Métodos de relajación para la ansiedad

Métodos de relajación para la ansiedad. La ansiedad puede sacar lo peor de una persona, al ser un estado emocional inconsciente donde la inquietud y la angustia parecen ser lo único que existe en la vida de la persona que la sufre. Y de hecho, una de las características más engañosas de ella, es que muchas veces se presenta sin que el individuo sepa reconocerla o controlarla.

La capacidad de adaptación del cuerpo humano es impresionante, el modo en el que el cerebro interpreta en cuales momentos las funciones motoras deben aumentar en rapidez, nos permite afrontar las situaciones estresantes del día a día. Pero el problema está en que el exceso de responsabilidades hace de estas conductas algo recurrente.

Cuando esa ansiedad se mantiene durante un periodo de tiempo considerablemente, la tensión muscular aparecerá y esta no desaparecerá ni siquiera durante las horas del sueño. Por esto es importante conocer acerca del manejo de ansiedad, y una de las formas de hacerlo es mediante los métodos de relajación para la ansiedad.

¿Para qué sirven las técnicas de relajación para la ansiedad?

¿Para qué sirven las técnicas de relajación para la ansiedad?
¿Para qué sirven las técnicas de relajación para la ansiedad?

Cuando se trata del control de los síntomas más comunes del estrés, los consejos más escuchados se refieren a las alternativas naturales, es decir remedios naturales, o ejercicios de relajación para la ansiedad  que puedan ser practicados para lograr esta meta. Lo cual no es extraño porque la idea es sanar al cuerpo sin recurrir a tratamientos farmacológicos, de ser posible.

La ansiedad genera tensión muscular, es entonces cuando el simple hecho de relajarse se vuelve una tarea titánica. Sin embargo, si se practican con regularidad diversos ejercicios de relajación el cuerpo podrá irse aflojando poco a poco y volver a su estado normal sin mayores complicaciones.

La parte física no es la única beneficiada, sino también la mente, el más poderoso impulsor. Cuando se practican estas técnicas de relajación para la ansiedad que llenan de calma a la persona por completo, las mejorías en el bienestar general serán fácilmente perceptibles

El tiempo indicado para emplear ejercicios de relajación para la ansiedad

Es posible que para muchas personas, la superación de la ansiedad física no pueda ser posible con ejercicios de relajación. Esto debido a que la falta de tiempo o desconcentración son empleados como excusas. No obstante, cuando se trata de la salud, cualquier camino debe intentar ser recorrido para alcanzar un estado óptimo.

Lo mejor de estas técnicas de relajación para la ansiedad es que no ocupan un gran espacio de tiempo, una gran inversión de dinero o necesitan de grandes elementos para su práctica y mucho menos para que surtan el efecto deseado. E inclusive son recomendados a ser un acompañante de la terapia psicológica.

Las técnicas de relajación para la ansiedad son indicadas para quienes quieren una forma natural de desligarse de la ansiedad. Cualquier momento del día es el indicado, debido a que la gran variedad de técnicas permite que la imaginación sea la que establezca los limites. Además, su mayor ventaja es que impulsa a la autorregulación, y no tiene efectos secundarios.

Técnicas de relajación para la ansiedad como tratamiento

La idea de aplicar ejercicios de relajación para la ansiedad es la de sacar el mayor beneficio a las mecánicas que rigen el cuerpo de una forma inteligente. No hay necesidad de recurrir a fármacos, ni similares, la propia persona está en el control de sus sentimientos y sistemas.

Hay que recordar que no es necesario emplearlas justamente cuando se entra en una crisis de pánico por ejemplo, sino que más bien hay que incluirlas en las rutinas diarias, y convertirlas en un hábito. Además, es recomendable buscar el consejo de profesionales para una guía adecuada. Estas son algunas de ellas:

La clave está en el control de la respiración

El trastorno ansioso puede presentar grandes mejorías con tan solo respirar correctamente. Así es, si se tiene una adecuada, las consecuencias negativas de la ansiedad podrán ser reducidas o eliminadas. Esto ocurre porque durante las crisis las personas respiran de forma superficial.

Una muestra notable de la respiración superficial es cuando se bosteza o suspira de modo incontrolable. Y ese es el instante indicado para practicar el control de la respiración. El mismo consiste en inhalar por la nariz en lugar de por la boca, luego respirar suave y profundamente varias veces.

La idea es notar esta acción en el abdomen. Cuando se inspire el abdomen debe ensancharse, y cuando se exhale debe estrecharse. Se recomienda hacer un par de inspiraciones profundas lentas y suaves, para luego sacar el aire de manera similar.

Respiración diafragmática, una técnica más avanzada

Para colocar en práctica la respiración diafragmática se necesita de un poco más de entrenamiento y de un lugar tranquilo para que la concentración sea la máxima posible. Lo primero es colocarse en una posición cómoda, e intentar relajar los músculos.

Luego se coloca una mano en el pecho y otra en el estómago. Se toma aire lentamente por la nariz, cuando el abdomen sea lo más posible expandido, se debe retener el aire y la posición de las manos por un par de segundos. Después se suelta el aire poco a poco por la boca, la mano en el estómago tiene que sentir como éste se va hundiendo. Esto se repite varias veces.

Dejar la mente en blanco, el poder del pensamiento

En el tratamiento de trastorno de ansiedad generalizada un elemento clave para su éxito se encuentra en la mente, por ello no hay que subestimar sus efectos sobre el cuerpo. Colocar la mente en blanco es una parte esencial de las técnicas de relajación para la ansiedad. Porque sirve para alejar los pensamientos que distraen y alejan del objetivo principal.

Se logra concentrándose en el ejercicio de respiración escogido, de forma lenta, tras cada exhalación hay que contar muy despacio, así se llega hasta el número cinco. El truco está en que si algún pensamiento negativo se cruza por tu mente el contador vuelva a cero al instante. A medida que se practique ese cinco, debe ir en aumento.

Entrenamiento autógeno de Schultz, uno de los más usados

El entrenamiento autógeno de Schultz es uno de los más empleados en la actualidad en la terapia psicológica. Sus principios son bastante amplios y diversos, sin embargo, se puede iniciar intentando con él del siguiente modo: se escoge un lugar cómodo y tranquilo; se cierran los ojos y se respira profundamente.

Después, con cada expulsión de aire se repite mentalmente “estoy relajado, cada vez estoy más tranquilo”. Otra vez, mentalmente, pensar en la pierna derecha y en su calor, recitar “mi pierna derecha está relajada, cada vez más”. Y así, cuando esa zona esté relajada se repite el procedimiento con otras partes del cuerpo como los brazos, el abdomen, el cuello.

Una vez que se llega al cuello, se pasa a la cabeza. Al llegar a este punto todo el cuerpo debería estar en un estado de relajación total. Al finalizar, se respira hondo antes de abrir los ojos. La sensación que queda debe disfrutarse mientras se levanta, estiran los músculos y se activan todos los sentidos otra vez.

La efectividad de la relajación Muscular Progresiva de Jacobson

A diferencia de las otras técnicas, la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson necesita de por lo menos media hora para su realización. Al realizarse todos los días, los resultados son evidentes. En primer lugar se estira el cuerpo en un sitio cómodo.

Luego se concentra en la respiración, después en el pie derecho, hay que visualizarlo en la mente y tensarlo. Hay que apretar los dedos y provocar una tensión en él. Se repite esto con el izquierdo, y con el resto del cuerpo. Al llegar a la cabeza, es importante concentrarse en la mandíbula, las sienes y la frente, ya que son las zonas que más acumulan tensión.

Los grandes beneficios de los métodos de relajación para la ansiedad

Las ventajas tras el empleo de las técnicas de relajación para la ansiedad son notorias y efectivas a un nivel mayor de lo esperado. La mente es el órgano más poderoso del cuerpo, y mientras se le preste la atención adecuada, el resto es muy sencillo.

Si bien sus beneficios como tal, dependen en gran medida de la clase de ejercicios que se utilicen, por lo general sus pros están relacionados con el aumento de la sensación de bienestar y el aumento del control de cuerpo. A continuación otros beneficios notables:

  • Aleja los pensamientos negativos: La relajación para la ansiedad ayuda a romper el círculo vicioso que representan los pensamientos negativos. Uno de los principios de todos los ejercicios ya mencionados es la de limpiar la mente del negativismo.
  • Mejora la autoestima: La relajación también es una gran puerta para descubrirnos a nosotros mismos, y por ende considerar lo bueno que hay en el interior de cada uno. Así, la autoestima tiene un aumento notable.
  • Diversas mejoras físicas: Se reduce la tensión arterial y muscular, los niveles de cortisol en la sangre y ciertas técnicas mejoran el riego sanguíneo hacia algunos grupos musicales. Además, el sueño puede ser conciliado con más facilidad.

Métodos de relajación para la ansiedad ¿la mejor opción?

El cuerpo humano es el templo individual de cada persona, cuidarlo y mantenerlo en forma es indispensable para vivir una vida sana. La mente es un factor clave en ello, y la ansiedad una enemiga común de su tranquilidad.

Por ejemplo, si se pregunta qué hacer para controlar la ansiedad por comer, tiene que tener en cuenta que curar este mal a través de ejercicios de relajación para la ansiedad es una opción sana, natural y eficiente, con la cual se pierde muy poco al intentarla. Sus aportes son notorios y envidiables si se le compara a otras formas de tratamiento de la ansiedad disponibles.