Relato de ansiedad: Ansiedad mala compañera

Relato de ansiedad: Ansiedad mala compañera. Personalmente creo que una de las cosas que nos hacen más fuertes y nos ayudan a crecer, es ser capaces de observarnos y detectar aquello que no funciona del todo bien en nosotros. Hacer este ejercicio es realmente imprescindible para tratar de mejorar y convertirnos en una persona más capaz a la cual le resulte más sencillo alcanzar sus objetivos.

Hoy el día ha sido bastante raro. Desde que me levanté por la mañana estaba con bastante sueño a pesar de que había dormido un número de horas razonables. Me sentía cansado y un tanto disperso, con pocas ganas de hacer nada, esto es algo que no es extraño en mí pero me resulta chocante que ahora se presenten estas sensaciones cuando llevo ya un tiempo trabajando a gusto y motivado.

He tratado de sobrellevarlo de la mejor manera posible y he ido haciendo con calma algunas cosillas de trabajo. También he dedicado algo de tiempo a formarme en relación a  futuras inversiones y es ahí cuando me he dado cuenta del que esta detrás de estas emociones de desasosiego.

Ansiedad por lograr resultados. saber ser paciente es algo que se puede trabajar

Relato de ansiedad

Relato. Ansiedad mala compañera

Ya te he hablado en bastantes ocasiones de mi ansiedad por lograr resultados y de cómo en muchos de mis proyectos este fue el motivo de que abandonara y no siguiese con ellos. Esto es algo que ya había detectado como un problema ya había definido al menos en parte la estrategia para solventarlo. En gran medida lo único que proponía era simplemente tomarme las cosas con calma y poco más.

Siempre he pensado que saber ser paciente el algo que se puede trabajar y para aquellas personas que lo llevan desde que nacen o que han sabido practicarlo de manera correcta es una gran ventaja a la hora de afrontar cualquier proyecto en particular y la vida en general, pero hoy mientras reflexionaba sobre ello podía ver como esta ansiedad que me ha acompañado desde que tengo uso de razón actúa de una forma aún más impactante en mi vida.

Soy consciente de que esto que te voy a contar para muchas personas es una locura o una forma de pensar que no tiene ni pies ni cabeza, pero lo cierto es que a lo largo de mi vida son muchas las experiencias que he tenido que me llevan a tener claro que la realidad a veces funciona de una forma mucho menos ortodoxa que lo que se le presupone.

Detrás de nuestras emociones se encuentran un motor que es capaz de manifestar un mundo u otro dependiendo de cómo son estas

Más allá de la idea que da, que los pensamientos dan paso a emociones sí que estas desembocan en acciones que a su vez cosechan resultados concretos y que pone de manifiesto el enorme valor de lo que creemos y pensamos como generador de nuestra realidad.

Para mí siempre has sido más que evidente que además hay aspectos en este proceso que tienen mucho que ver con la energía y con formas de manifestación del mundo material que pueden llegar a considerarse como mágicas.

Detrás de nuestras emociones se encuentran un motor que es capaz de manifestar un mundo u otro dependiendo de cómo son estas. Cuando estoy motivado estoy feliz las cosas que me suceden suelen ser siempre muy positivas, ya no me refiero al hecho de que yo desde mi subjetividad las vea con un mayor optimismo o con unas gafas con los cristales de color de rosa.

Literalmente en estos casos las respuestas que tengo del universo son en su mayoría positivas y marcan una clara tendencia que llevan hacia la consecución de mis logros.

Por el contrario cuando estoy en una situación en la que mis emociones se ven afectadas y no me encuentro animado e incluso me encuentro preocupado o deprimido todo parece torcerse hasta puntos insospechados.

Quiero dejar claro que no es una apreciación personal sino que es algo que parece muy objetivo, te pondré un ejemplo:

Ejemplo de como afecta la ansiedad en mi vida

Resulta que llevo varios días en los que tengo pendiente de respuesta unos 30 mensajes, emails o llamadas de amigos de negocios e incluso de varias personas que me han pedido algún favor, pues ninguna de estas personas me han respondido y eso que varias de ellas fueron las que contactaron conmigo para solicitar mi atención.

Esto me deja bastante preocupado porque todos estos mensajes no son un porcentaje de todas las conversaciones que tengo abierta sino que en realidad son prácticamente el  100%

Cuando pasó por esta situación una sensación de frustración se apodera de mí y parte de ella se convierte en cabreo, pero si miro un poco más allá me doy cuenta de que este tipo de respuestas de mi universo vienen de la mano de cambios emocionales en mí que a pesar de que puedan pasar desapercibidos están ahí.

Durante los últimos días tengo la sensación de que los resultados no son los esperados para el esfuerzo que estoy haciendo y esto me afecta de alguna forma. A sentirme afectado emocionalmente me encuentro con situaciones entre otras como la de los mensajes no respondido y esto hace que mis emociones se compliquen más y más.

Todo ello pasa de una forma bastante sutil pero en el fondo sí lo observó con detenimiento es más que evidente. Así el patrón se repite una y otra vez,  me ilusiono  y todo parece ir como la seda, me esfuerzo, trato de valorar los resultados y al hacerlo veo  que no son lo que creo que deberían ser,  entonces me siento en parte desanimado y esto lleva a que las tendencias cambian y con ellos a que mi frustración crezca.

Así es como entró en una espiral que se retroalimenta y me  lleva a ver las circunstancias cada vez más negra. Si me animo se vuelve más Gris.

Terminando el relato de ansiedad: La gran terapia

Lo cierto es que me encanta escribir y reflexionar mientras lo hago, compartirlo contigo es un lujo y al mismo tiempo una gran terapia. Cuando veo a aquello que va bien y soy capaz de analizarlo, tan solo al poner el foco en ello de alguna forma ya lo estoy superando.

Hoy me doy cuenta de que son tantas las ganas que tengo de lograr alcanzar mis objetivos y la necesidad que tengo de sentir que voy por el buen camino que de forma constante estoy testando los resultados y esto siempre me lleva a la frustración, una frustración que me afecta enormemente tanto a mí como a mi vida.

Es por ello por lo que a partir de ahora y en mi camino para lograr alcanzar el crecimiento personal necesario que me permita ser lo suficientemente grande para materializar mis sueños, dejaré de estar constantemente testando los avances y tan solo me centraré en hacer aquello que he definido en mi estrategia para alcanzar mis metas. El sentarse y valorar los avances debe tener su momento pero no puede tener mayor espacio del que le corresponde