas en tu vida puede ser de gran ayuda. Además de motivar, también organizan tu vida, cosa que ayuda a combatir la depresión.
  • Llevar un control del proceso: es prácticamente como una agenda que permite una mejor organización de lo que se lleva a cabo luego de establecer unas metas.
  • Retomar actividades: retomar todo lo que hacías antes de la depresión es perfecto para combatirla. Esto ayuda a normalizar y a organizar tus ideas con respecto a la vida, al igual que el propósito.
  • Expresarse: Liberar los sentimientos es la mejor arma contra la depresión. Ya sea anotándolos en un cuaderno o hablando con un amigo, el alivio será muy grande y la pesadez y la culpa pueden desaparecer.
  • Salir solo: conocerse a uno mismo es una de las cosas más importantes, ya que los sentimientos son producto de ti mismo, entonces debes saber controlar la tristeza que te desborda si tienes depresión. Salir solo a veces es mucho mejor que en grupo, ya que tienes la posibilidad de estar en silencio y pensar en ti mismo y tus problemas. También se tiene la oportunidad de buscar soluciones mediatas.
  • Todo es temporal: es primordial recordar siempre que todas las circunstancias son temporales, todo pasará y luego vendrán los buenos momentos. Por eso es bueno no angustiarse.
  • Hacer ejercicio: libera mucho el estrés y ayuda con la salud física.
  • Visitar a un psiquiatra o psicólogo: posiblemente sea beneficioso y ayude a comprender mucho mejor la situación.
  • Evitar el uso de sustancias químicas: sustancias como el alcohol, las drogas y pastillas recetadas a veces no son los mejores instrumentos para trata este tipo de depresión. Pero en caso de que sea una situación o un caso muy grave, es recomendable consultar con un médico para que posiblemente realice un diagnóstico.
  • Buena alimentación: existen gran cantidad de alimentos con propiedades antidepresivas que pueden consumirse con regularidad, además es mejor que consumir pastillas recetadas.
  • Dormir bien: el descanso es importante para la superación de la depresión, pero debe haber un equilibrio, tampoco es favorable dormir demasiado.
  • Ser realista: en caso de haber perdido a alguien importante, mantenerse centrado es la clave, la vida sigue adelante. Si es una ruptura amorosa, tomar en cuenta que se puede conseguir alguien mejor es la clave. Pero si fue una situación de tragedia, recuerda que pudo haber sido peor y que las situaciones se superar más rápido de lo que canta un gallo si mantienes una actitud positiva.
  • Controlar el pensamiento: es incorrecto creer que al pensar algo, no le hacemos daño a alguien, pero la realidad es que los pensamientos afectan nuestros propios cuerpos y con él, la salud mental.
  • Mantenerse ocupado: una mente y cuerpo ocupados no tienen tiempo para tristezas o depresión.

Existen casos de depresión donde estos métodos o soluciones no funcionan por completo, es entonces donde se debe acudir a un profesional para estudiar más a fondo el caso de la persona.

La vida luego de la depresión puede sentirse un poco extraña, dependiendo de cuánto tiempo se haya estado sumergido en esa condición, pero esto no es impedimento para un nuevo comienzo y nuevos propósitos en la vida.

Después de haber superado esta situación por completo es importante prometerse a sí mismo no caer en una situación similar. La depresión en algunos casos puede ser fatal, que algunas veces, termina en suicidios. Por haber superado esta situación es bueno sentirse un triunfador, una persona con muchas más aspiraciones y sueños en la vida.

Y por último, ser parte de un grupo de apoyo sería una gran labor para ayudar a personas en casos similares.