Ataques de ansiedad

Los ataques de estrés y sus consecuencias

Ataques de estrés. Entre muchos de los síntomas de la ansiedad que existen, uno de los mas comunes son los  Ataques de estrés. Los trastornos mentales son un asunto muy serio y delicado para la salud de las personas, tanto, que la Organización Mundial de la Salud ha desarrollado un Plan de Acción donde cubre estudios, hace recomendaciones a los gobiernos para que trabajen en medidas de precaución, detección temprana y atención inmediata a estos problemas desde los primeros síntomas. El estrés podría ser uno de esos síntomas e incluso si no lo fuese, al no tratarse a tiempo las causas del estrés, terminar convirtiéndose en un problema mayor.

Uno de los principales problemas con el estrés, como ocurre con otros tantos problemas de salud de las personas, es que suele ser subestimado, así, mucha gente  se acostumbra a que es normal ir en el coche pegando gritos y dándole a la corneta con toda su fuerza mientras el tráfico avanza lentamente, repitiendo el mismo ritual día tras día aunque la lógica indique que no se gane con ese descontrol diario. El estado de ansiedad nerviosa de una persona durante un ataque de estrés jamás debe subestimarse.

Por supuesto, atender problemas con el estrés pasa por conocer de manera más completa las razones que le causan, tanto directas de la persona como si interfiere algún problema externo, saber sus síntomas, conocer de tratamientos y terapias, como todo problema de salud, debe tratarse con profesionales y tener fuerza de voluntad para superar el problema. El estrés puede ser algo de todos los días para una persona pero nunca, bajo ninguna circunstancia, ello debe llevarle a pensar que es algo “normal”. Los riesgos de que la situación culmine en un ataque de estrés son muy graves.

ataques de estrés y ansiedad

Ataques de estrés

Ataques de ansiedad

Al ser uno común desencadenante de la otra, es fácil relacionar o confundir los síntomas, pero la verdad es que el estrés y la ansiedad tienen sus características particulares a pesar de ser ambos trastornos mentales y ello inicia desde los síntomas iniciales. Si bien algunos son similares, en otros tantos se diferencia, con lo que será de mucha valía a la hora de recibir ayuda médica que se le pueda explicar al profesional de la salud con exactitud que síntomas tiene el paciente para un diagnóstico exacto.

El lenguaje con que se maneja el tema también es, en buena parte, causante de este problema de confusión entre el estrés y la ansiedad. La costumbre, el repetir lo que escuchamos, hace que día tras día conozcamos personas que en momentos de estrés juren que ya están sufriendo de ansiedad e incluso, según la persona quiera utilizarlo, de inmediato se victimice como víctima de ansiedad y depresión, cuando son cosas muy distintas.

Por esta razón, hemos considerado valioso hacer algunas diferencias, marcas las pautas, por básicas que puedan parecer, que te permitan identificar cuáles son síntomas de estrés y cuáles de ansiedad, como siempre, hay algunos puntos que son determinantes y te ayudan a diferenciar de manera directa. Conocer esta diferencia es clave para entender la mejor manera de atacar el problema y así evitar que la situación avance hacía peligrosos ataques de estrés.

Síntomas de ataques de Estrés

Es importante entender la diferencia clave, por ejemplo la inquietud y el nerviosismo que ataca a una persona por causa del estrés es normalmente en un momento determinado, de manera puntual, la persona NO vive con nervios constantes, ni sufre de paranoia, alguien que manifieste que tiene días nervioso(a), no está pasando por un problema de estrés, necesario recalcarlo. El estrés laboral es una muestra de esto.

El estrés se manifiesta ante situaciones determinadas y puntuales. Recordemos que será clave determinar la diferencia, porque los ataques de estrés obedecen a situaciones de estrés que empeoran o no se tratan, por ello conocer los síntomas correctos es primordial. Algunas personas sienten estrés justo antes de entrar al trabajo, otros en la autopista camino al mismo, siempre es un momento específico.

Síntomas de Ansiedad

Al contrario del caso de los ataques estrés, con la ansiedad, la inquietud y el nerviosismo se apoderan de la persona en cualquier momento del día, no obedece a un horario o lugar específico, si hoy por vez primero te has sentido inquieto y extremadamente nervioso antes de entrar al banco, mañana te afectan los mismos síntomas al salir de casa y luego al siguiente día antes de dormir, es difícil que se trate de estrés.

La irregularidad es algo que caracteriza a la ansiedad, como problema no tiene un punto clave de aparición. Puede presentarse lo mismo en la mañana, tarde o noche y de igual manera al momento de presentar el examen o mientras te das un baño. Incluso, aunque las terapias de relajación es uno de los elementos más recomendados para la ansiedad, incluso en la misma terapia podrías pasar por ataques de ansiedad. Por ello la ansiedad suele llevar al fracaso escolar, hasta tanto no se atienda, la acumulación del problema afectará más elementos de la vida del paciente.

El círculo vicioso del estrés

Ataques de estrés

Consecuencias físicas de un ataque de estrés

Cuando hablamos de estrés acumulado, no nos referimos a que en todo momento del día, la persona va sufriendo por estrés y ello se acumula y acumula, no funciona así, arriba quedó claro que el estrés no se presenta normalmente de manera irregular sino ante situaciones particulares, sin embargo, al no tratarlo nunca, puede ir sumando momentos del día para empezar a crear nuevos patrones y aumentar el peligro de un ataque de estrés. Los síntomas del estrés se van sumando a más momentos en la vida de la persona de manera regular.

Decimos que se trata de un círculo vicioso por cuanto, la persona que está estresada al salir del trabajo, por ejemplo, suele llegar a su casa con mala cara, algo alterado y poco dispuesto a compartir en familia un rato, cenar juntos, relajarse… ello causa que la familia también se resienta, su pareja podría comentarle algo al respecto y ese estrés que normalmente desaparecía al rato de llegar a casa, cenar y dormir podría volverse cada vez más intenso.

Los ataques de estrés muchas veces se presentan en estos momentos y, aunque siempre tienen tratamientos de varios tipos, cuando el estrés afecta e involucra de manera directa a la familia es un poco más difícil de tratar porque se supone que justo la familia es el primer elemento que debe ver y trabajar con el paciente para ayudarle a recuperar su calidad de vida normal.

Consecuencias físicas de un ataque de estrés

En realidad, las consecuencias físicas de un ataque de estrés dependerán de muchos factores que pueden variar de un paciente a otro, de una circunstancia a otra. Por ejemplo, la consecuencia común del estrés ante pruebas físicas es un agotamiento fuera de lo normal, el cansancio se apoderará de la persona mucho antes incluso de empezar la prueba. Recordemos que el estrés es mental, de ahí que requiera atención psicológica, pero se presenta muy fuertemente en el plano físico.

Otras consecuencias físicas relativamente comunes del ataque de estrés son las molestias estomacales, para algunas personas, el estrés implica casi directamente la necesidad de ir a un baño. Del mismo modo, a otros el ataque de estrés de inmediato se les hace sentir en la columna, con sendos dolores de espalda que incluso llevan a cometer un común error de tratar el problema físico descuidando la esencia de todo ello: Los ataques de estrés.

Consecuencias psicológicas de un ataque de estrés

Como ya hemos dicho antes, algunas consecuencias del estrés son parecidas a las de la ansiedad, en el caso de los ataques de estrés, una consecuencia común son los cambios de humor que experimenta el paciente, tanto así que muchas veces personas allegadas le dirán no reconocerle. En realidad, los ataques de estrés pueden llevar a una persona a transformarse en otra durante dichos ataques.

Otra consecuencia, lamentable, de los ataques de estrés, es la creación de dependencia de sustancias varias para superarlo, la psique funciona de manera increíblemente eficiente, si enseñamos a nuestro cerebro que durante un ataque de estrés un cigarrillo nos calma, ya luego tendremos que obligatoriamente tener un cigarro o nada nos calmará en pleno ataque, es un problema psicológico que pasa al plano real al crear dicha dependencia. La ansiedad por estrés es otra consecuencia muy común.

Medidas a tomar ante un ataque de estrés

En realidad son muchas las medidas que se pueden recomendar para una persona que, acompañando a un paciente, le toca estar presente en el momento que un ataque de estrés le afecta, del mismo modo, algunas medidas aplican de manera directa para que el paciente intente controlar el ataque, hemos seleccionado las que consideramos más valiosas para que sepas que hacer en esos momentos que suelen tomarnos desprevenidos:

  • Atender síntomas físicos como hiperventilación o diarrea: Demás está decirlo, pero obviamente que lo primero es asegurarnos de que lo que físicamente nos trae problemas impostergables, sea resuelto, lo mismo por parte del mismo paciente, como del acompañante que deberá saber como preguntar o llegar a lo más necesario de cubrir en la sintomatología física del ataque de estrés.
  • Hablar con la persona: Lo que en caso de tratarse del paciente mismo se invierte en tratar de conversar, de coordinar ideas, de desarrollar sus habilidades más básicas de manera correcta, es una manera de decirle al cerebro: “tengo el control, puedo hacer lo que me proponga y no estoy sucumbiendo a un ataque”. Nuevamente, el cerebro entiende muy bien esos mensajes.
  • Evitar el consumo de calmantes que conduzcan al vicio: Si es un familiar quien pasa por un ataque de estrés será muy importante evitar que fume un cigarrillo para poder calmarse o tenga que consumir alcohol u otra sustancia, quizás no se pueda hacer de golpe, pero gradualmente ello implicará una clara mejoría para el paciente al acostumbrarse a enfrentar el problema sin recurrir a sustancias inconvenientes a su salud.

Síntomas más comunes del estrés

Para ir finalizando con el tema sobre los ataques de estrés  diremos que diariamente podemos cuidar y prevenir problemas de nuestra salud si estamos atentos, en el caso del estrés, el peligro latente es como en el cuento de la rana que, al meterla en agua caliente, salta de inmediato y se salva, pero si se le coloca en agua a temperatura normal y luego se le empieza a calentar, morirá, no definirá un momento claro en que su organismo le indique que debe saltar.

Así ocurre con el estrés. El olvidar las cosas, alterarse cuando una persona te pregunta cualquier asunto de la casa, molestarte por tener que levantarte a trabajar, aún sabiendo que son cosas normales del día a día, son síntomas comunes del estrés, no debemos permitir que se acumule y que, como la rana, solo atendamos un asunto tan delicado cuando ya tengamos el agua al cuello, nuestra calidad de vida va comprometida en prevenir y atender a tiempo estos síntomas, poniendo especial énfasis en el apoyo psicológico, es la clave para una curación real.

ARTÍCULOS RELACIONADOS