Test de Ansiedad

Test de ansiedad

Test de ansiedad. En la actualidad estar con ansiedad puede ser un estado considerado como “normal”, y la mayoría de las veces se asume como una parte de la cotidianidad, de tal manera que pasamos por alto todo los síntomas que esto genera en el día a día, haciendo posible cambios notables, en otras situaciones, que en esta no se ponen en relevancia por dejar pasar la posibilidad de que sea un comportamiento fuera de lo natural.

El test de ansiedad te ayuda a poder ver en qué nivel te encuentras, y de esta forma poder determinar que tanta ayuda requieres y que tipo de ayuda necesitas, aunque con terapia puedes mejorarlo y aprender a identificarlo lo ideal es que seas capaz de evitarlo y saber canalizar los síntomas de forma correcta.

Aunque existe variedad de diseños y estructuras para realizar esta prueba, en internet, no se debe tomar nunca como un diagnóstico definitivo, puesto que ante un ataque no sabríamos que hacer contra la ansiedad por no poseer las herramientas necesarias. Y es que es muy importante determinar lo que nos afecta y en qué medida nos perturba.

Muchos de los síntomas se pueden diagnosticar con una sencilla prueba, realizando preguntas claves que puedan, luego, ayudar al psicólogo determinar la mejor forma de orientación al paciente.

Lo primero que debemos conocer son nuestros síntomas, al reconocerlos podemos entender nuestro comportamientos, aunque realizar la prueba liberaría muchas dudas y aclararía otras, es recomendable realizarla para determinar qué es lo que realmente está afectando nuestro estilo de vida de forma desfavorecedora.

Ahora expondré diez preguntas relevantes, que te ayuden a determinar, en una medida muy parcial, tu nivel de ansiedad y de esta forma ver si puede ser contralada por ti mismo o necesitarías ayuda de un tercero.

Test de Ansiedad
Test de Ansiedad

 

Sondeo general

Recuerda que lo que a continuación es una muestra general de lo que es un test de ansiedad

  • “¿Has estado ansioso/a o preocupado/a por muchas cosas en la mayoría de los días?” Si tu respuesta es, ciertamente, “afirmativa” es momento de ponerle lupa a lo que haces y como se hace. Trata de no confundirte entre un problema menor que sabes cómo resolver a aquel que te mantiene en tensión constante y no sabes como manejarlo.
  • “¿Has permanecido inquieto/a?” Aunque te describas a ti mismo una extrovertida no está asociado a esta característica este comportamiento, muchas veces la intranquilidad está ligado a todo aquello que te preocupa, puede ser el trabajo, el hogar, los estudios, familiares, padres, hijos, una diversidad de situaciones de la vida cotidiana que dejan de ser sencillos y que consumen energía de forma negativa.
  • “¿Se te seca la boca con frecuencia?” Este es una de las principales valoraciones que se deben tomar en cuenta, siempre es importante tener muy presente el comportamiento del cuerpo, el habla a través de síntomas físicos que pasamos por alto, la mayoría del tiempo, es momento de prender el bombillo de alerta en caso de que esto suceda.
  • “¿Sientes que tienes muy poco apetito? ¿Sientes que comes mucho para calmar los nervios?” Parece ser la misma pregunta realizada en formas distintas, y es que puedes presentar ambos síntomas, puedes dejar de sentir apetito en general pero por el contrario chucheas o ingieres golosinas, de forma constante, entre comidas. No se puede pasar por alto.
  • “¿Te cuesta tomar decisiones?” Si es un comportamiento frecuente la recomendación es que consultes con una persona que te ayude a determinar tus temores al cambio, la baja autoestima tiende a jugar un papel importante en la valoración de tus opiniones para dar el paso que favorece a un cambio.
  • “¿Has tartamudeado, cuando normalmente no te ocurría?” Si la fluidez al hablar es tu principal distintivo es hora de encender la señal de alerta, pues no es normal un cambio tan drástico y significativo, y que sin duda llegaría afectar tu rendimiento en muchos aspectos de la vida cotidiana.
  • “¿Crees que no sirves para nada? ¿Has pensado que tienes mala suerte? ¿Crees que no sirves para nada?” para este, y todos los pasos, principalmente es recomendable tener orientación psicológica, la autoestima y autovaloración forman un papel importante en el desarrollo del individua y tener pensamientos negativos, sobre sí mismo, no ayudan a salir de un estado donde el infortunado eres tú mismo.
  • “¿Te acuerdas más de lo negativo que de lo positivo? ¿Crees que es inútil intentar cualquier cambio?” Si participas en uno de estos auto-test y piensas que te preguntan siempre lo mismo para obtener un resultado desfavorecedor piensa que las respuestas las valoras tú, puede que tengas miedo a los cambios pero no por eso los consideras como inútiles, y que pensar en lo negativo no te vuelve, siempre, una persona con mala suerte. En este punto se busca puntualizar si sabes diferenciar unas cosas de otras.
  • “¿Has sentido con frecuencia (dos o más veces a la semana) una opresión en el pecho, temblores o tensión emocional que acarrearan una sensación de angustia?” Esta es una pregunta a la que debes detenerte y reflexionar, de esta manera puedes pensar lo más claro posible, y ver si este síntoma lo asociaste a una situación en específico para dejarlo pasar o si por el contrario trataste de ignorarlo sólo para fingir estar bien.
  • “¿Has consumido con frecuencia (dos o más veces a la semana) algún ansiolítico (sedantes, “calmantes para los nervios” o hipnóticos) para calmar alguno de los síntomas o situaciones anteriores? ¿Has consumido con frecuencia (dos o más veces a la semana) algún antidepresivo para calmar alguno de los síntomas o situaciones anteriores?” Si consumes algún tipo de medicamento que te ayude a controlar tus síntomas, porque el auto medicaste o porque un psiquiatra te lo ha recetado, es importante indicar su consumo, la adicción a la sensación que suministran estos medicamentos puedes empujarte a una enfermedad médica.

Basándonos en la suposición de que estas respondiendo estas preguntas entre “Si” o “No” podríamos evaluar, parcialmente y entregar un resultado que abarque cinco aspectos importantes de la persona y su comportamiento, aunque la siguiente información está basada en resultados altamente alarmantes, es importante que conozcas cuáles son tus opciones.

Es importante ser honestos al responder la prueba, pues de allí parte la primera solución y diagnóstico y se puede determinar el mejor camino a seguir, con la idea y objetividad que se necesite, este tipo de test de ansiedad no tienen tiempo límite para las respuestas ni un horario exclusivo; El ambiente, horario y disposición es netamente individual y se someten al rigor que la persona desee.

Aunque por más que uno lo desee, realmente no sabemos como tratar el trastorno de ansiedad por nuestra propia mano, y no es remendable la automedicación, pueden acarrear consecuencia mayores y que no desaparecen la primera dolencia, sino que la disfrazan. A continuación te explicaremos los cinco aspectos fundamentales que se buscan determinar tras esta prueba.

Síntomas relacionados a lo físico

¿Tengo ansiedad? Te ayudamos a reconocer los síntomas
¿Tengo ansiedad? Te ayudamos a reconocer los síntomas

 

Como lo he mencionado anteriormente, el cuerpo habla a través de los síntomas, es igual que cuando tenemos deficiencia de vitamina C tendemos a enfermarnos de gripe. Cuando los síntomas físicos son evidentes (rigidez de movimiento, torpeza, tensión, contracturas en los músculos, etc), debes prestar mayor atención a las situaciones que estén asociados.

Tener síntomas generalizados te vuelve, especialmente, susceptible y se vuelve deficiente el control de los nervios, va trayendo como consecuencia la inconformidad consigo mismo (a nivel físico / orgánico).

Síntomas relacionados a lo psíquico

Cuando tus nervios están a flor de piel y todo te tiende a poner en alerta, vives con un miedo constante e incluso con terror a morir, es un síntoma claro que necesitas acudir a buscar ayuda. Vives al borde del hilo y te vuelves una persona mucho más apática e insegura, tiendes a subestimarte, te abrumas con facilidad y no puedes lidiar con las cosas.

En esta etapa puede serte muy difícil separar los hechos que realmente son vitales y que requieren tu verdadera atención a los que no son de gran dedicación. Determinar qué es lo que necesitas para poder trabajar dentro de los límites es importante, buscar la ayuda de orientación es realmente necesaria, no puedes ir dejando pasar los episodios hasta el punto de no retorno.

Síntomas relacionados a la conducta

Un constante miedo por salir a la calle y no saber si todo estará bien o mal, que puedes estar en peligro o similar es un síntoma de conducta, de esta forma te limitas a realizar muchas actividades cotidianas ligadas al desplazamiento fuera del sitio seguro que tu mente ha creado para ti, incluso la idea de salir de una habitación o moverte fuera de los límites, muy reducidos, dibujados por la mente.

Si a esto le sumas las situaciones anteriores te someterás a un gran aislamiento y riesgo de padecer otro tipo de trastornos psicológicos o físicos. Es muy importante ser honestos consigo mismos.

Síntomas relacionados a lo intelectual

Tener pensamientos irracionales sobre situaciones y catastróficos son claros síntomas de un aspecto intelectual muy afectado por parte del trastorno. En general son síntomas de trastorno de ansiedad generalizada, que no te ayudan al desarrollo de una persona normal, limitan tu campo de visibilidad a los problemas y a la capacidad de relacionarse.

Este tipo de síntomas pueden ser los causantes de tu sentimiento de desgracia constante y un impedimento de desarrollo externo e interno.

Consumir sustancias de tipo psicótropos

Si consumes de forma constante medicamento que se recomiendan para este tipo de trastorno es porque ya has acudido, alguna vez, a solicitar el tipo de ayuda profesional. Los test siempre necesitan saber si consumes algún medicamento y de qué forma lo ingieres, con el fin de saber determinar en que etapa te encuentras.

Si por el contrario sabes que tienes un trastorno pero decidiste irte por la auto-medicación es importante tener en cuenta que esto puede acarrearte consecuencias negativas, lo ideal es que consultes y sigas las indicaciones expresas del médico.

Es importante la sinceridad y honestidad cuando realices la prueba, pues con ello puedes determinar cuál sería, si psicólogo o psiquiatra, quien podría ayudarte de la mejor forma posible. Si tu trastorno es del tipo agudo y sientes que se escapa de tus manos te recomendamos acudir a terapia psiquiátrica, son personas altamente capacitadas y conocedores de los mejores métodos para ayudarte a salir adelante.

Si por otra parte estás en el inicio del trastorno y, sin embargo, notas que te está impediente tener objetividad en mucho aspectos, busca ayuda en un psicólogo.