Síntomas de la ansiedad

Clasificación de los síntomas de la ansiedad

Síntomas de la ansiedad. En la actualidad la ansiedad es una de las emociones que causa más estragos en las personas. La Real Academia Española (RAE) la define como un estado de inquietud, agitación, zozobra y temor que afecta el ánimo de una persona.

ARTÍCULOS DE ESTA CATEGORÍA

Introducción

Según el Instituto Nacional de Salud Mental, la ansiedad, el pánico y los trastornos relacionados afectan a unos 19 millones de hombres y mujeres mayores de 18 años en toda Europa. Los ataques de ansiedad o pánico suelen desarrollarse en la edad adulta, pero también pueden afectar a los jóvenes, y las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de verse afectadas por el trastorno.

Las personas de linaje biológico (padre, madre, hermano o hermana) tienen más probabilidades de verse afectadas. Todos sabemos lo que significa sentirse ansioso o asustado, porque muchas personas pueden decir que han experimentado al menos un estado de ansiedad en sus vidas.  De por sí sola, los síntomas de la ansiedad no representa ningún riesgo para su salud. Sin embargo, este mecanismo se puede alterar y, como consecuencia, causar estragos en su organismo que pueden llegar a incapacitarle. 

Clasificación de los síntomas de la ansiedad

La lista de síntomas de la ansiedad es bastante extensa y va desde problemas físicos hasta alteraciones en nuestra vida social. Clasificarlos por grupo es la mejor opción para que pueda identificar de forma mucho más fácil si sufre o no de un trastorno de ansiedad. Siempre y cuando tenga en cuenta que un auto diagnostico es bueno, pero no exacto ni efectivo.

Síntomas físicos

  • Falta de aire: El cuerpo respira mayor cantidad de aire y con mayor velocidad por lo que la sangre hará que note diversas sensaciones internas por tener más oxígeno en la sangre. En otras palabras experimentará la sensación de falta de aire.

  • Taquicardia o palpitaciones: Cuando se habla de más de 100 e incluso hasta 400 latidos por minuto, nos referimos a taquicardia.  En este ritmo cardiaco irregular el corazón no puede bombear sangre de forma eficiente al cuerpo.

  • Cefaleas de tensión: Todas las personas en el mundo detestan el dolor de cabeza. Esta molestia que muchas veces se experimenta en el cuero cabelludo se debe o está asociado con tensión en dichas zonas.

  • Sudoración excesiva: Uno de los síntomas que puede generar mayor incomodidad sin duda alguna se trata de este. La hiperhidrosis o transpiración excesiva consiste en el sudor constante que se presenta de manera impredecible. Quienes padecen esta condición pueden sudar incluso en temperaturas frescas.

  • Cansancio: Incluso después de haber dormido plácidamente, su cuerpo puede llegar a sentirse cansado debido a que sus músculos han estado tensos durante mucho tiempo.

  • Sensación de calor: Este síntoma se deben a que el cuerpo está en una montaña emocional y tiende a subir la temperatura en zonas corporales vitales causando así esta sensación.

  • Escalofríos y sofocos: En raras ocasiones la temperatura del cuerpo tiende a bajar tanto que puede causar temblores, palidez, pérdida de coordinación, dilatación de las pupilas, pulso débil y hasta puede afectar nuestra capacidad de hablar.

  • Opresión en el pecho: Cuando los músculos que rodean la parte de los pulmones se tensan es común sentir opresión en el pecho. Tener más oxigeno del necesario es el causante de dicha tensión.

  • Problemas con la visión: Al estar ansiosos para tener una visión más nítida y clara de todo, las pupilas se dilatan; esto, con el fin de poder situar el motivo del peligro o encontrar la zona que nos servirá para huir. La dilatación de las pupilas genera visión borrosa e incomodidad por permitir que entre más luz en el ojo.

  • Alteraciones en la alimentación: Estas van desde comer a deshora hasta los tres grandes trastornos de la alimentación tales como:
    1. Bulimia: es esa sensación de tener hambre  descontrolada y excesiva y después de comer tanto, tiende a sentir culpabilidad y generalmente se provoca el vómito.
    2. Anorexia: Las personas tienden a tener una visión distorsionada de su cuerpo que hace que se vean muy gordas así estén delgadas en extremo.
    3. Y por último tenemos al trastorno de comer compulsivamente que es bastante parecido a la bulimia, pero en este se experimentan episodios de comer que se escapan de control.
  • Síntomas de la ansiedad

    Síntomas de la ansiedad

    Sigamos hablando de los síntomas de la ansiedad. Por otro lado también están los espasmos, molestias digestivas u otras molestias gástricas como la diarrea o estreñimiento, dolor abdominal, fatiga, incapacidad de relajarse, morder tus uñas a cada momento, dolor agudo de espalda, estar en constante movimiento, temblores, rigidez muscular, mover las piernas a cada momento, mareos y sequedad en la boca.

    Los síntomas de la ansiedad asimismo genera alteraciones en la vida sexual y en el sueño, como dificultad para conciliar o mantener el sueño; cansancio, hormigueo en las extremidades, vértigo y sensación de inestabilidad.

    Al leer esta larga lista, no piense en que debe presentar todos estos síntomas físicos para tener un trastorno de ansiedad. Para nada, solo algunos se presentan al inicio y los otros se van desarrollando e intensificando con el tiempo y todo esto está relacionado con su predisposición biológica y/o psicológica.

    Recuerde que es normal que todo el mundo pueda sentir síntomas de ansiedad en muchos momentos de su vida, pero el problema es cuando pasamos toda nuestra vida con un trastorno de ansiedad generalizada.

    Síntomas psicológicos

    • Inseguridad: ¿No confía en usted mismo o sus pensamientos? La ansiedad reduce el nivel de confianza en una persona. La misma puede experimentar vergüenza, no sentirse agradado por sus ideas propias o pensamientos. Simple y sencillamente rechazarse y esconder su verdadero yo por temor.
    • Bloqueos mentales: Quedarse en blanco, no saber qué decir, qué hacer o cómo reaccionar antes determinadas situaciones representan lo que significa quedarse en blanco y las oportunidades que puede perder alguien por experimentar este bloqueo en momentos de importancia.
    • Ganas de salir corriendo y huir: Estas ganas están muy relacionadas con la adrenalina, esta hace que el individuo sienta que puede huir o luchar contra una inminente amenaza, pero cuando la adrenalina es excesiva causa estragos en la respiración y el movimiento psicomotriz.
    • Miedo a volverse loco: Este síntoma es muy parecido a la sensación de perder el control de uno mismo y creer que se va a realizar un comportamiento totalmente inadecuado como correr, reírse excesivamente, insultar a una persona sin ninguna previa provocación, gritar y hacer daño a alguien inconscientemente.
    • Angustia intensa: El portal web Vivir sin ansiedad expone que normalmente la persona se siente más preocupada por todo lo habitual, aspectos que antes no le angustiaban ahora empiezan a hacerlo. Esto sucede porque al tener activada la zona de alarma es mucho más fácil sentirse angustiado.
    • Agobio e inquietud: Se podría definir como no disfrutar del momento presente. Una persona agobiada se siente inconforme con su vida, experimenta un sinfín de emociones que no parecen tener fin en las cuales se siente superado por las circunstancias. La inquietud se relaciona con el temor por los hechos futuros.

    También se puede experimentar incertidumbre, preocupación excesiva y constante, desasosiego, pensar que en todos lados hay un problema o un peligro del que no podemos escapar, sensación de amenaza, dudar de tus capacidades, es decir, sensación de no poder hacer o superar algo.

    Depresión, pensamientos negativos, desgana, sensación de vacío, baja autoestima, es decir, poca auto-valoración;  sospechas y pensamientos negativos sobre nuestra actuación ante los otros, sentir que no tienes control ni manejo de las situaciones, carecer de motivaciones, inseguridad, recelo y, en casos más graves, temor al suicidio, locura o muerte.

    Entre otras emociones también se puede mencionar la negatividad, y si comparamos los síntomas de la depresión con los del síntomas de ansiedad, vemos que no hay muchas diferencias entre ellos; en ambos la persona experimenta constante zozobra.

    Compartimos este articulo de interés sobre Síntomas Psicológicos ya que nos parece interesante

    Síntomas en la conducta

    Síntomas de la ansiedad

    Síntomas de conducta

    Bloqueos, estados de alerta, mal humor, verborrea, es decir, no poder parar de hablar; bloqueo afectivo, inhibición del cuerpo o paralización, agitación, insomnio, hiperactividad,  fumar, comer y/o beber en exceso; comportamiento compulsivo y/o obsesivo.

     Impulsividad, dificultad para actuar o mantenerse quieto, torpeza, llorar muy seguido sin ninguna explicación, inquietud, sumisión o tener tendencia a evitar un conflicto, aislamiento, evitar la mirada de las personas, ir de un lado a otro sin una finalidad concreta.

    Cambios expresivos y del lenguaje corporal tales como: rigidez, expresión facial de molestia, asombro, entre otros; movimientos torpes, cambios en la voz. Otros síntomas son la repetición de acciones, la agresión, tanto verbal como física.

    Evitar situaciones, objetos o lugares que nos pueden causar ansiedad, miedo o nerviosismo, mutismo, pronunciada tendencia a las adicciones como fumar, beber en exceso, consumir algún tipo de drogas o incluso hasta se puede llegar a sufrir de ciberadicción, alteraciones en el estado de ánimo y conductas repetitivas como tics nerviosos, rascarse o tocarse.

    Síntomas de la ansiedad cognitivos e intelectuales

    Dificultades para concentrarse, mente en blanco o sensación de agotamiento mental permanente; inquietud e impaciencia, nerviosismo, memorizar algo o prestar atención; pensamientos inoportunos o distorsionados, evitar a toda costa situaciones temidas, tartamudear, quedarse paralizado ante situaciones que nos hacen sentir amenazados.

     Rumiación, preocupación por el futuro, temor a que se den cuenta de nuestras dificultades, incremento o aparición de dudas, temor a  no tener el control siempre, aumento de los despistes, propensión a recordar cosas o eventos desagradables, negativas, entre otras.

    Otros síntomas de ansiedad  que pueden afectar nuestro desarrollo cognitivo humano son la sensación de que todos nos están observando y enjuiciando, el temor y la creencia de que siente que es visto como ansioso, débil, raro, loco, desquiciado o estúpido y susceptibilidad a muchas cosas, que a veces es irracional.

    En este punto, la persona no se siente capaz de ser productiva, los pensamientos inoportunos le asechan y los despistes se hacen presentes en su día a día. En estos tipos de síntomas, la mente es la que manda debido a que son nuestros pensamientos los que nos condicionan y privatizan.

    Síntomas la ansiedad en nuestra vida social

    El individuo se bloquea o se queda sin palabras cuando se trata de tener una conversación o plática, también puede presentar ensimismamiento, dificultad para expresar opiniones, emociones o sentimientos, pérdida de la confianza en sí mismo, irritabilidad, problemas a la hora de hacer valer sus derechos u opiniones, entre otras.

    La persona busca, de una u otra manera, anticipar y evitar ciertas situaciones sociales temidas y tienden a adoptar conductas de seguridad como las siguientes:

    Recurrir a que otras personas tengan condescendencia con ellos, desviar la mirada, meterse las manos en los bolsillos, tensar los músculos fuertemente con el fin de no temblar, no comer ciertas comidas en público por miedo a hacer el ridículo, dejar de escribir cuando alguien se acerca, caminar auto-observando y vigilando cada paso que da y ensayar cuidadosamente lo que va a decir, incluso cuando está hablando.

    Otras reacciones de la ansiedad frente a la sociedad pueden ser:

    Tomar alcohol para desinhibirse, manipular un objeto con la mano para drenar la ansiedad, dar la razón en todo para evitar discusiones, no saludar e ignorar a los demás, usar ropas gigantescas para que no se note la sudoración, previamente preparar excusas para justificar comportamientos y caminar encorvado como agachando la cabeza.

    En ocasiones las personas que le rodean y que se preocupan por usted suelen decirte que últimamente te ven estresado o tenso, o que vas nervioso y atareado. Otros incluso le ofrecen ayuda y consejos para el estrés, cuando realmente lo que tiene se asemeja pero no es igual al estrés.

    “La ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida”

    En resumen y para explicar todos los síntomas de la ansiedad, una persona ansiosa se preocupa demasiado, tiene problemas de sueño, miedos irracionales, tensiones musculares, indigestión, miedo escénico, fobia social, ataques de pánico, comportamientos compulsivos y estos, generalmente, se presentan cuando la alteración emocional es continua e intensa.

    Si sufre de estos síntomas de la ansiedad es hora de que trate de tomar las riendas de su vida y aplicar cambios en la misma, por ejemplo, ir al psicólogo o a un especialista puede ser un buen inicio para contrarrestar a la ansiedad y que pueda vivir plácidamente sin que nada de esto le perturbe.

    Recuerde que en este sitio web tiene una mano amiga que espera ser una guía en medio del camino. Usted puede confiar en nuestra información y consejos para que con la ayuda de familiares y amigos haga a un lado la ansiedad y empiece a disfrutar su vida.

    Te Muestro los Métodos Para La Ansiedad Los Cuales Están Considerados Métodos Muy Efectivos Y De Gran Ayuda.