Ataques de panico

Ataques De Pánico y sus características

Ataques de pánico. Antes de adentrarse a lo que conlleva tener un ataque de pánico es importante saber ¿qué es? Y se puede definir como una reacción súbita que se caracteriza por ser temporal y aislada de un miedo intenso, o un gran temor o profundo malestar, la duración del mismo puede ser variable; así como puede durar minutos se puede extender a horas, sin embargo, se indica que el momento de mayor o máxima intensidad es a los diez minutos.

Un ataque se puede desencadenar por un hecho en concreto a una situación donde la persona no sabe cómo salir de la misma y solventar y encontrar una solución razonable, en esto casos la persona padece de desesperación.

Cuando se sufre de ataques de pánico la reacción es de terror para la persona, muchas veces no se es evidente de donde o que es lo que lo genera. Cuando ocurren estos ataques es común que se puedan visualizar síntomas exteriores o físicos que se vuelven intensos; entre estos tenemos la taquicardia, presentan dificultad para respirar, también la hiperventilación pulmonar, sin dejar por fuera los temblores o mareos.

Los ataques de pánico también se les conocen como crisis de angustia, y cuando se presentan están acompañados por un nivel alto de ansiedad y excitación fisiológica sin contener una causa que se pueda notar, o causa aparente. Son episodios que se presentan abruptamente y rara vez se puede tener claro que es lo que lo inicia, desencadena.

Su principal característica es que su duración no es prolongada, como puede pasar con la ansiedad generalizada, aunque el episodio puede durar horas no se extiende a lo largo del tiempo, sin embargo, la persona lo percibe como muy prolongado. La sensación de muerte inminente es uno de las principales sensaciones y de la misma se deriva una necesidad de urgencia e imperativa de escapar del lugar donde se encuentra o la situación en la que se teme estar.

Para las personas que experimentan un ataque de pánico les resulta terrible, se vuelve incómoda y la intensidad es notable, cuando la persona se siente que está en medio de una situación que puede provocarle un ataque puede tender a limitar su conducta para no activar los factores detonantes de la misma.

Cuando una persona se limita a si misma se restringe de muchas actividades que podrían considerarse de la vida cotidiana, todo esto por miedo a desencadenar un ataque que no pueda controlar, se vuelven personas introvertidas y limitadas en actitudes.

Dentro de los factores que podrían llegar a afectar se incluye la hora del sueño, si la persona tiene un ataque de pánico mientras duerme esto podría afectarlo negativamente, pues evitará dormir y de esta forma sufrir nuevamente de la sensación tan desagradable.

Según el “Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (MDETM)” y “la clasificación internacional de enfermedades” la edad de inicio del trastorno está vinculado entre los doce y los veinticinco años, además indican que no solo los factores externes pueden volverse los causantes del mismo sino también factores emociones que se vincular al proceso de desarrollo de la vida emocional.

Características para un diagnóstico de ataques de pánico

Ataques de panico

Ataques de panico

Para poder diagnosticar los ataques de pánico y otros trastornos mentales se han definido, por parte de la “Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA)” a través de la cuarta edición del libro “Manual diagnóstico y estadístico de trastorno mentales” una serie de criterios necesario a considerar; entre ellos podemos encontrar:

  • “Palpitaciones, sacudidas del corazón o elevación de la frecuencia cardíaca”
  • “Sudoración”
  • “Temblores o sacudidas”
  • “Sensación de ahogo o falta de aliento”
  • “Sensación de atragantarse”
  • “Opresión o malestar torácico”
  • “Náuseas o molestias abdominales”
  • “Inestabilidad, mareo o desmayo”
  • “Miedo a perder el control”
  • “Miedo a morir”
  • “Parestesias (sensación de entumecimiento u hormigueo)”
  • “Escalofríos o sofocaciones”

A pesar de esto, los ataques de pánico no están dentro de lo que se considera como una enfermedad que se diagnostique sino más bien es un síntoma.

El trastorno de pánico

Cuando hablamos del trastorno de pánico, es importante saber que este es un nombre que se asocia a un trastorno emocional que consiste, o está relacionado, en la aparición repetitiva y de forma persistente de ataques de pánico, de la misma forma de la ansiedad persistente asociado a la posibilidad de sufrir nuevamente un ataque de pánico, la persona experimenta ataques de pánico que llevan consigo ataques de ansiedad por la posibilidad de volver a experimentar pánico.

Cuando una persona sufre ataque de pánico, un ejemplo mientras van manejado un automóvil, van compras en un lugar donde hay muchas personas o se encuentra un ascensor, pueden crearse miedos irracionales que pasan a ser llamadas fobia, relacionados con esas situaciones, y a cambio comenzará a tratar de evitarlas.

Con el tiempo, la necesidad de evitar esas situaciones y el grado de la ansiedad por miedo a otro ataque puede llegar al punto en que el individuo que sufre trastorno causado por pánico pueda provocar que no va a volver a manejar un vehículo, hasta el punto de no volver a salir fuera de su hogar.

Es de esta forma como el ataque de pánico puede tener un grave impacto en la vida diaria de un individuo; tanto como cualquier otra enfermedad seria, a menos que la persona reciba tratamiento efectivo. Estos ataques pueden presentarse en cualquier momento o lugar sin previo aviso.

Controlar los ataques de pánico

Ataques de pánico

Controlar los ataques de pánico

Antes de que los ataques de pánico se vuelvan un trastorno es importante saber identificarlos y aprender a controlarlos, de esta manera seremos capaces de sobrellevar una vida tranquila, evitando en el futuro temprano padecer de esta trastorno. Es por esto que se pueden realizar cuatro sencillos pasos para superar un ataque y de es aquí donde te explicaremos cuales son y cómo llevarlos en marcha.

Primero hay que relajarse, se pueden realizar ejercicios de respiraciones lentas, que sean profundas y no se entrecorten, completas. Recuerde siempre que es sólo un ataque de pánico pero que no se encuentra en verdadero peligro que amerite dicha reacción.

Realice este ejercicio de respiración hasta que pueda sentirte seguro, respire profundamente y suelte de forma lenta, si es necesario detenerse y realizar este ejercicio debe hacerlo.

Segundo y muy importante detenga los pensamientos negativos, debe dejarle claro a su cerebro que no debe seguir generando este tipo de contenidos, puede gritar “¡ALTO!” para interrumpir la línea de ideas negativas y dejar en claro que es suficiente.

No se deje influenciar por circunstancia que, probablemente, n vuelvan a ocurrir, repetir frases o contenido que aceleren y aumenten las posibilidades de tener un ataque de pánico sería el peor de los actos consientes que puede usted mismo causar.

La tercera parte es en contraste con la segunda lo contrario, permita que su cerebro repita y reviva situaciones agradables y positivas, dígalas en voz alta, que usted se pueda escuchar y de esta manera interiorizar.

Es importante que usted sea capaz de interrumpir una serie de ataques que su cerebro echa en su contra, además de detenerlo debe demostrarle que está equivocado y que usted puede salir ileso de un ataque y controlarlo.

Por último, debe ser capaz de asumir los sentimientos, emociones, pues es muy importante. Aprende a identificar que emoción es la que está sintiendo puede ser de mucha ayuda para encontrar la razón de este sentimiento.

Una vez que encuentres una razón para sentir dicha emoción se puede tratar despejando la idea de que si es real el peligro o solo es resultado de la exageración que ha venido sufriendo por mucho tiempo.

Cuando usted es capaz de identificar qué es lo que genera el sentimiento o malestar para producir un ataque de pánico puede entonces tomar las medidas necesarias para tener las señales de alerta encendidas sin que esto implique dejar de realizar una tarea.

Cuando ya la persona es capaz de asumir cuales cosas son los que activan las señales de alertas relacionados con los ataques de pánico es menos probable que esto suceda y que la persona pueda actuar adecuadamente ante un problema, con la idea de poder seguir adelante estando seguro que el peligro que se dibuja en su cabeza es sólo producto de la imaginación.

Recomendaciones finales

Lo más importante a tener en consideración es que los desarrollos de estos ataques de pánico no avancen hasta un trastorno, pues una vez que se vuelve crónico es mucho más difícil de superar, aunque no quiere decir que sea imposible.

Detectar las señales tiempo le ayudarán a tener en cuenta, mucho más, los factores que desencadenan el comportamiento principal y las actitudes secundarías, es muy importante que si usted detecta que sus ataques de pánico se vuelven frecuentes pedir ayuda a un psicólogo o psiquiatra sería conveniente.

No puede dejar pasar si este estado se repite más de dos veces consecutivas, evite la sobre estimulación con cafeína, el consumo de sustancias ilícitas, cualquier tipo de droga que pueda excitar al sistema nervioso desfavorablemente, no es recomendable.

Hágase consciente de lo que siente y relaciónelo con algo real y acuda a la ayuda que mejor se le relacione, bien sea medicina en general o por un mal específico.

Cuando sienta síntomas de crisis de pánico realice los cuatro pasos para controlarlo y así pueda seguir adelante con las actividades que se espera realizar. Todos los síntomas de ansiedad  pueden conducirte a sufrir de un ataque de pánico.

Recomendamos el libro de Ester Solis venciendo tu ansiedad En este libro encontrara los pasos más importantes para lograr vencer la ansiedad y controlar los ataques de pánico.

ARTÍCULOS RELACIONADOS